Tiroxina: qué es y enfermedades asociadas

Tiroxina: qué es y enfermedades asociadas

Las hormonas tiroideas juegan un papel importante en el metabolismo celular y en la obtención de energía. Una de estas hormonas es la tiroxina, la que cuenta con cualidades específicas que le permiten ejercer su función.
Tiroxina: qué es y enfermedades asociadas

El cuerpo cuenta con una serie de sustancias sintetizadas en las glándulas, cuya principal función es mantener la homeostasis o equilibrio del organismo. Todas estas sustancias llevan el nombre de hormonas. Una de las más importantes es la tiroxina.

Las patologías asociadas a las hormonas aparecen por un error en los procesos de síntesis o de liberación de las mismas. En este sentido, la concentración en el torrente sanguíneo estará alterada, por lo que no ejercerán su función de forma adecuada.

¿Qué es la tiroxina?

También conocida como tetrayodotironina o T4, la tiroxina es una hormona formada por yodo y se sintetiza y libera desde una glándula ubicada en la región anterior del cuello. La misma tiene una estructura química particular, compuesta por la condensación del aminoácido tirosina, al que se le añaden 2 átomos de yodo.

La cantidad de T4 producida en la glándula correspondiente es mucho mayor en relación con las otras hormonas sintetizadas, sin embargo, cuenta con poca actividad biológica. Múltiples estudios establecen que la tiroxina se comporta como una prohormona en la periferia, es decir, que debe transformarse en su forma activa por una acción enzimática.

La secreción de tetrayodotironina está regulada por el hipotálamo y la hipófisis. Ambas estructuras sintetizan sustancias capaces de estimular o inhibir la liberación de T4, de acuerdo a los requerimientos del organismo.

¿Cuál glándula es la encargada de producirla?

El órgano encargado de producir y liberar la tiroxina al torrente sanguíneo es la glándula tiroides. La misma está ubicada en la región anterior del cuello, justo debajo de la laringe y por delante de la tráquea. La anatomía de la tiroides asemeja un escudo: cuenta con 2 lóbulos ubicados a ambos lados de la tráquea, unidos por una región central llamada istmo.

En condiciones normales, esta glándula pesa alrededor de 20 gramos y no suele ser palpable. La principal función es la producción de diferentes hormonas, entre las que destacan la T4 o tiroxina y la T3 o triyodotironina.

Las hormonas tiroideas se sintetizan en estructuras especializadas de la glándula que son los folículos tiroideos. En el centro de estos folículos se encuentra una sustancia coloide, la que cuenta con todo lo necesario para la producción hormonal. En este sentido, el coloide contendrá enzimas, yodo, tirosina y una proteína especial: tiroglobulina.

Glándula tiroides.
La glándula tiroides tiene dos lóbulos y una zona central que los conecta: el istmo.

También puedes leer: ¿Se puede vivir sin tiroides?

¿Cuál es la función de esta hormona?

La principal función de las hormonas tiroideas está relacionada con el metabolismo y el crecimiento del cuerpo humano. No obstante, la tiroxina cuenta con una actividad biológica menor y una vida media mayor que la triyodotironina. Estas características convierten a la T4 en la sustancia ideal para mantener una reserva constante.

En términos generales, se puede decir que la triyodotironina será la forma activa de las hormonas tiroideas, mientras que la tiroxina funcionará como la reserva plasmática. Cuando el organismo posea niveles bajos de T3, diversas enzimas en los tejidos periféricos extraerán un átomo de yodo de la tiroxina, transformándola en su forma activa.

Estudios establecen que las hormonas tiroideas tienen una participación funcional muy importante, incluso desde la vida intrauterina. Las mismas son fundamentales para regular el desarrollo y el crecimiento del ser humano. En este sentido, poseen las siguientes funciones:

  • Promueven el desarrollo cognitivo.
  • Regulan el metabolismo celular.
  • Intervienen en la producción de energía.
  • Mantienen la función del sistema musculoesquelético.
  • Participan en el metabolismo óseo.
  • Alteran el funcionamiento del sistema cardiovascular y digestivo.

Enfermedades relacionadas a la deficiencia de tiroxina

La principal afección relacionada con la deficiencia de tiroxina y triyodotironina es el hipotiroidismo. Esta es una patología definida como la disminución del efecto de las hormonas tiroideas a nivel tisular. La causa más común es una disminución en la producción o liberación de hormonas tiroideas, aunque también puede aparecer por resistencia periférica.

El hipotiroidismo puede ser primario o secundario. Se dice que es primario cuando existe una disfunción en la propia glándula. Mientras que es central o secundario cuando hay una secreción disminuida de los factores liberadores a nivel de la hipófisis o del hipotálamo.

Entre las principales causas de hipotiroidismo destacan las siguientes:

  • Enfermedad de Hashimoto.
  • Tiroidectomía.
  • Tratamiento radioactivo y ciertos medicamentos.
  • Demasiado o muy poco yodo en el cuerpo.

La deficiencia de hormonas tiroideas puede generar la aparición de otra condición denominada bocio, la que no es más que un aumento en el tamaño de la glándula tiroides. Dicho aumento de volumen aparece con la finalidad de captar más yodo y elevar la producción.

Bocio.
El bocio es un aumento de tamaño de la glándula que se hace evidente como un bulto en el cuello.

Lee también: El bocio: la inflamación de la glándula tiroidea

Enfermedades relacionadas al exceso de tiroxina

El exceso de tiroxina y triyodotironina en el torrente sanguíneo es una patología conocida como hipertiroidismo. La misma puede ser causada por una gran variedad de afecciones que alteran el funcionamiento de la glándula y aumentan la producción hormonal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *