Carlos Vives llega a Punta Cana con gran fiesta vallenata desde “la tierra del olvido”

Carlos Vives es pura fiesta en el escenario. El sábado la cargó de nuevo en su maleta musical, desde “la tierra del olvido” hasta Punta Cana, en un recorrido de 25 años que se cuentan a partir de que este colombiano universal derramó “La gota fría” sobre el planeta y llegó hasta estos rincones del Caribe.

Hasta la publicación en 1993 del disco “Clásicos de la provincia” (de Carlos Vives), la música vallenata (o el vallenato) se había quedado rezagada, escondida, abrazada al pasado, a las primeras décadas del siglo XX.

En sus sueños musicales Carlos Vives andaba en el mundo del rock y su enganche con la música vallenata se dio a raíz de protagonizar la super producción “Escalona”, realizada por Caracol Televisión en 1991, que recrea la vida y obra del cantautor vallenato Rafael Escalona.

Vives llevaba el vallenato en la sangre, enraizado en su natal Santa Marta (en el caribe colombiano, entre la sierra y el mar), donde nació el 7 de agosto de 1961 (tiene 58 años). Doce años después llegaría a Bogotá, sin imaginar que dos décadas más adelante comenzaría a ser un emblema artístico de su país.

Santa Marta es una ciudad simbólica para la actual Colombia y tiene una conexión especial con la isla La Española. Fue desde aquí que el conquistador español Rodrigo de Bastidas partió para fundar en 1525 esa primera ciudad colombiana.

“Es una historia de las más hermosas y olvidadas de la conquista española”, expresó Vives ante el público dominicano, colombiano, venezolano, puertorriqueño y de otras nacionalidades que estaban en el salón Fillmore de Hard Rock.

Sin embargo, Bogotá terminó siendo la capital y como en casi toda América Latina, los jóvenes suelen ir a los principales centros urbanos para poder lograr sus sueños, como hizo Carlos Vives, quien se fue de su lar nativo a estudiar publicidad y bellas artes. La vida le tenía otros caminos y los primeros pasos en el mundo mediático los encontró en un personaje infantil (“El Guineo”) en la televisión, medio de comunicación en el que fue ganando fama hasta convertirse en protagonista de telenovelas y llegar a la cúspide con “Escalona”.

Los temas de “Escalona”, fruto de la pegada de la serie televisiva, ganaron popularidad entre los colombianos y el vallenato registró un despertar que Carlos Vives capitalizó al grabar otra producción, “Clásicos de la provincia”, pero a su estilo, en una combinación de rock, pop y otros sonidos que le dieron novedad al vallenato y le pusieron en el tapete hasta erigirse como rey midas del ritmo autóctono colombiano.

“La gota fría”, composición del juglar Emiliano Zuleta Baquero (1938) tras un duelo con el músico Lorenzo Morales, resultó la punta de lanza de Carlos Vives a nivel internacional y le dio al vallenato el caramelo para atraer a nuevas generaciones.

“Nunca creímos en que lo nuestro podía tener una dimensión especial”, dijo en una entrevista sobre la incidencia de la música colombiana.

Su teoría inicial era “que el rock mío lo iba a encontrar a partir de mi vallenato” y era un planteamiento que mucha gente en ese momento no compartía “porque la música tropical era una y el rock and roll era otra”, pero “yo soy de los que creo que el camino para encontrar mi rock and roll es la tropicalidad”.

En Hard Rock Hotel y Casino Punta Cana, el pasado sábado, “La gota fría” fue tema obligado en su concierto de casi dos horas, bajo la producción local de Saymon Díaz. La algarabía se sintió al extremo y fue la reverencia colectiva ante un ritmo, un artista y un país bendito por tanta riqueza cultural.

Durante su festivo show, Carlos Vives realizó un extenso recorrido por todos estos años de vida artística, en la que registra más de una docena de discos, 13 + premios Latin Grammy y la corona de ser el primer colombiano galardonado con un Premio Grammy anglosajón de la Academia Americana de la Grabación.

En el concierto en Hard Rock Hotel tampoco faltó otra emblemática canción: “La tierra del olvido”, de 1995, y que removió aun más los sonidos originales, tradicionales, del vallenato, pero sin abandonar los patrones sustentados por el acordeón, la caja o tambor y la guacharaca.

“Hace tantos años grabé mi primer disco a partir de nuestra música, de nuestro perico ripiao, de nuestro vallenato, y en esa época la verdad es que no nos auguraban éxito, no se imaginaban que iba yo a estar con ustedes”, comentó previo a interpretar “La tierra del olvido”.

Sobre el tema abundó: “Pensaban que estábamos locos cuando hicimos esto así y nos sentimos orgullosos de hacer nuestra música y ya no querer ser Julio Iglesias, con todo respeto, lo quiero mucho, pero ya no quería ser Julio Iglesias, sino quería estar más cerca de Alejo Durán, Leandro Díaz, quería ser un Carlos Vives de aquí, de la provincia…”.

“Déjame entrar” y “Pa’ Mayté” dieron apertura al show, en el que también incluyó “Ella es mi fiesta”, “Carito me habla en inglés”, “Sí, sí, sí, este amor es tan profundo, que tú eres mi consentida y que lo sepa todo el mundo” (“Fruta fresca”), “Como tú”, “Un poquito”…

La banda de Vives es ampliada con otros instrumentos como la batería, bajo, guitarra, la flauta, sintetizador, dando un sello único a su propuesta musical.

En cada tema se resalta su desplazamiento incesante por el escenario, su rostro alegre y en franca armonía con sus músicos, cada uno concentrado en su instrumento.

Y uno de sus grandes aciertos es que se ha mantenido activo, adaptándose a los nuevos tiempos en el que dominan los sonidos de la música urbana.

Así, en el más reciente lustro se inscribe en la onda de las colaboraciones y fusiones actuales como las de “La Bicicleta” junto a su compatriota Shakira, y “Nota de amor” (en featuring grabado con Wisin y Daddy Yankee), al igual que “Robarte un beso”, que grabó a dúo con su compatriota Sebastián Yatra, y que despidió la noche en Hard Rock.

Su propuesta es una combinación armónica de los sonidos originales del rock, el vallenato y la cumbia que no deja a sus seguidores impasibles porque lo suyo es esencialmente festivo y el cuerpo lo sabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *