Psicólogo Henry Montero  sugiere Abinader crear Instituto de Salud Mental en la República Dominicana que afecta a miles de dominicanos

Psicólogo Henry Montero  sugiere Abinader crear Instituto de Salud Mental en la República Dominicana que afecta a miles de dominicanos

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ El laureado psicólogo dominicano Henry Montero radicado en Nueva York, sugirió al presidente Luis Abinader crear el Instituto Dominicano de Salud Mental para tratar de permanentemente y con suficientes recursos especialistas los trastornos que afectan a miles de dominicanos en ese país caribeño.

Sostiene que de la misma manera en que en la República Dominicana hay institutos como los del cáncer, diabetes, rehabilitación y otros, el Gobierno puede abrir el de salud mental, con lo que se podrán prevenir episodios bizarros y dantescos que se verifican con frecuencia en el país, cuyos horrores son tan deleznables que solo podrían ser cometidos por enfermos mentales.

Montero quien es el propietario (CEO) de la reconocida clínica de salud mental en El Bronx, ALQUIMEDEZ Health Mental Counseling,  expuso una presentación sobre el tema de la debilidad del tratamiento a la salud mental  en una en el consulado dominicano, explicó que entre los principales estragos de la enfermedad en la República Dominicana figuran  el estado de ánimo,  abuso de sustancias, esquizofrenia, discapacidad intelectual y la epilepsia.

“La depresión tiene una prevalencia del 1,9% para los hombres y del 3,7% para las mujeres, con un 5,8% de hombres y un 9,8% de las mujeres que experimentan un episodio depresivo al menos una vez al año”, explicó. Señaló que aproximadamente 80,000 dominicanos llevan el diagnóstico de esquizofrenia y la mitad de ellos reciben un seguimiento y tratamiento inadecuados.

“Los factores psicosociales que desempeñan un papel en la salud mental de los dominicanos incluyen la pobreza, la violencia, el abuso físico, el abuso sexual, la explotación de menores y las secuelas del abuso de sustancias.

La enfermedad mental es tratable”, resumió Montero.

Añadió que la mayoría de las personas con enfermedades mentales continúan funcionando en su vida diaria.

Indicó que “la salud mental incluye nuestro bienestar emocional, psicológico y social. Afecta la forma en que pensamos, sentimos y actuamos. También ayuda a determinar cómo manejamos el estrés, nos relacionamos con los demás y tomamos decisiones. La salud mental es importante en todas las etapas de la vida, desde la infancia y la adolescencia hasta la edad adulta”.

Aconseja el psicólogo que si a  lo largo de la vida, se experimentan problemas de salud mental, su pensamiento, estado de ánimo y comportamiento podrían verse afectados. Reveló que muchos factores contribuyen a los problemas de salud mental, incluyendo los biológicos, como genes o química cerebralexperiencias de vida, como trauma o abuso, aantecedentes familiares con problemas de salud mental.

Recordó que menos del 1% del presupuesto de salud administrado por el Ministerio de Salud Pública (MSP) se asigna a la salud mental y el sistema público generalmente no cuenta con fondos suficientes, según los datos de la  Organización Panamericana de la Salud (OPS) y Organización Mundial de la Salud (OMS), divulgados hasta 2008).

“Sin embargo, hay una variedad de servicios de salud mental dentro del país cuando se consideran las instalaciones financiadas con fondos privados”, expuso Montero.

Desglosó que las enfermedades mentales son condiciones de salud que implican cambios en la emoción, el pensamiento o el comportamiento (o una combinación de estos). “Las enfermedades mentales pueden estar asociadas con angustia y/o problemas para funcionar en actividades sociales, laborales o familiares”, dijo el especialista.

Sostuvo que la enfermedad es común y cada año, casi uno de cada cinco (19%) adultos estadounidenses experimentan algún tipo de enfermedad mental, uno de cada 24 (4,1%) tiene una enfermedad mental grave, uno de cada 12 (8,5%) tiene un trastorno por uso de sustancias diagnosticable.

Explicó que  mantener buena salud mental  implica un funcionamiento eficaz en las actividades diarias productivas (como en el trabajo, la escuela o el cuidado), relaciones sanas, capacidad para adaptarse al cambio y hacer frente a la adversidad.

Mientras que la enfermedad  mental se refiere colectivamente a todos los trastornos mentales diagnosticables, afecciones de salud que involucran, cambios significativos en el pensamiento, la emoción y/o el comportamiento, angustia y/o problemas para funcionar en actividades sociales, laborales o familiares.

“Muchas personas que tienen una enfermedad mental no quieren hablar de ello. ¡Pero la enfermedad mental no es nada de qué avergonzarse!, es una condición médica, al igual que la enfermedad cardíaca o la diabetes.

Y las condiciones de salud mental son tratables. Estamos ampliando continuamente nuestra comprensión de cómo funciona el cerebro humano, y hay tratamientos disponibles para ayudar a las personas a manejar con éxito las condiciones de salud mental”, explica Montero.

La enfermedad mental no discrimina y puede afectar a cualquier persona, independientemente de su edad, género, geografía, ingresos, estatus social, raza, etnia, religión, espiritualidad, orientación sexual, antecedentes  y otros aspectos de la identidad cultural. Si bien la enfermedad mental puede ocurrir a cualquier edad, tres cuartas partes de todas las enfermedades mentales comienzan a los 24 años”, informó el psicólogo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *