El sencillo truco para enfriar tu coche mucho más rápido

Uno de los errores clásicos cuando se está conduciendo en verano y se quiere refrescar el coche se encuentra en el acceso del aire acondicionado. Normalmente, fuera del vehículo hace todavía más calor y nosotros damos acceso a ese aire, por lo que el coche no se enfría todo lo que debería y consume más.

Si queremos enfriar el coche con rapidez, lo mejor es tener activado el botón de recirculación del aire. Ese que suele tener una flecha circular que sale del coche para volver a apuntar hacia él. Lo que hace es coger el aire del coche, que está más frío que el del exterior, y volver a enfriarlo una y otra vez. Mucho más efectivo que con el aire exterior, que suele estar más caliente y solo se enfría una vez.

Este botón se utilizaba anteriormente cuando se atravesaban zonas con mal olor, polvo en el ambiente, etc. Era un modo de aislar el vehículo de elementos externos. Pero también tiene una función útil cuando se trata de enfriar el ambiente.

Nada más arrancar el coche, con este botón se realizan dos funciones distintas: por un lado se extrae el aire caliente que haya en el vehículo, para devolverlo a una temperatura inferior. Según los expertos, de este modo se consigue enfriar el coche con mayor rapidez.

De todas formas, no te recomendamos que uses este botón en invierno cuando se esté calentando el motor, ya que acumulará la humedad en el interior del vehículo y se pueden empañar demasiado los cristales.

Si en algún momento sientes que el aire está demasiado cargado o necesitas simplemente airear el vehículo, deja que entre aire exterior durante un minuto. Pero no mucho más, te aseguramos que tal y como te informamos, con el botón de recirculación del aire se enfría antes el interior del coche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *