Vettel se cae con todo el equipo

Vettel se cae con todo el equipo

Se cumple un año de su fallo en 2018 en Alemania, yendo líder de todo, que desencadenó una crisis de resultados que le mantiene cuestionado en Ferrari, por no hablar de que media Italia pide su cabeza, con la sensación de que el coche es ya de Leclerc y sin victorias desde hace 18 carreras.

Sebastian Vettel aterriza en Alemania, su casa, en 10 días, en su momento más bajo en Ferrari, de resultados, de popularidad entre los fans, y de fe de toda la prensa italiana, veteranos y noveles. Cuestionado a más no poder, circulando a 100 puntos de Lewis Hamilton, la mayor desventaja mediado el campeonato desde que está en Ferrari.

Este año Vettel no logra hacerse con un SF90, muy subvirador al principio de la temporada y remozado desde la cita de Francia, momento en que cayó el rendimiento del alemán. A su lado, Leclerc ha cogido el tranquillo al coche porque le va pilotar sin sentir tan firme la zona trasera como sí le gusta a Sebastian, que insiste en que no siente el coche. Y cuando más intenta Ferrari ganar carga aerodinámica delante y no fundir las gomas, más nervioso es de atrás, mejor para Charles. Además si Ferrari lleva piezas a cada carrera, y Leclerc cada vez es más fuerte (está a un paso de sobrepasarle en la clasificación) la melancolía del alemán se entiende mejor: no es ya su coche.

Precisamente en Hockenheim hace un año llegó el inicio de la crisis en la que está sumido, cuando marchaba líder en solitario en el Mundial y en la carrera. Simplemente se salió de pista, sin estar presionado, sumó un cero inesperado, perdió el liderato y ya no lo recuperó en toda la temporada. 

Aguantó el pulso Hamilton un par de carreras más, hasta Spa, donde logró su última victoria, pero desde entonces encadenó una racha de trompos y fallos que le han hecho coleccionar todo un museo de los errores, y no ganar una carrera desde hace 18. Tres más y es un Mundial enterito.

“Capitan Fracaso”, titula el mensual ‘Autosprint’, otra biblia italiana como ‘La Gazzetta dello sport’, que ya habla de cambio de guardia en Ferrari con Leclerc. “Es el problema de Ferrari, no la solución. No tiene sentido decir que Vettel es el primer piloto de Ferrari, porque comete más errores que Leclerc. ¿Por qué vamos a fingir que Sebastian está en una espectacular y devastadora crisis Es la secuencia de errores más intensa, dañina y preocupante de un piloto de Ferrari en 69 años de Mundial de F1? Enzo Ferrari se hubiera hecho cargo de la situación”, afirma el magazine, que mira directamente a la presidencia para que muevan ficha. Una presidencia, según la Gazzetta, que no está preparada para llevar la gestión de un equipo de F1 en corto.

Esa secuencia “intensa y dañina” que arrancó aquél día de julio en Hockenheim se cerró el pasado domingo en Silverstone con el topetazo contra Max Verstappen peleando por el podio. Entre medias, el trompo al verse superado por Hamilton en Monza, otro trompo en Japón y otro en Austin (con Ricciardo y Verstappen), este año otro más en Bahréin al verse superado por Hamilton, o el de Canadá, con el mismo rival al que taponó con sanción, añadiendo el circo de quitarle el 1 y cambiarlo por el 2 en el parque cerrado. El “sorry guys, it was my mistake” (lo siento chicos, ha sido fallo mío), es una constante en la radio del equipo.

El tetracampeón del mundo, que se niega a recurrir a un psicólogo deportivo, llegó a Ferrari para rematar el trabajo de Alonso y subir el peldaño final pero cuando ha tenido coche de verdad (2017 y 2018) él mismo tiró por la borda las opciones con errores de bulto. Parece que se le ha agotado el crédito. Asegura que quiere cumplir su contrato, es decir, seguir un año más, aunque tenga todo el viento en contra y algún que otro bicampeón esperando impaciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *