Represión en Hong Kong: la policía detuvo a más de 280 manifestantes que reclamaban contra el aplazamiento de las elecciones

Represión en Hong Kong: la policía detuvo a más de 280 manifestantes que reclamaban contra el aplazamiento de las elecciones

Los agentes antidisturbios dispararon balas de goma y arrestaron a tres miembros del movimiento prodemocrático, así como a una mujer bajo cargos de la nueva y polémica ley de seguridad del régimen chino.

La policía de Hong Kong detuvo este domingo a al menos casi 300 personas, entre ellos tres activistas del movimiento prodemocrático, durante una protesta contra la decisión del Gobierno local de posponer las elecciones al Parlamento por la COVID-19.

Varios grupos se reunieron en la fecha en la que estaba fijada originalmente la votación para expresar su oposición al cambio de fecha y a la polémica nueva ley de seguridad china. El rotativo South China Morning Post informó que los manifestantes corearon eslóganes antigubernamentales y pidieron la “independencia del dominio chino”, proclama que ahora constituye un delito según la legislación que Beijing aprobó este año.

La Policía disparó pelotas de goma a los manifestantes en Mong Kok, detuvo a al menos 289 personas por “reunión ilegal” y acusó a algunos de “construir barricadas para bloquear el tráfico, lo que supone una amenaza para los viandantes”, informó en un comunicado.

Entre los arrestados se encuentra una mujer acusada de violar la ley de seguridad nacional “por retransmitir eslóganes que promovían la independencia hongkonesa”.

Asimismo, tres activistas de la Liga Socialdemócrata, Leung Kwok-hung, Raphael Wong Ho-ming y Figo Chan Ho-wun levantaron una pancarta frente al hotel Eaton para criticar al Gobierno por posponer las elecciones, y acto seguido fueron arrestados “por participar en una marcha no autorizada”, recoge el periódico.

La manifestación no logró una asistencia masiva, y estuvo marcada por la fuerte presencia de la Policía, que desplegó a unos 2.000 agentes antidisturbios solo en West Kowloon. Durante la tarde, la policía fue abucheada por manifestantes, que gritaban “¡Devuélvanme mi voto!” y “¡Policías corruptos!”, en tanto los agentes de seguridad realizaban numerosos arrestos, registros y ordenaban dispersarse a la muchedumbre.

Los videos transmitidos en vivo en las redes sociales mostraban cuando eran detenidas tres figuras destacadas del movimiento pro-democracia: Leung Kwok-hung, Figo Chan y Raphael Wong.

Estos arrestos tuvieron lugar luego de que, más temprano en la jornada, lo fuera también otro activista pro-democracia, en su casa, por parte de la unidad policial encargada de la seguridad nacional, o sea, responsable de hacer cumplir la nueva y draconiana ley. Tam Tak-chi, locutor de radio, es acusado de “realizar comentarios sediciosos” al aire.

Antes de la protesta, el superintendente Steve Li Kwai Wah, del cuerpo policial creado por Beijing, advirtió que la manifestación no estaba autorizada y que quien participase en ella tendría que atenerse a las consecuencias.

La jefa del Gobierno local, Carrie Lam, anunció el pasado 3 de agosto el aplazamiento durante un año de las elecciones legislativas de la ciudad, previstas inicialmente para el próximo 6 de septiembre, por el “riesgo sanitario extremo” que suponía la tercera oleada de contagios de la COVID-19. Lam negó entonces las denuncias de la oposición prodemocrática de que este aplazamiento se debiese a motivos políticos.

Entre las razones esgrimidas para aplazar los comicios citó el riesgo de contagio debido a la aglomeración de votantes y trabajadores en los colegios electorales o la imposibilidad para los hongkoneses residentes en el exterior de regresar para votar debido a la obligación de guardar dos semanas de cuarentena.

El cambio de fecha fue el último capítulo de la convulsión política que sacude Hong Kong desde mediados de 2019: en julio, Beijing impuso en la ciudad una polémica ley de seguridad nacional que sanciona con penas que alcanzan la perpetuidad actos como secesión o confabulación con fuerzas extranjeras, lo que provocó temores entre muchos hongkoneses y una reacción condenatoria de parte de la comunidad internacional.

Las elecciones al Consejo Legislativo son la votación popular más importante en Hong Kong, ya que el jefe del Gobierno no es elegido por sufragio directo, sino que es nombrado con la venia de CHina, pese a ser una de las reivindicaciones más antiguas de los prodemócratas.

China ha lanzado una amplia represión radical contra la disidencia hongkonesa después de siete meses consecutivos, el año pasado, de protestas monstruosas, y a menudo, violentas, que sacudieron al importante centro financiero.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *