Descubre los mitos falsos sobre la domótica y las casas inteligentes  

Descubre los mitos falsos sobre la domótica y las casas inteligentes  

La domótica ha llegado para quedarse. En nuestro país, y más en el continente americano y en el europeo, las casas inteligentes se están imponiendo con relativa solvencia a las analógicas debido a las garantías de seguridad, ahorro y eficiencia energética que proporcionan.   

Debido a esta subida de su comercialización, muchos son los mitos falsos que se han ido difundiendo sobre estos sistemas tecnológicos.   

¿Qué es la domótica?   

La domótica se define como el sistema tecnológico capaz de automatizar los procesos de varios dispositivos conectados a la red. El mejor ejemplo para entenderla es Alexa, el dispositivo que permite a partir de señales de voz ordenar tareas a otros aparatos.   

Todos los electrodomésticos o utensilios domóticos disponen de una serie de sensores que permiten la comunicación y el traspaso de información desde el panel central domótico o cualquier otro dispositivo con conexión a Internet. De ahí que los expertos afirmen que domótica y wifi forman un tándem inseparable.   

¿Cuáles son los falsos mitos sobre la domótica?   

Como en muchos otros aspectos relacionados con la innovación y la evolución tecnológica, siempre surgen detractores que se dedican a descalificar los avances. La domótica también ha pasado por este proceso, de ahí que se hayan difundido ciertos mitos completamente erróneos sobre sus propiedades y características:   

1- La domótica es muy cara   

No es del todo correcto, todo depende del tipo de vivienda y de la instalación domótica que requieras. Muchas empresas ya están lanzando grandes ofertas para convertir tu casa en un hogar inteligente. De la misma manera, la inversión se amortiza pasados de dos a tres años debido al ahorro energético que conlleva su uso.   

2- No se ahorra tanto en luz  

Completamente mentira. Estudiosos en la materia han llegado a la conclusión de que con una instalación domótica puedes ahorrar hasta un 25% en la factura de la luz, además de que la potencia recomendada será menos elevada.   

3- Requiere de mucho mantenimiento   

También es una afirmación errónea. Todos los sistemas de domótica requieren de un mantenimiento similar al de cualquier otro electrodoméstico del hogar. Por supuesto, sí que tienes que tener en cuenta las normas de uso para alargar su vida útil.   

 4- Son sistemas muy complejos  

Totalmente falso. Los sistemas domóticos disponen de una interfaz muy sencilla que permiten automatizar procesos a personas que no están muy familiarizadas con los aparatos tecnológicos (tercera edad). Por ejemplo, una persona dependiente puede disponer de un botón de emergencia conectado a la Central Receptora. Solo con pulsarlo, dicha central ya recibirá el aviso.   

5- Es necesario hacer muchas reformas   

Instalar elementos domóticos no implica que cambies toda la distribución de la casa, tires paredes y techos o directamente tengas que hacer una reforma integral. De hecho, muchos de ellos, como por ejemplo el roomba, se pueden guardar directamente en un armario.   

Lo mismo sucede con el cableado. No es necesario cambiarlo por completo dado que muchos aparatos inteligentes son inalámbricos.  

6- Si uno se estropea, se estropean todos  

Es cierto que los sistemas domóticos van conectados a un panel domótico central, pero su funcionamiento es completamente independiente.   

Todos ellos disponen de sensores individuales para facilitar la comunicación y el traspaso de información. De esta forma, si por ejemplo se estropea el sistema automatizado de subida y bajada de persianas no tiene por qué influir en nada en el resto.   

7- La domótica es fácil de hackear   

Mentira, la domótica dispone de medidas de protección perfectamente estudiadas para evitar la entrada de malhechores informáticos. De hecho, una de sus máximas es mejorar la seguridad en el hogar. Una muestra de ello son las alarmas, cámaras de vigilancia y cerraduras inteligentes disponibles en el mercado.   

 

 

portugués 

 

Descubra os mitos falsos da domótica e as casas inteligentes 

 

A dómotica tem estado a ganhar cada vez mais espaço no mercao. No continente americado e europeu, as casas inteligentes estão a ganhar cada vez mais terreno, devido às garantias de segurança, poupança e eficiência energética que proporcionam.  

 

O que é a domótica?  

 

A domótica define-se como um sistema tecnológico capaz de automatizar os processos de vários dispositivos conectados à rede. Existem, por exemplo, dispositivos que permitem a partir de sinais de voz, atribuir tarefas e outros aparelhos. 

 

Todos os eletrodomésticos ou utensilios domóticos dispõem de uma série de sensores que permitem a comunicação e o envio de informação a partir de um painel central domótico ou qualquer outro dispositivo que esteja ligado à internet fixa ou móvel. É comum os especialistas afirmarem de que a domótica e a Wifi formam um conjunto inseparável.  

   

Sabe quais são mitos sobre a domótica?  

 

Como em todos os sectores do mercado, é normal o surgimento de informações que nem sempre correspondem à verdade, e que tentam, por assim dizer, “denegrir” estes avanços (no caso da domótica). 

 

A domótica também passou por este processo, e por isso surgiram mitos completamente errados sobre as suas propriedades e caracteristicas: 

 

1- A domótica tem um custo muito alto 

 

Não é de todo correcto, tudo depende do tipo de habitação e instalação domótica que se utilize. Muitas empresas já estão a lançar grandes ofertas para converter a casa num lar inteligente. Desta maneira, o investimento é amortizado passados dois ou três anos, devido à poupança energética a que leva o seu uso.  

 

2- A poupança de eletricidade é baixa 

 

Completamente mentira. Estudos na materia, chegaram à conclusão de que com uma instalação domótica podemos poupar na fatura da luz até 25%. 

 

3- Manutenção constante 

 

Também é uma informação errada. Todos os sistemas de domótica requerem uma manutenção parecida à de outro eletrodoméstico do lar. No entanto, terá de ser levado em conta as normas para alagar a sua vida útil.  

 

4- Sistemas dificeis de usar 

 

Totalmente falso. Os sistemas domóticos dispõem de um interface muito simples que permitem automatizar os processos a pessoas que não estejam muito familiarizadas com aparelhos tecnológicos (terceira idade). Por exemplo, uma pessoa que seja dependente, pode ter acess a um botão de emergência conectado à central receptora.  

 

Basta carregar, e a central receberá um aviso.  

 

5- Com a sua instalação tem de fazer reformas em casa 

 

Instalar elementos domóticos não implica que se mude toda a distribuição da casa, nem que retire paredes ou tectos, nem que se tenha de fazer qualquer tipo de reforma. De facto, muitos deles, podem até ser guardados diretamente num armário.  

 

O mesmo acontece com os cabos. Não é necessário mudá-los por completo, já que muitos dos aparelhos inteligentes não têm fios.  

 

6- Se um avariar todos avariam 

 

 

É certo que os sistemas domóticos estão ligados a um painel domótico central, mas o seu funcionamento é completamente independente. Todos eles dispõem de sensores individuais para facilitar a comunicação e o traspaso de informação.  

 

Desta forma, por exempo se se estraga o sistema automatizado da subida e descida dos estores, isto não influenciará o resto.  

 

7- É fácil “hackear” o sistema domótico 

 

A domótica tem de medidas de proteção perfeitamente estudadas para evitar a entrada de malfeitores informáticos. De facto, um dos grandes objetivos é melhorar a segurança do lar. Desta forma, isto é possível com os alarmes, câmaras de vigilância e fechaduras inteligentes já disponiveis no mercado.  

 

 

 

 

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *