Racismo, mentiras y un escándalo de corrupción: lo que pone en peligro la victoria de Justin Trudeau en las elecciones en Canadá

Racismo, mentiras y un escándalo de corrupción: lo que pone en peligro la victoria de Justin Trudeau en las elecciones en Canadá

El próximo 21 de octubre, toda Canadá concurrirá a elecciones federales. Las encuestas señalan que, de momento, la mayoría de los ciudadanos planea apoyar a alguno de los mayores partidos del país: el Liberal, encabezado por el actual primer ministro Justin Trudeau, o el Conservador, liderado por el expresidente del Parlamento canadiense, Andrew Scheer.

La duda consiste, según los medios locales, en que las posibilidades de Trudeau para llevar a sus partidarios a una nueva victoria se han visto afectadas por recientes escándalos, que estallaron este año.

Pintado de negro en una fiesta
El más reciente se desató el pasado 18 de septiembre, cuando la revista Time publicó una fotografía en la que Trudeau, que tenía entonces 29 años, aparece con el rostro pintado de negro para semejarse al personaje de Aladino, durante una fiesta temática inspirada en ‘Las mil y una noches’. Ocurrió en 2001; concretamente, en una escuela privada de Vancouver donde el mandatario trabajaba como profesor.

La publicación fue seguida por otra instantánea parecida, tomada en el mismo evento, en la que se ve al actual primer ministro del país norteamericano sonriendo mientras posa para una foto junto a dos hombres ataviados como sijs.

Después de que las imágenes se difundieran en Internet, Trudeau se disculpó por el suceso. “No debería haberlo hecho. Debí haberlo pensado mejor, pero no lo hice y lo siento de verdad”, dijo. “Estoy cabreado conmigo mismo por haberlo hecho. Ojalá no hubiera sido así, pero lo hice y pido perdón por ello”, añadió, y argumentó que en aquel entonces no pensó que disfrazarse de un personaje con otro color de piel fuera racista, pero ahora se percata de que sí lo fue. “Fue una tontería hacerlo”, afirmó.

Al ser preguntado acerca de si fue aquella fiesta la única ocasión en que hizo algo semejante, el político admitió que también tomó parte en un concurso de talentos en el que —con el mismo ‘make up’— cantó la canción tradicional jamaiquina ‘Day-O’, que fuera popularizada por el músico, actor y activista social estadounidense Harry Belafonte.

Poco después de esas disculpas, Global News difundió un video en el cual el primer ministro aparece también pintado de idéntica manera. En la grabación se puede ver a Trudeau, con el rostro y brazos cubiertos de maquillaje negro, cuando levanta sus extremidades superiores y abre la boca.

Esa última publicación obligó a Trudeau a disculparse nuevamente, pero se negó a detallar cuántos veces se maquilló como negro.

El llamado ‘brownface’ o ‘blackface’, maquillaje que utilizaban algunos cómicos blancos para interpretar a personas de color y que fue un recurso de entretenimiento originario de EE.UU. en el siglo XIX, ha sido enfáticamente rechazado y denunciado desde hace décadas por las comunidades afroestadounidenses como una manifestación de racismo.

Más presiones: caso de corrupción

Las acusaciones de racismo no son el único problema con el que debe lidiar Trudeau en vísperas de las elecciones. Asimismo, ha sido vinculado al caso de SNC-Lavalin, una empresa de ingeniería denunciada por fraude y corrupción, y se le acusa de haber violado ley de ética del país, indicó el pasado mes de agosto la Oficina del Comisionado de Conflictos de Interés y Ética.

Según ese organismo, el primer ministro y otros funcionarios de su despacho buscaron interferir en la investigación contra aquella compañía y presionaron a Jody Wilson-Raybould, exministra de Justicia y exfiscal general, para que no investigara sus supuestos sobornos a altos funcionarios en Libia.

“Las evidencias mostraron que hubo muchas maneras en las que el señor Trudeau, bien directamente o a través de las acciones de las personas bajo su dirección, trató de presionar al fiscal general”, reza el comunicado de esa oficina.

Tras difundirse el informe, el primer ministro reiteró que asume la responsabilidad por esos hechos. “Reconocemos que la manera cómo sucedió no debería haber ocurrido. Asumo la responsabilidad por los errores que cometí”, dijo.

El posible efecto para el partido de Trudeau
Estos escándalos, especialmente el de las fotos, han empeorado las posiciones del Partido Liberal de Canadá en vísperas de las próximas elecciones, afirmó a Reuters el encuestador Frank Graves, de EKOS Research.

Según sus declaraciones, un día antes de la difusión de tales auntos en la Red, el partido gobernante “estaba en o muy cerca de la mayoría”, pero “la situación se dio completamente la vuelta y quizás los conservadores estén ahora en mayoría”.

Mientras tanto, los resultados de la encuesta Nanos Research, publicada este 23 de septiembre, señalan que el 34 % de los canadienses planea apoyar a los conservadores en las elecciones federales, mientras que el Partido Liberal dispone del soporte de 33 % de los ciudadanos.

El líder conservador Andrew Scheer opinó el pasado 19 de septiembre que Trudeau podría recuperar su posición si “no basara su disculpa en una mentira”. “Los canadienses podrían haber sido capaces de aceptar la disculpa si Trudeau hubiese sido sincero y abierto, si no la hubiera basado en una mentira”, declaró. “Pero se le preguntó específicamente si hubo otros casos en los que participó en ese tipo de conducta racista y respondió que hubo un solo otro incidente, pero ahora sabemos que fueron al menos tres”, enfatizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *