Boeing presenta su primer avión de entrenamiento T-7A Red Hawk, que imita un caza de quinta generación

Boeing presenta su primer avión de entrenamiento T-7A Red Hawk, que imita un caza de quinta generación

La Fuerza Aérea de EE.UU. firmó en el 2018 un contrato con Boeing por un valor de 9.200 millones de dólares para la fabricación de 351 entrenadores avanzados.

Boeing presentó la semana pasada el primer avión de entrenamiento T-7A Red Hawk que será incorporado en la nueva flota de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos.

La ceremonia de su lanzamiento se llevó a cabo en la ciudad de San Luis, en el estado de Misuri, en concreto en unas instalaciones de Boeing en el Aeropuerto Internacional de Lambert.

La aeronave resultó ser la primera entrega de los 351 aviones que las Fuerzas Aéreas estadounidenses encargaron al fabricante con la finalidad de reemplazar los aviones T-38 Talon, que tienen más de cinco décadas de antigüedad, recoge Defense News.

“El avión fue diseñado digitalmente utilizando técnicas avanzadas de fabricación y modelado digital. 

El jet fue desarrollado, desde que se concibió el proyecto hasta el primer vuelo, en 36 meses.

El nuevo entrenador avanzado incorpora software de arquitectura abierta, controles digitales Fly-By-Wire y tecnología de cabina avanzada que brinda un nuevo nivel de seguridad y capacitación para los futuros pilotos de combate”, reza el comunicado de Boeing.

El nuevo entrenador de la Fuerza Aérea de EE.UU. lleva sus dos colas pintadas de rojo en homenaje a los aviadores Tuskegee Airmen de la Segunda Guerra Mundial, apodados precisamente como Red Tails (Colas Rojas) por las marcas distintivas de sus Mustang P-51.

El nombre del nuevo jet también se debe a los famosos pilotos que, además, formaron parte de la primera unidad de aviación afroamericana que sirvió en el ejército estadounidense.

“Nos sentimos honrados de construir y volar este entrenador avanzado diseñado digitalmente”, comunicó Ted Colbert, presidente y director ejecutivo de Boeing Defense, Space & Security.

“El T-7A Red Hawk lleva con orgullo la herencia de los Red Tails, recordándonos el servicio dedicado de los aviadores de Tuskegee a esta nación. Esperamos proporcionar a la Fuerza Aérea un sistema de entrenamiento que entrenará y desarrollará nuevas generaciones de héroes en las próximas décadas”, declaró.

Por su parte, el jefe del Comando de Educación y Entrenamiento Aéreo, el teniente general Brad Webb, precisó que el T-7A fue diseñado para imitar el funcionamiento y el vuelo de un caza de quinta generación, ya que, según sus palabras, dentro de 10 años cerca del 60 % de los pilotos de combate de la Fuerza Aérea estadounidense tendrán a su disposición este tipo de aeronaves. 

Para ello, la Fuerza Aérea de EE.UU. firmó en el 2018 un contrato con Boeing por un valor de 9.200 millones de dólares para la fabricación de 351 entrenadores avanzados.

“Este primer T-7A Red Hawk, producido como parte de la fase de desarrollo de ingeniería y fabricación del programa, está programado para someterse a pruebas en tierra y rodaje antes de su primer vuelo”, informó Boeing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *