Asesinato de Jovenel Moïse provoca indignación mundial

Asesinato de Jovenel Moïse provoca indignación mundial

  • Dirigentes y organizaciones políticas se pronunciaron

SANTO DOMINGO,RD.- Dirigentes y organizaciones políticas de todo el mundo reaccionaron por el asesinato en la madrugada de este miércoles del presidente de Haití, Jovenel Moïse. En el ataque a la residencia del mandatario de 53 años también resultó herida gravemente su esposa y primera dama, Martine Moïse, quien sigue luchando por su vida en un centro médico de Miami.

Tras lo ocurrido, el presidente de República Dominicana, Luis Abinader, aseguró en un mensaje por Twitter que la acción criminal “atenta contra el orden democrático de Haití y de la región”.

Por tal razón, el Gobierno dominicano ordenó el cierre de los cuatro pasos fronterizos con Haití, y dispuso el refuerzo de la vigilancia en la zona, según declaró un responsable del Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza Terrestre (Cesfront).

En tanto, el primer ministro interino de Haití, Claude Joseph, declaró el estado de sitio en el país por 15 días, tras el asesinato del mandatario, y decretó duelo nacional por ese mismo lapso. Hizo el anuncio en una declaración televisada, rodeado del director de la Policía Nacional, León Charles y otras autoridades, después de presidir un Consejo de Ministros extraordinario.

Posteriormente, el director general de la Policía, Léon Charles, informó que cuatro supuestos asesinos del presidente haitiano resultaron abatidos por la Policía y otros dos fueron detenidos.

Naciones envían condolencias

Francia, país con un fuerte lazo histórico con Haití por haber sido su metrópoli colonial hasta 1804, se pronunció a través del ministro de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, quien dijo que espera que se aclare “este crimen que se produce en un clima político y de seguridad muy deteriorado”.

De su lado, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, mediante su vocero, Stéphane Dujarric, llamó a todos los haitianos “a preservar el orden constitucional, mantenerse unidos ante este horrible acto y rechazar toda la violencia. Naciones Unidas seguirá estando junto al Gobierno y el pueblo de Haití”.

Desde Bruselas, el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, advirtió que la acción criminal puede impulsar una “espiral de violencia” y “entraña un riesgo de inestabilidad”.

Mientras que el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, apeló a la unidad política en Haití “para salir de este terrible trance que está sufriendo un país con el que tenemos muchísimos vínculos culturales y de hermandad”.

El mandatario de México, Andrés Manuel López Obrador, recordó que el asesinado dirigente haitiano estuvo en el acto de su toma de posesión a la Presidencia de México el 1 de diciembre de 2018, acompañado de su esposa.

“Recientemente estábamos por enviar 150,000 dosis de vacunas a Haití que es un pueblo pobre, muy necesitado de ayuda internacional, y esto que sucedió es muy lamentable”, agregó López Obrador.

Otro jefe de Estado que reaccionó fue el colombiano Iván Duque, quien aseguró en un mensaje en sus redes sociales que “es un acto cobarde y lleno de barbarie contra todo el pueblo haitiano” y solicitó “a la Organización de Estados Americanos (OEA) una misión urgente para proteger el orden democrático” en Haití.

Joe Biden, presidente de Estados Unidos, manifestó: “Necesitamos mucha más información, pero es una señal muy preocupante de cómo están las cosas en Haití”, tras asegurar que el magnicidio era un “acto atroz”.

Mientras que la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, afirmó que la inteligencia de su país estaba “recopilando” y “evaluando” la información disponible sobre lo sucedido. “Estamos listos y preparados para ofrecer cualquier asistencia que sea necesaria”, agregó.

En tanto Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, calificó el ataque a Moïse como un “brutal asesinato y una nueva tragedia” en ese país caribeño, a lo que se unió su par de Ecuador, Guillermo Lasso, para quien el acto fue “inhumano, cobarde y barbárico”.

El presidente del Gobierno de transición de Perú, Francisco Sagasti, hizo énfasis en el “difícil momento” para la democracia haitiana en el que se da la acción que le quitó la vida a Moïse.

“Estos hechos que enlutan a nuestra región no deben quedar impunes”, aseveró Sagasti.

Para el mandatario boliviano, Luis Arce, el magnicidio constituye “una flagrante violación a los derechos humanos”.

Del mismo modo, Alejandro Giammattei, presidente de Guatemala, señaló el asesinato como un terrible hecho “que atenta contra el orden democrático” en la nación caribeña.

Un llamado a la paz

Un llamado a la paz hicieron en sus mensajes de condena varios gobiernos del continente americano, entre ellos el de Cuba, a través de su presidente, Miguel Díaz-Canel, quien envió sus condolencias “al hermano pueblo haitiano”.

El mandatario chileno, Sebastián Piñera, se unió a este deseo para “encontrar una salida a la grave crisis” que atraviesa el país más pobre de Latinoamérica.

El presidente argentino, Alberto Fernández, instó a “la unidad para restablecer el Estado de derecho y la democracia” en Haití, mismo deseo del mandatario hondureño, Juan Orlando Hernández y del Gobierno de El Salvador, que “hace votos para que el hermano país encuentre pronto los caminos a la concordia política y social”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *