Bolsonaro afirma que los incendios en la Amazonía no pueden justificar sanciones internacionales

Bolsonaro afirma que los incendios en la Amazonía no pueden justificar sanciones internacionales

El presidente de Brasil anunció medidas para “combatir el fuego y controlar la deforestación” en la selva tropical.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, manifestó este viernes que el incendio en la Amazonía no puede ser usado como “pretexto” por otros países para imponerle sanciones comerciales a ese país suramericano.

“Los incendios forestales existen en todo el mundo y esto no puede servir como pretexto para posibles sanciones internacionales“, declaró el mandatario brasileño durante un discurso en cadena nacional, en medio de una creciente presión de la comunidad internacional. 

El mensaje del mandatario se produjo horas después de que el presidente francés Emmanuel Macron amagó con bloquear el acuerdo alcanzado este día entre el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por su sigla en inglés) por las “mentiras” del presidente brasileño. 

Bolsonaro también criticó a los países desarrollados que no han avanzado en sus compromisos medioambientales establecidos en el Acuerdo de París, aunque no especificó cuáles. 

Acciones

En el mensaje de esta noche, Bolsonaro anunció una serie de medidas destinadas a combatir el fuego y controlar la deforestación de la selva tropical, sumida en un incendio descomunal desde hace más de dos semanas.

El Ejecutivo firmó un decreto ordenando la participación de las Fuerzas Armadas en áreas fronterizas, tierras indígenas y otras zonas de conservación de los estados de la Amazonía. Además, ordenó al personal combatir las actividades ilegales y el avance de incendios en la Amazonía.  

En su alocución, Bolsonaro señaló que habrá “tolerancia cero” contra la criminalidad en el área ambiental afectada. 

Aunado a las acciones de contención, el mandatario afirmó que su Gobierno buscaría el desarrollo de los 20 millones de brasileños que viven en la Amazonía y que durante años “han estado esperando un dinamismo económico proporcional a las riquezas existentes allí”. 

A pesar de las críticas por el impacto ambiental de la quema de selva, en el marco de una creciente deforestación, la administración Bolsonaro intentó minimizar el problema.

Este viernes, el Ejecutivo emitió un comunicado en el que aseguró que los incendios forestales ocurren “todos los años” en Brasil, y alegó que esta vez “no están fuera de control”.  

Manifestaciones

La inacción del Gobierno brasileño provocó este viernes una oleada de protestas en varias ciudades del mundo. En las capitales de España, Argentina y México, los manifestantes exigieron la dimisión del presidente de Brasil y advirtieron que la catástrofe ambiental que está sucediendo en el país suramericano tiene repercusiones para el mundo entero. 

Los focos de incendio aumentaron en Brasil un 85 % en comparación con el año pasado, según datos del gobierno, que entre enero y agosto de 2019 registró 76.720 siniestros de esta naturaleza, un número considerablemente superior a las 41.404 quemas que ocurrieron en el mismo período de 2018. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *