El campeón de Wimbledon, Boris Becker, recibe 2 años y medio de prisión por delitos de bancarrota

LONDRES (AP) — El gran tenista Boris Becker fue sentenciado el viernes a dos años y medio de prisión por transferir ilícitamente grandes cantidades de dinero y ocultar activos después de que se declarara en bancarrota.

El tres veces campeón de Wimbledon fue condenado a principios de este mes por cuatro cargos en virtud de la Ley de Insolvencia y enfrentaba una sentencia máxima de siete años de prisión.

La jueza Deborah Taylor anunció la sentencia después de escuchar los argumentos tanto del fiscal como del abogado de Becker.

Se descubrió que el alemán de 54 años transfirió cientos de miles de libras (dólares) después de su bancarrota en junio de 2017 de su cuenta comercial a otras cuentas, incluidas las de su ex esposa Barbara y su ex esposa Sharlely “Lilly” Becker.

Becker también fue condenado por no declarar una propiedad en Alemania y ocultar un préstamo bancario de 825.000 euros (871.000 dólares) y acciones en una empresa de tecnología.

El jurado del Tribunal de la Corona de Southwark en Londres lo absolvió de otros 20 cargos, incluidos los cargos de que no entregó sus muchos premios, incluidos dos trofeos de Wimbledon y una medalla de oro olímpica.

Becker, que vestía una corbata a rayas con los colores morado y verde de Wimbledon, entró en el juzgado de la mano de su novia Lilian de Carvalho Monteiro.

El seis veces campeón de Grand Slam ha negado todos los cargos, diciendo que cooperó con los fideicomisarios encargados de asegurar sus activos, incluso ofreciendo su anillo de bodas, y actuó siguiendo el consejo de un experto.

En la audiencia de sentencia del viernes, la fiscal Rebecca Chalkley dijo que Becker había actuado “deliberada y deshonestamente” y que “todavía buscaba culpar a otros”.

El abogado defensor Jonathan Laidlaw abogó por la indulgencia y dijo que su cliente no había gastado dinero en un “estilo de vida lujoso”, sino en la manutención de los hijos, el alquiler y los gastos legales y comerciales. Becker, le dijo a la corte, ha experimentado una “humillación pública” y no tiene potencial de ganancias futuras.

La quiebra de Becker se debió a un préstamo de 4,6 millones de euros (5 millones de dólares) de un banco privado en 2013, así como a un préstamo de alrededor de 1,6 millones de dólares de un empresario británico al año siguiente, según testimonios en el juicio.

Durante el juicio, Becker dijo que los 50 millones de dólares que ganó en su carrera se los habían tragado los pagos de un “divorcio costoso” y las deudas cuando perdió gran parte de sus ingresos después de jubilarse.

Becker saltó al estrellato en 1985 a la edad de 17 años cuando se convirtió en el primer jugador no cabeza de serie en ganar el título de individuales de Wimbledon y luego ascendió al número 1 del ranking. Vive en Gran Bretaña desde 2012.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *