Fenestración dental: ¿qué es y cómo se realiza?

Fenestración dental: ¿qué es y cómo se realiza?

A veces, las piezas dentarias pueden tener problemas para erupcionar y permanecen incluidas en el interior del hueso. Te contamos sobre la fenestración dental, una terapéutica ideal para estos casos.
Fenestración dental: ¿qué es y cómo se realiza?

Las piezas dentarias que no logran erupcionar por sí mismas y quedan en el interior del hueso se conocen como “dientes incluidos” o “impactados”. La fenestración dental es un tratamiento odontológico que busca solucionar este problema.

La combinación de la ortodoncia con la cirugía logra exponer el elemento dentario impactado. Luego, se lo ubica en el sitio de la boca que le corresponde.

Los caninos superiores y los terceros molares son las piezas dentarias que con más frecuencia quedan incluidos en el hueso. La fenestración dental es muy usada, sobre todo para favorecer la erupción de los colmillos. Estas piezas, por estética y por funcionalidad, son necesarias en la dentadura.

Te contamos de qué se trata la fenestración dental, cuándo es necesaria y cómo se realiza. Sigue leyendo y entérate más.

¿Qué es la fenestración dental?

La fenestración dental es un procedimiento odontológico que se realiza como parte de un tratamiento de ortodoncia. Se aplica para tratar casos de piezas dentarias incluidas, favoreciendo su erupción y reposicionamiento en la boca.

Los elementos dentarios incluidos o impactados son aquellos que no han logrado erupcionar por sí solos. Entonces, han quedado retenidos en el interior del hueso.

Con el fin de que estas piezas no permanezcan en el espesor óseo, puedan salir y ocupar su lugar en la dentadura, se recurre a la fenestración dental. De lo contrario, sería necesaria su extracción. Y como te contaremos más adelante, la preservación de algunas piezas dentarias es clave en los tratamientos con aparatos.

La fenestración dental consiste en una intervención quirúrgica que elimina el hueso y la mucosa del diente incluido. A través de este orificio en la encía, la corona de la pieza dentaria queda expuesta y visible.

Al visualizar y liberar la corona dentaria, el ortodoncista puede colocarle un bracket. Así, tracciona y moviliza la pieza al sitio de la arcada que le corresponde.

Brackets colocados luego de una fenestración dental.
Los tratamientos de ortodoncia, muchas veces necesitan un paso previo de fenestración para poder proceder con la aparatología

¿Cuándo es necesaria una fenestración dental?

Esta técnica se realiza cuando hay dientes incluidos. Pero no siempre que haya piezas impactadas será necesaria la intervención. En algunos casos, se elige la extracción del elemento.

Es así que la fenestración dentaria se practica cuando el ortodoncista lo considera pertinente para la rehabilitación de la mordida. Pues como te contamos, con esta intervención se busca que una pieza que está en el hueso llegue a la línea de oclusión, se ubique en el sitio que le corresponde y cumpla su función en la dentadura.

Las piezas dentarias que más problemas de erupción presentan son los terceros molares o muelas de juicio y los caninos superiores.  En general, en las cordales, a menos que el caso lo amerite, no se realiza la fenestración dental.

En cambio, en los colmillos impactados es una práctica muy necesaria. Evita la necesidad de extraer la pieza y con esto tener que recurrir a opciones de rehabilitación como prótesis o implantes. La fenestración dental permite conservar el canino y situarlo en la posición a la que debería haber llegado de manera natural.

En el caso de que la pieza incluida sea otra distinta al colmillo de arriba, será el ortodoncista quien valore la necesidad de una fenestración dental. A veces, el caso amerita conservar y reposicionar los elementos; otras veces, son más convenientes las extracciones.

Los controles odontológicos y las radiografías completas durante la época en la que se recambian los dientes y salen los caninos permiten valorar el proceso eruptivo de los niños. Y en el caso de que se detecten problemas de erupción, será posible planificar con tiempo las intervenciones más convenientes.

¿Por qué es importante que el canino erupcione?

Los caninos son uno de los elementos dentales más fuertes de la arcada. Su función de rasgar y cortar los alimentos en trozos más pequeños les otorga una relevancia notoria en el proceso de masticación y deglución de los alimentos.

Pero además, tienen un rol fundamental en la oclusión, la alineación de la arcada y la fisionomía de la cara. Guían el posicionamiento de los demás dientes, mantienen la continuidad de los arcos dentarios y conservan la forma de los labios.

Además, los caninos intervienen en los movimientos de lateralidad de la boca. Su presencia favorece que, al mover la mandíbula hacia los lados, el resto de las piezas dentarias no contacten. Esta acción protege la articulación temporomandibular y evita disfunciones de la misma.

Aquellas personas que carecen de los caninos tienen alterada la oclusión, la mordida, la manera de comer y de hablar. Y pueden, además, sufrir consecuencias en la estética facial y en la salud articular.

Por esto, evitar la extracción de un canino incluido suele ser una de las premisas en ortodoncia. Y la fenestración dental es la terapéutica ideal para conservar la pieza en la boca.

Los caninos erupcionan alrededor de los 12 o 13 años. Pero como decíamos, es oportuno hacer un seguimiento radiográfico del proceso eruptivo para comprobar que el niño tenga todos los dientes y no haya obstáculos para su salida.

¿Cómo se realiza la fenestración dental?

La fenestración dental implica un procedimiento quirúrgico a través del cual se expone la corona de la pieza dentaria incluida. Luego, el ortodoncista tendrá acceso para colocar un bracket y traccionar el elemento a la posición deseada.

Previo a esto, es necesario un adecuado estudio del caso clínico. Los exámenes radiográficos, clínicos, fotográficos y de modelos permitirán planificar la terapia según las particularidades y necesidades de cada paciente.

Una vez realizado el diagnóstico y determinada la necesidad de una fenestración dental, el ortodoncista pondrá al paciente en contacto con el dentista cirujano que realizará la intervención. Dada la complejidad de la situación, siempre es favorable tener un enfoque multidisciplinario para resolverla.

El primer momento de la cirugía consiste en la fenestración propiamente dicha. Se trata de abrir una ventana en la encía y retirar el hueso y mucosa que rodea la corona del elemento impactado y obstaculiza su salida. De esta manera, la corona de la pieza incluida queda descubierta.

La técnica quirúrgica a utilizar varía según las particularidades de cada caso. Pero debes saber que el procedimiento se realiza en un consultorio dental, de manera ambulatoria y con anestesia local. Y no suele tardar más de media hora.

En ese momento, el ortodoncista puede colocar un accesorio de ortodoncia a la pieza dentaria. El mismo está unido a un cable o cadena de ligadura que servirá para activar la tracción en la etapa de movilización de la pieza.

Otros casos ameritan esperar la cicatrización de la mucosa. Una vez que se retiran los puntos de sutura y los tejidos se han recuperado, se coloca el bracket sobre la corona dentaria que quedó expuesta y visible. Y se empiezan los movimientos de tracción para reposicionar el elemento.

A través de las fuerzas del aparato se ejerce una tracción progresiva del elemento dentario para que ocupe su lugar en la arcada dentaria. En muchos casos, habrá sido necesario crear el espacio suficiente a través de ortodoncia previa a la intervención quirúrgica.

Niño que recibirá fenestración dental en el consultorio.
Los niños que son candidatos a la ortodoncia pueden necesitar una fenestración dental si sus caninos no están ubicados donde deberían.

Cuidados y controles posteriores

En general, el posoperatorio no genera edema facial ni complicaciones. Será necesario llevar una dieta blanda por 2 o 3 días y tomar antiinflamatorios si el cirujano lo considera oportuno.

Si se colocan puntos de sutura, habrá que retirarlos al cabo de una semana. En ese momento, los tejidos estarán listos para comenzar con el tratamiento de ortodoncia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *