Hallar planetas habitables: estos deberían ser los principales objetivos de la astronomía para la próxima década

Hallar planetas habitables: estos deberían ser los principales objetivos de la astronomía para la próxima década

El informe de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de EE.UU. también pidió mayor inversión para financiar nuevos desarrollos tecnológicos.

Las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de EE.UU. dieron a conocer el informe en el que detallan cuáles son los tres principales objetivos que le plantean a la astronomía y a la astrofísica para los próximos 10 años. “Este informe establece una visión ambiciosa, inspiradora y aspiracional para la próxima década”, afirmó Fiona Harrison, jefa de división de física, matemática y astronomía del Instituto de Tecnología de California.

Las prioridades refieren a la búsqueda de nuevos planetas habitables, similares a la Tierra, que se encuentren fuera del sistema solar; la investigación de la naturaleza de los agujeros negros, de las estrellas de neutrones y de los eventos explosivos que les dieron origen, lo que ayudará a comprender qué sucedió en los primeros momentos del nacimiento del universo. La tercera está vinculada con el crecimiento de las galaxias, por lo que se promueve la exploración de sus orígenes y su evolución, desde las redes de gas que las alimentan hasta la formación de estrellas.

Más inversión en tecnología

Otro de los objetivos planteados para la próxima década es el de aumentar el financiamiento para el desarrollo y afianzamiento de nuevas tecnologías.

En ese sentido, recomendó a la NASA la creación de una nueva Misión de Grandes Observatorios y de un Programa de Maduración Tecnológica. La primera misión debería ser el desarrollo de un telescopio infrarrojo, óptico, ultravioleta que sea significativamente más grande que el Hubble, capaz de observar planetas 10.000 millones de veces más débiles que su estrella y de proporcionar información espectroscópica sobre exoplanetas, entre otras posibilidades.

Ese nuevo telescopio podría tener un costo estimado de 11.000 millones de dólares y su implementación podría comenzar a finales de esta década, una vez que las misiones y tecnologías estén desarrolladas. 

El informe también destaca que la prioridad de la Fundación Nacional de Ciencias (NSF, por sus siglas en inglés) debería ser la inversión en los proyectos del Telescopio Gigante de Magallanes (Chile) y del Telescopio de Treinta Metros (Hawái, EE.UU.).

Por último, señala que la NSF y el Departamento de Defensa de EE.UU. deberían impulsar el Observatorio de Fondo Cósmico de Microondas Etapa 4, que es definido como un salto para las observaciones terrestres del universo emergente y como una herramienta importante para comprender su evolución. En ese sentido, propuso desarrollar el Next-Generation Very Large Array, un observatorio de radio con 10 veces más sensibilidad que los observatorios Karl Jansky Very Large Array y el Very Long Baseline Array.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *