Los Chiefs están ya en Tampa para disputar el Super Bowl

Patrick Mahomes y los Chiefs de Kansas City aterrizaron ya en el Super Bowl.

Los campeones de la Conferencia Americana llegaron a Tampa el sábado, apenas un día antes del encuentro en que buscarán revalidar su título frente a los locales Buccaneers.

Debido a la pandemia, la NFL hizo que los equipos pospusieran el viaje a la ciudad sede hasta el viernes, cuando muy pronto, como parte de una medida de sanidad. Los Chiefs decidieron viajar el sábado, imitando el itinerario que siguieron esta misma temporada, cuando derrotaron a Tom Brady y a los Bucs por 27-24 el 29 de noviembre.

“Sinceramente en la noche del sábado simplemente buscaremos formas de dormir, porque hay mucha emoción, mucha energía acumulada durante el fin de semana”, manifestó Tanoh Kpassagnon, defensive end de los Chiefs esta misma semana. “La clave está simplemente en dejar atrás todo el domingo, en el momento oportuno.

Los equipos que disputan el Super Bowl suelen llegar incluso una semana antes del partido, a fin de entrenar, realizar reuniones y participar en entrevistas con la prensa, dentro de la ciudad sede o en los alrededores.

Este año, todas esas actividades transcurrieron en las sedes habituales de los equipos. Las conferencias de prensa se ofrecieron mediante video, en vez de realizar la concurrida jornada en el estadio con los reporteros.

Los Buccaneers, monarcas de la Conferencia Nacional, serán el primer equipo en disputar un Super Bowl como local. Así, no debieron preocuparse por organizar el viaje ni por los preparativos que atañen normalmente a los conjuntos.

Tras pasar la semana en casa, se hospedaban en el hotel del equipo el sábado por la noche, como suelen hacerlo para los duelos como locales.

Los Chiefs tomaron dos aviones —para guardar la debida distancia. La mayoría de los coaches y jugadores viajaba en el primer avión, que llegó al Aeropuerto Internacional de Tampa a las 4:38 de la tarde (2138 GMT), menos de 26 horas antes de la patada inicial.

El equipo ocupó luego 10 autobuses, escoltados por la policía, para emprender el recorrido al hotel en el centro de Tampa.

Al llegar a las 5:23 (2223 GMT), los jugadores se encontraron con unos cientos de fanáticos, algunos de los cuales no portaban mascarillas, en las cuatro esquinas más cercanas a la entrada principal del hotel. En varias ventanas del edificio, había adornos rojos y dorados, los colores de los Chiefs.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *