CUIDADO CON LA: Gangrena: qué es y cuáles son sus causas

CUIDADO CON LA: Gangrena: qué es y cuáles son sus causas

La gangrena es una enfermedad grave que afecta a los tejidos provocando que mueran (necrosis). La causante suele ser una bacteria conocida como Clostridium perfringens. Sin embargo, existen diferentes razones por las que una persona puede verse afectada por este problema.

A lo largo de este artículo descubriremos los diferentes tipos de gangrena que se han descubierto hasta la actualidad y cómo se desarrollan. Asimismo, abordaremos la sintomatología que presenta esta enfermedad e incidiremos en la importancia de acudir lo antes posible al médico para evitar la muerte, una de sus consecuencias.

Tipos de gangrena

1. Gangrena seca

Este primer tipo de gangrena se produce, como bien señala el estudio Mionecrosis por clostridio: una enfermedad de todos los tiempos, cuando se obstruyen las arterias y tejidos provocando que el riego sanguíneo no alcance el tejido afectado.

Uno de los motivos por los que esto sucede suele ser, en su mayoría, un colapso vascular que acompaña a la diabetes mellitus. Sin embargo, también la pueden padecer personas que han sufrido una lesión por congelación o un proceso arterioesclerótico. Su tratamiento es la cirugía vascular siempre que se detecte a tiempo.

Quizá te interese: ¿Qué es la cianosis?

2. Gangrena húmeda

Mujer en el médico
Como consecuencia de la infección de una herida puede producirse la gangrena entre una de sus complicaciones.

Contrariamente a la anterior, en este caso se produce debido a la contaminación de una herida, ya sea con tierra u otros elementos. Este tipo de gangrena es mortal por lo que debe tratarse con antibióticos y cirugía de emergencia. Suele afectar a la boca, intestino, pulmones, vulva y otras mucosas del cuerpo.

3. Gangrena gaseosa

La gangrena gaseosa se caracteriza por su rápida progresión, como bien señala el artículo Gangrena Gaseosa. Presentación de un caso. Su causa principal, tal y como se indica, suelen ser las heridas traumáticas.

Su forma de evolución es la aparición de un edema que dificulta la circulación. La manera de combatirla es extirpando el tejido dañado lo antes posible.

4. Gangrena de Fournier

Este último tipo de gangrena que vamos a tratar tiene una característica notoria y es que suele afectar a la región perineal tanto de hombres como mujeres. No es un tipo muy común. Sin embargo, si se da, tiende a aparecer en personas de edad avanzada.

La gangrena de Fournier es bastante grave y suele necesitarse una cirugía muy agresiva que puede requerir la amputación de los genitales. En algunos casos, una vez resuelta, se suele realizar una cirugía reconstructiva con injertos de piel.

Síntomas

Recreación gangrena
Prestar atención a los síntomas de la gangrena nos permitirá identificarla rápidamente para recibir un tratamiento temprano.

Ahora que hemos visto algunos de los tipos de gangrena más comunes, así como sus posibilidades de tratamiento, es necesario abordar el aspecto más importante: la sintomatología.

Saber en qué debemos fijarnos para acudir a urgencias lo antes posible puede evitar que, si tenemos una gangrena gaseosa, esta tenga un resultado fatal. Recordemos que la gangrena deriva en necrosis y esto, si no se resuelve, puede terminar con la muerte.

  • Cambios de color en la piel: puede volverse de un color morado, bronce o roja.
  • Hinchazón o edema: en ocasiones suele estar acompañada de la formación de ampollas.
  • Dolor: de gran intensidad en la zona donde se está produciendo la enfermedad.
  • Olor fétido: indica que los tejidos se están pudriendo (inicio de la necrosis).
  • Fiebre: indica que hay una infección.

El  malestar es otro de los síntomas que podemos sentir. Si la gangrena evoluciona rápidamente, la piel puede empezar a caerse. Sin duda, es esencial que si se presentan la mayor parte de estos síntomas, acudamos al médico de inmediato para poder recibir un tratamiento y evitar la amputación o la muerte.

Descubre: Diagnóstico de la necrosis cutánea

Grupos de riesgo

Diabético
Los pacientes con diabetes son más susceptibles de presentar esta enfermedad por problemas vasculares.

Es imprescindible saber que los grupos de riesgo que pueden sufrir con mayor facilidad esta enfermedad son aquellas personas que sufren diabetes, algún tipo de enfermedad vascular e, incluso, cáncer.

Estas personas, ante cualquier herida o lesión que tengan, como las ya comentadas, es mejor que acudan al médico para que les realice una correcta limpieza y seguimiento. Solamente así, puede llegar a evitarse la aparición de esta enfermedad que en muchos casos llega a ser mortal.

Esperamos que este artículo te haya podido ser de ayuda para resolver muchas de las dudas que podías tener acerca de esta enfermedad, así como darte a conocer los diferentes tipos que hay, entre otra información de interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *