The Beatles: Get Back, con el toque de Peter Jackson

The Beatles: Get Back, con el toque de Peter Jackson

Peter Jackson confiesa que estuvo en el lugar y el momento correctos, pues gracias a un viaje que hizo a Londres por cuestiones de trabajo, terminó en una reunión con Jeff Jones y Jonathan Clyde, ejecutivos de Apple Corps, empresa fundada en 1968 por The Beatles. En esa charla el director neozelandés les preguntó por el material fílmico inédito que se tomó en enero de 1969 con la banda y les hizo saber su interés por hacer algo con él. El resto fue historia, Jackson se puso detrás de The Beatles: Get Back, documental dividido en tres capítulos y respaldado por los Beatles aún vivos, que muestra de una manera muy íntima las sesiones que el cuarteto de Liverpool grabó durante 20 días, en enero de 1969.

Después de 50 años que nadie viera este material, finalmente decidieron dejarlo salir. Han llegado a un momento en el que han entendido la importancia histórica de esa sesión y han dejado de lado cualquier sentimiento abrumador o emocional. Para mí éste es un documento histórico del rock and roll”, contó Peter Jackson en un encuentro virtual en el que estuvo presente Excélsior.

Tras cuatro años y medio de trabajo en los que se puso a revisar 57 horas de material fílmico registrado en los estudios Twickenham por Michael Lindsay-Hogg, así como 130 horas de audio grabadas por separado, Peter Jackson, conocido por ser el director de la saga de El señor de los anillos, le dio forma a este documental de seis horas de duración en el que se echarán abajo varios mitos en los que se habla de tensión en las sesiones del Cuarteto de Liverpool.

Si tienes casi 60 horas de increíble material, el material más íntimo de The Beatles jamás filmado, lo que menos quieres es que sean 60 horas de discusión y miseria, como se ha dicho a lo largo del tiempo. Ése sería el mayor fastidio del mundo, sin embargo, la gran noticia es que no lo es. Lo más grandioso de esto es que todo ese material que The Beatles ha encerrado deliberadamente en su bóveda y que no querían que nadie más lo viera porque piensan que es horrible, no lo es”, ahondó Jackson, de 60 años y quien se ha declarado fan de la banda.

Con respecto a las discusiones que se dice sostuvieron The Beatles, provocando la supuesta tensión entre ellos, aunada a los problemas de drogas que enfrentaba John Lennon y a la discordia que hubo entre ellos por la constante presencia de Yoko Ono en el estudio, Jackson, ganador de tres Oscar, compartió lo que realmente vio en esas 57 horas de metraje.

Ella está ahí porque John (Lennon) y ella están enamorados. Por eso ella está ahí. ¿Los otros preferirían que ella no fuera? Probablemente quisieran eso, pero ellos amaban a John, así que si eso es lo que John quiere, pues está bien para los demás. Y de Yoko debe reconocerse que ella no interfiere con lo que están haciendo. Ella no habla en los ensayos de Get Back, nunca dice: ‘Creo que ese solo debería ser más rápido’. Nunca interfiere con ellos, siempre se sienta a un lado de John, teje, escribe, hace algo de arte y sólo está ahí, junto a John”, comentó Jackson.

Es una extraña peculiaridad de la memoria, de la historia, de la distorsión que se ha hecho y de la mala reputación que se tiene de enero de 1969. En realidad toda la miseria de la banda se da en mayo de 1970 cuando sale Let It Be, la película, así como el álbum. Es cuando se anuncia que The Beatles se separa”, acotó Jackson.

Ante la pregunta de si Paul McCartney realmente se mostró, como dicen distintas versiones, muy mandón, egocéntrico y egoísta, el también director de las cintas de El Hobbit salió en su defensa.

No iban a grabar. Están en los estudios Twickerham para ensayar, pues en un principio ahí iba a ser el concierto que terminó siendo en aquella emblemática azotea. Paul quiere ensayar los nuevos temas que traen y que van a presentar en ese concierto, así que John, George y Ringo están ahí porque Paul quiere que suceda, pero sus corazones no están involucrados como el de Paul, eso es cierto. Paul siente como si estuviera arrastrando a un trío lento. De repente cuando ya entran al estudio de grabación en Savile Row, se emocionan, los cuatro están juntos y Paul ya no tiene que darles órdenes porque están a bordo en ese momento”, contó Jackson.

Las sesiones que se grabaron en enero de 1969 iniciaron el 2 de enero y concluyeron en el mítico concierto de 40 minutos que ofrecieron el 30 de enero en la azotea de los estudios Apple Corps, sus oficinas y estudios de grabación. Ese concierto fue el último de la banda en vivo y Jackson toma todo ese material fílmico, lo remasterizó y editó, logrando que el espectador sienta que está ahí.

Siempre he soñado que alguien pudiera crear una máquina del tiempo y si me preguntaran a dónde quisiera viajar, sería al estudio de grabación de The Beatles. Me gustaría sentarme en una esquina, no interferir y verlos trabajar. Así que con estas imágenes frente a mí, quería que todos pudieran sentir justo eso. Ésa es la razón por la que no metí ninguna entrevista moderna, no entrevisté a Ringo o a Paul para que me contaran qué sucedió. Quería que todos viajáramos 50 años atrás y que ellos (The Beatles) nos llevaran a la mitad del camino, quería que pareciera como si estuviéramos en la misma habitación”, comentó con emoción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *