Científicos italianos disipan un rumor de más de 400 años sobre un personaje clave de la Europa del siglo XVI

Científicos italianos disipan un rumor de más de 400 años sobre un personaje clave de la Europa del siglo XVI

Tras un complejo estudio han confirmado que Alejandro Farnesio, un brillante militar y diplomático al servicio de la Corona española que participó en eventos clave de su época, murió por causas naturales y no envenenado, tal y como se creía hasta ahora.

Científicos de la italiana Universidad de Parma con asistencia del Departamento de Investigaciones Científicas de los carabineros (RIS) han resuelto uno de los mayores misterios de la Europa del siglo XVI. Se trata de las causas de la muerte de Alejandro Farnesio, una figura clave para la Europa del momento por su participación en la batalla de Lepanto contra los turcos, en las guerras de Religión y en los Países Bajos contra los rebeldes neerlandeses.

Durante más de 400 años se consideró que el que fuera duque de Parma, uno de los personajes históricos más importantes del siglo XVI, murió por envenenamiento en 1592. Su posición dentro de la Corona española le granjeó muchos admiradores, pero también numerosos enemigos que envidiaban su poder, lo que provocó el rumor de que murió por culpa de los efectos de un veneno que le suministraron. Muchos simplemente no podían creer que pudiera haber muerto naturalmente debido a una enfermedad.

Sin embargo, tras un complejo estudio de un año y medio, los investigadores italianos han confirmado que Farnesio falleció como consecuencia de una simple neumonía. Para llegar a esta conclusión un equipo multidisciplinario de médicos forenses, dentistas, paleoantropólogos, radiólogos y antropólogos analizó durante 18 meses los residuos óseos de Farnesio y de su mujer, María de Portugal, exhumados de su panteón en la iglesia de la Steccata en Parma.

La profesora Rossana Cecchi concluyó que el complejo trabajo demostró que “no hubo envenenamiento”, cita la publicación Gazzetta di Parma. Por otra parte, Giada Furlan, del RIS, confirmó la conclusión del estudio y dijo que se “puede excluir la intoxicación por metales, que era la más frecuente en ese momento”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *