La controvertida “Operación Arca”, el plan para rescatar animales de Afganistán

La controvertida “Operación Arca”, el plan para rescatar animales de Afganistán

Un exsoldado británico y defensor de los animales logró transportar a más de 170 perros y gatos de Afganistán a Londres. Su misión no dejó felices a los altos militares británicos.

Paul “Pen” Farthing, un ex miembro de los Royal Marines del Reino Unido, se ha convertido en uno de los hombres más reconocidos en Inglaterra por su intento de rescatar a cientos de perros y gatos de Afganistán tras la llegada de los talibanes a Kabul.

Bajo la “Operación Arca”, como bautizó a su misión de rescate, Farthing logró transportar a más de 170 perros y gatos a Londres, a donde arribó el domingo en un vuelo privado. Los animales fueron puestos en cuarentena en centros de refugio, según se dio a conocer en las últimas horas.

Farthing, quien ha servido durante 22 años en los Comandos de los Marines, se convirtió en un activista defensor de los derechos de los animales luego de su experiencia personal con un perro rescatado en Afganistán, el cual le ayudó a lidiar con la situación en Kabul mientras se encontraba participando de una misión de paz en 2006.

A partir de entonces, su relación con los animales se hizo más profunda. Fundó una organización para rescatar animales en Kabul llamada Nowzard, el mismo nombre que le dio a su perro de compañía, y a través de esta logró ayudar y rehabilitar a más de 1600 perros y gatos en la capital afgana.

Pero aunque la misión de Farthing fue aplaudida por muchos en casa, incluyendo el comediante Ricky Gervais y la actriz Judi Dench, sus esfuerzos no fueron ajenos a las críticas. La Operación Arca despertó una gran controversia en Reino Unido, donde se criticó el hecho de rescatar animales antes que humanos.

“Priorizar (la salida de animales) no sería lo correcto”, dijo James Heappy, secretario de Estado de las Fuerzas Armadas del Reino Unido en una entrevista con Sky News.

El legislador conservador Tom Tugendhat criticó fuertemente la operación en la emisora de la LBC el sábado.

“¿Qué dirías si enviara una ambulancia para salvar a mi perro en lugar de tu madre? Acabamos de utilizar un montón de tropas para traer 200 perros. Mientras tanto, es probable que la familia de mi intérprete sea asesinada”, dijo Tugendhat, quien sirvió para el ejército británico en Afganistán.

El secretario de Defensa, Ben Wallace, también lanzó varias pullas a la operación. La cabeza de la cartera de Defensa, que tenía a cargo toda la operación de evacuación de Afganistán, recalcó que las tropas debían dar prioridad a las personas sobre las mascotas, y se quejó del tiempo que habían ocupado los altos mandos en atender las solicitudes de Farthing, quien además “insultó al personal militar”.

“Creo que a mis comandantes superiores les ha costado demasiado tiempo lidiar con este problema cuando deberían concentrarse en lidiar con la crisis humanitaria”, dijo el secretario de Defensa británico.

Wallace y otros altos mandos militares recibieron cientos de solicitudes desde Reino Unido para apoyar la operación de Farthing. El apoyo público a la misión de rescate de animales fue finalmente el que obligó al secretario de Defensa a enviarle ayuda al rescatista de perros.

Cabe destacar que, según Farthing, los animales no le quitaban puestos a las personas en los aviones. El problema de la evacuación de perros y gatos no era la disponibilidad de espacio en las aeronaves sino las dificultades para que el convoy cargado con ellos llegara al aeropuerto.

El deseo de Farthing por rescatar a los animales abandonados de Kabul lo llevó incluso a negociar con un líder talibán, según reportó The Washington Post.

“Estimado señor; mi equipo y mis animales están atrapados en el círculo del aeropuerto. Tenemos un vuelo esperando. ¿Puede facilitar el paso seguro al aeropuerto para nuestro convoy?”, le preguntó Farthing a un líder talibán, aunque la negociación no tuvo éxito.

Los altos mandos militares están molestos por el tiempo que tomaron en realizar los trámites con los talibanes para que permitieran el acceso del convoy.

Ahora que Farthing se encuentra en Reino Unido está tratando de garantizar la evacuación segura de 68 de sus colaboradores en el refugio de animales a quienes los talibanes les negaron el ingreso al aeropuerto, pese a que consiguieron una autorización de Reino Unido para viajar a Londres. Aunque Reino Unido dio por finalizadas sus operaciones de rescate, se estima que decenas e incluso cientos de sus colaboradores no pudieron salir de Afganistán.

“Llegué a Heathrow con un éxito parcial de la Operación Arca. Con emociones mezcladas y un verdadero sentimiento profundo de tristeza por los afganos. El centro de operaciones de Heathrow, la fuerza fronteriza, HARC y Air Pets fueron increíbles. Fui testigo de primera mano de la compasión que Heathrow está mostrando a los refugiados afganos”, dijo Farthing tras su llegada a Londres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *