Té de manzanilla: propiedades y beneficios

Té de manzanilla: propiedades y beneficios

El té de manzanilla se conoce por sus aplicaciones medicinales. Aunque no sirve para curar enfermedades, sí puede ser coadyuvante para calmar ciertos síntomas. Descubre sus beneficios.

Té de manzanilla: propiedades y beneficios
  • Hojas de rábano: beneficios y formas de uso
  • Hoja de sen: ¿cuáles son sus beneficios y efectos secundarios?
  • Árnica: beneficios, usos y contraindicaciones

El té de manzanilla es una bebida natural que se popularizó por sus interesantes aplicaciones medicinales. Si bien muchos de sus usos provienen de la literatura popular, en la actualidad hay una amplia variedad de investigaciones que respaldan sus propiedades.

La planta hace parte de la familia Asteraceae y hay numerosas especies. Sin embargo, las más utilizadas en la preparación de té son la Matricaria chamomilla y la Matricaria nobilis. ¿Cuáles son sus principales características? ¿Qué beneficios se le atribuyen? ¡Descúbrelo!

Propiedades del té de manzanilla

El té de manzanilla se obtiene a partir de las flores secas de la planta infundidas en agua. Se caracteriza por tener un ligero aroma floral y un sabor suave que resulta agradable al paladar. Además, como lo detalla un artículo publicado en Pharmacognosy Reviews, concentra compuestos bioactivos con potencial terapéutico. 

En concreto, cuenta con sustancias como:

  • Sesquiterpenos.
  • Flavonoides.
  • Cumarinas.
  • Poliacetilenos.

Esta composición, que reúne alrededor de 120 constituyentes químicos, le confiere a la planta diversas propiedades para la salud. Así, se dice que tanto el té como los extractos y otras presentaciones de manzanilla tienen actividad antimicrobiana, antiinflamatoria, antioxidante, ansiolítica y antiespasmódica.

Té de manzanilla en una taza.
Los usos del té de manzanilla no reemplazan la medicina farmacológica, pero pueden ser coadyuvantes.

 Principales beneficios del té de manzanilla

En la medicina popular, el té de manzanilla es uno de los protagonistas. Aunque hoy se sabe que no debe ser un tratamiento de primera elección contra las enfermedades, hay quienes lo emplean como complemento para aliviar los síntomas de ciertos padecimientos. ¿Para qué sirve?

1. Contribuye a calmar el dolor menstrual

Los compuestos fenólicos contenidos en el té de manzanilla tienen un efecto antiespasmódico que favorece el alivio del dolor menstrual. En un estudio publicado en Iranian Journal of Obstetrics, Gynecology and Infertility las mujeres que consumieron este té durante un mes lograron reducir la severidad de la dismenorrea.

Por otro lado, al ser una bebida relajante, las participantes también informaron menos ansiedad asociada al periodo. Algunas hipótesis sugieren que la planta disminuye la producción de prostaglandinas, sustancias responsables del dolor y la inflamación. En cualquier caso, se requiere más investigación.

Lee también: 5 bebidas calientes para calmar el dolor menstrual

2. Favorece la salud digestiva

Las propiedades digestivas del té de manzanilla son las más conocidas. Desde hace cientos de años, esta bebida se prepara para calmar molestias gastrointestinales como las flatulencias, la indigestión, la diarrea, las náuseas y los vómitos.

Al respecto, las evidencias son aún limitadas; sin embargo, una revisión sistemática en Electronic Physician Journal detalla que estos efectos se atribuyen a su potencial antimicrobiano, antiinflamatorio y relajante.

3. Promueve una mejor calidad de sueño

No hay una hierba natural que pueda combatir por sí sola los trastornos del sueño. Pese a esto, algunas plantas como la manzanilla sirven como aliadas para dormir mejor. Debido a su contenido de apigenina, un tipo de antioxidante, estimula los receptores del cerebro y disminuye el insomnio.

En una investigación publicada en Journal of Advanced Nursing, las mujeres en periodo de posparto que consumieron té de manzanilla durante dos semanas informaron una mejor calidad de sueño. A su vez, mostraron menos síntomas depresivos asociados a las dificultades para dormir.

4. Beneficia el control de los niveles de glucosa en sangre

Para mantener bajo control los niveles de glucosa en sangre es fundamental mejorar los hábitos alimentarios y el estilo de vida. No obstante, para casos de subidas puntuales de glucosa, resulta favorable ingerir bebidas como el té de manzanilla. ¿Por qué razón?

Los estudios sugieren que los extractos de la planta ayudan a estimular las funciones del páncreas, órgano encargado de producir insulina. Esta última es la hormona responsable de regular los niveles de azúcar en el cuerpo. Y si bien faltan evidencias, los hallazgos se han considerado prometedores.

5. Apoya el cuidado de la salud cardíaca

Los antioxidantes que contiene el té de manzanilla, sobre todo los flavonoides, actúan de manera beneficiosa sobre la salud del corazón. Por supuesto, esto no quiere decir que pueda sustituir el tratamiento médico para las afecciones cardíacas. Simplemente, incluído en la dieta regular, ayuda a reducir el riesgo de enfermedad.

Un pequeño estudio publicado en Journal of Endocrinological Investigation concluyó que los pacientes diabéticos que consumían té de manzanilla con las comidas presentaban mejoras en sus niveles de colesterol total, triglicéridos y colesterol malo.

¿Qué otros beneficios aporta el té de manzanilla?

El uso de manzanilla en té y otras presentaciones se ha extendido por todo el mundo. Debido a esto, a la bebida se le atribuyen otros beneficios además de los mencionados. Es importante tener en cuenta que muchas de estas aplicaciones provienen de datos anecdóticos y carecen de evidencias:

  • Ansiedad y depresión: las propiedades sedantes del té de manzanilla son beneficiosas contra estados de estrés mental, como la ansiedad y la depresión. Aunque con este fin suele emplearse en aromaterapia, también es útil su consumo en té.
  • Salud de la piel: la aplicación tópica de té de manzanilla ha mostrado efectos positivos para calmar síntomas cutáneos, como la irritación, el enrojecimiento y la descamación. Incluso, hay quienes lo emplean ante quemaduras o problemas como el eccema.
  • Resfriados: inhalar los vapores que despide el té de manzanilla caliente sirve como coadyuvante contra la congestión e irritación nasal causada por el resfriado.
  • Cuidado óseo: las evidencias sobre el consumo de té de manzanilla y la prevención de enfermedades óseas es aún débil. A pesar de esto, algunas hipótesis sugieren que esta bebida tiene efectos antiestrogénicos que contribuyen a prevenir la pérdida de la densidad ósea.
Manzanilla en el té.
La manzanilla podría ayudar a los padecimientos del sueño, de la piel y a la salud cardiovascular.

Descubre: Aprende a preparar un jabón natural de caléndula y manzanilla

¿Quienes deberían evitar el consumo de té de manzanilla?

Para la mayoría de adultos sanos, el consumo de té de manzanilla es seguro y no acarrea riesgos. Hasta la fecha no hay informes sobre reacciones adversas mortales o tóxicas por ingerir esta bebida. Aún así, se desaconseja en los siguientes casos:

  • Antecedentes de alergia a la manzanilla o plantas de la familia de las margaritas.
  • Registros personales previos de alergia al polen. 
  • Personas con enfermedades crónicas de riñón o hígado, quienes deberán consultar al médico.
  • Lactantes y niños pequeños. 

¿Qué hay que recordar sobre la manzanilla?

La manzanilla, ya sea en té u otras formas, sirve como complemento para mejorar la sintomatología de ciertas afecciones. Sin embargo, no debe sustituir los tratamientos médicos por ningún motivo.

Quienes deseen consumir esta planta en té pueden ingerir 2 o 3 tazas al día de forma segura. Aún así, si hay enfermedades previas o si se está tomando algún medicamento, lo mejor es consultarlo con el médico.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *