Osaka remonta un set ante Azarenka y consigue segundo título del Abierto

La japonesa Naomi Osaka, cuarta cabeza de serie, remontó un set en contra y derrotó este sábado por 1-6, 6-3 y 6-3 a la bielorrusa Victoria Azarenka, número 27 del mundo, y se proclamó nueva campeona del Abierto de Estados Unidos.

Osaka, que consiguió su segundo título del Abierto en tres años -ganó el primero en el 2018- también logró el tercero de un Grand Slam en las tres finales que ha disputado, tras haber ganado la del Abierto del Australia del 2019.

La nueva campeona es la quinta jugadora de la Era Abierta en ganar sus tres primeras finales de Grand Slam, después de Virginia Wade, Mónica Seles, Lindsay Davenport y Jennifer Capriati.

Osaka, de 22 años, que apenas pudo ganar 1 juego en el primer set tras cometer 13 errores no forzados por 5 golpes ganadores, comparados a los 3 y 7 de Azarenka, respectivamente, recuperó su mejor tenis a partir del segundo con un saque demoledor y un resto intratable.

Aunque Osaka comenzó el segundo de la misma manera que había concluido el primero, con quiebre de Azarenka para el 2-0, a partir del tercer juego consiguió concentrarse plenamente y exponer su mejor tenis para romper el primer servicio a la bielorrusa. Entonces todo cambió a su favor.

Osaka recuperó la confianza en su tenis, se centró, aseguró los golpes desde el fondo de la pista e hizo de nuevo un quiebre en el séptimo juego (4-3) para quedarse con la manga y meterse de lleno en el partido.

La exnúmero uno del mundo siguió imparable en el tercero y con su resto volvió a lograr el quiebre de servicio decisivo en el cuarto juego, para irse en ventaja por parcial de 3-1, al finl clave para ganar el partido disputado en la pista central Arthur Ashe.

Aunque cedió su saque en el séptimo para el 4-3, lo recuperó en el octavo para el 5-3 y en la primera pelota de partido aseguró la victoria que la proclamó por segunda vez la nueva ‘reina’ del Abierto de Estados Unidos.

El partido de las dos exnúmeros uno del mundo y campeonas de Grand Slam, que duró 1 hora y 53 minutos, dejó a Osaka con seis ‘aces’ y dos dobles faltas, por 3 y 2, respectivamente, que colocó Azarenka.

Osaka acabó con 34 golpes ganadores contra 26 errores no forzados, comparados con los 30 y 22 de Azarenka.

La victoria permite a Osaka dejar su marca en 3-1 en los enfrentamientos con Azarenka y seguir invicta 11-0 desde que llegó hace tres semanas a la pistas de Flushing Meadows, donde también alcanzó la final del Premier 5 de Cincinnati, que se jugó en el mismo escenario debido a la pandemia del coronavirus, pero que no disputó por una lesión en la pierna izquierda, con título para Azarenka.

También consiguió llevarse un premio de tres millones de dólares y ascender del noveno al cuarto puesto en la clasificación de la WTA.

La nueva campeona del Abierto empata con la alemana Angelique Kerber en el cuarto lugar de las jugadoras activas con más títulos de Grand Slam.

Solamente Serena Williams (23), su hermana Venus (7) y la belga Kim Clijsters (4) la superan.

Azarenka, que disputaba su quinta final de un Grand Slam, la primera desde el 2013 cuando perdió la final del Abierto frente a Serena Williams, rompe racha de 11 triunfos consecutivos desde que llegó a Flushing Meadows.

Pero la exnúmero uno del mundo de 31 años consigue un premio de un millón y medio en metálico y ascender hasta el decimocuarto puesto en la clasificación de la WTA.

Se recuerda que en el mes pasado, los organizadores y los máximos directivos del tenis mundial, decidieron aplazar por una día la competición del torneo de Cincinnati, que se disputa en Flushing Meadows, como apoyo a la protesta contra la desigualdad racial y la injusticia social.

“Como deporte, el tenis está adoptando colectivamente una postura contra la desigualdad racial y la injusticia social que, una vez más, ha pasado a primer plano en los Estados Unidos”, expresó un comunicado firmado por la USTA, ATP y WTA.

De acuerdo a las tres organizaciones, responsables del torneo de Cincinnati, la decisión fue tomada de manera conjunta y unánime y en la misma se destaca el compromiso del deporte del tenis con las causas sociales.

“En acción conjunta hemos decidido reconocer este momento con el aplazamiento de la programación prevista para el jueves, 27 de agosto. La competición del torneo de Cincinnati se reanudará el viernes, 28 de agosto”.

No está claro, o al menos no se ha dado ninguna información oficial al respecto, si las tres organizaciones hablaron ya con Osaka, de 22 años, y la ganadora del Abierto de Estados Unidos del 2018, les confirmó que el viernes, si estaría lista para disputar la semifinal frente a Mertens.

El boicot de Osaka generaba graves problemas a los organizadores del torneo en cuanto a los derechos de trasmisión de los partidos, y de inmediato se trató de buscar una solución alternativa.

La decisión llegó horas después que la tenista japonesa Naomi Osaka, cuarta cabeza de serie, ganadora de dos títulos de Grand Slam, anunciase a través de su cuenta de Twitter, que no iba a presentarse al partido de semifinales que, este jueves, tenía previsto disputar contra la belga Elise Mertens.

Osaka, que en su cuenta de Twitter utilizó la expresión “genocidio” al calificar la actuación policial en Estados Unidos, explicó en su cuenta de Twitter que su postura estaba motivada como protesta por el tiroteo ocurrido el pasado domingo en la localidad de Kenosha (Wisconsin).

La policía local, durante el intento de detención de Jacob Blake, un hombre negro de 29 años, un agente, presuntamente le disparó por la espalda hasta siete veces cuando intentó subirse al vehículo que conducía y en cuyo interior estaban tres de sus hijos.

“Hola, como muchos de ustedes saben, estaba programada para jugar mi partido de semifinales mañana. Sin embargo, antes de ser una atleta, soy una mujer negra”, escribió Osaka. “Y como mujer negra, siento que hay asuntos mucho más importantes que necesitan atención inmediata, en lugar de verme jugar al tenis”.

“No espero que suceda nada drástico si no juego, pero si puedo iniciar un debate en un deporte de mayoría blanca, y considero que es un paso en la dirección correcta”.

Osaka en su comunicado también escribió que “ver el genocidio continuado de los negros a manos de la policía me hace sentir honestamente enferma del estómago. Estoy exhausta de que aparezca un nuevo hashtag cada pocos días y estoy extremadamente cansada de tener esta misma conversación una y otra vez de nuevo”.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *