“Rusia no se convertirá en una herramienta para servir a los intereses de EE.UU.”

“Rusia no se convertirá en una herramienta para servir a los intereses de EE.UU.”

El canciller ruso cree que en Washington ahora “están discutiendo seriamente cómo usar en su beneficio a Rusia contra China”.

Washington no podrá hacer de Rusia una herramienta para servir a los intereses estadounidenses, ha declarado el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en su última entrevista a Ria Novosti. El canciller señaló que el principal problema en las relaciones entre las dos potencias es que EE.UU. nunca las ha considerado como valiosas.

“Nos demonizan para mantener a Europa en disciplina y fortalecer el ligamento euroatlántico. O, por ejemplo, ahora están discutiendo seriamente cómo usar en su beneficio a Rusia contra China. Y las tentativas de inspirar un cambio de poder en nuestro país o un cambio en la política rusa –y muchos padecen de esa ilusión en Washington– están dictadas por el deseo de convertirnos en una herramienta para servir a los intereses de EE.UU.”, afirmó Lavrov.

“Sabemos de países a los que los estadounidenses lograron imponer ese rol [de herramienta] pero, por supuesto, no podrán hacerlo con nosotros”, recalcó.

“El potencial de una interacción bilateral es enorme”
Según Lavrov, las relaciones entre Washington y Moscú no cambiarán hasta que la “objetivación” de Rusia, heredada de la época de la Guerra Fría, “desaparezca de la conciencia de la elite estadounidense y se abandone su práctica”.

“Nosotros, por nuestra parte, construimos relaciones con cualquier Estado de manera autovaliosa. Estamos listos para actuar del mismo modo con EE.UU. Reitero que el potencial de una interacción bilateral constructiva es enorme. Sin embargo, sigue sin cumplirse durante muchas décadas. Creo que nuestra gente merece mucho más de lo que tenemos ahora”, dijo el ministro, que espera que la aproximación de los comicios en EE.UU. no conduzca a un mayor deterioro de las relaciones.

“Podemos, por supuesto, esperar que a medida que se acerquen las próximas elecciones presidenciales en noviembre del 2020, algunos  políticos en Washington pueden intentar jugar la ‘carta rusa’ más activa y persistentemente. Esperamos que esto no conduzca a un mayor debilitamiento de la base de las relaciones bilaterales, que ya de por sí no están en las mejores condiciones”, señaló el canciller.

Sin embargo, según Lavrov, en Moscú ya se han acostumbrado al hecho de que los factores coyunturales vinculados a la política interna de EE.UU. influyan en las relaciones entre Moscú y Washington y creen dificultades para el establecimiento de un diálogo.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *