Trasplante hepático de donante vivo: ayuda aliviar la lista de espera

Trasplante hepático de donante vivo: ayuda aliviar la lista de espera

Santo Domingo.- El hígado es el único órgano del cuerpo humano que puede regenerarse. Lo que hace posible que cada vez, más personas se atrevan a donar una fracción de su hígado. El periodo de tiempo que se requiere para que éste se restablezca y crezca a su tamaño original es de seis a ocho semanas.

En Cleveland Clinic de Ohio actualmente se realizan unos 8 mil trasplantes hepáticos al año. El número de candidatos añadidos a la lista de espera de trasplante de hígado aumentó en el 2016 a 11,340 en comparación con 10,636 en el 2015 y 10, 646 en 2014.

“Por esta razón es muy importante el trasplante de donante vivo para minimizar esta lista de espera”, expuso la doctora Teresa Diago Uso, directora de trasplante abdominal y beca hepatobiliar, de Cleveland Clinic y directora de calidad para las secciones de trasplante hepático y cirugía hepatobiliar, durante el webinar “Trasplante Hepático en Cleveland Clinic”. Destacó “Que el volumen de pacientes para trasplante hepático va en aumento, teniendo con más frecuencia pacientes referidos y en espera”.

Cleveland Clinic con el objetivo de estar siempre a la vanguardia, desde el 2006 realiza trasplantes combinados como: Trasplante de hígado y pulmón y trasplante de hígado y corazón. Además, se efectúan trasplantes de hígado con cirugía de corazón abierto.

Asimismo, la doctora destacó que, “Es crucial para que los trasplanten funcionen bien, sincronizar la participación y coordinación de todos los programas como, reuniones del comité mixto de selección, reuniones trimestrales de calidad de trasplantes, reuniones del consejo de trasplante, datos mensuales y revisiones de calidad, reunión de gerentes clínicos, centro de trasplante grand rounds, reuniones quincenales de liderazgo y conferencias de educación”.  

Explicó, además, que el trasplante de hígado debe reservarse para los pacientes que hayan agotado terapias médicas y quirúrgicas estándar. Este procedimiento representa el tratamiento de elección para los pacientes que experimentan complicaciones potencialmente mortales de la enfermedad hepática terminal.

“Cleveland Clinic, cuenta con los protocolos para trasplantar pacientes con colangiocarcinoma y con metástasis hepática colorrectales. Son escasos los centros en Estados Unidos que siguen estos protocolos. “También tumores neuroendocrinos y hemangioendotelioma epiteloide, que es un tumor bastante extraño, de este tenemos muchos casos”, señaló la especialista.  

El doctor Alejandro Pita, miembro clínico de trasplante en Cleveland Clinic Ohio, quien también participó en el seminario, explicó que la fase postoperatoria es extremadamente importante basada en el nivel de seguimiento intensivo que estos pacientes requieren y las complicaciones que puedan surgir durante esta etapa.

“Luego de la cirugía el paciente pasa a la unidad de cuidados intensivos, donde se monitorea cuidadosamente para detectar cualquier eventualidad. Una vez que no necesite los cuidados intensivos, es trasladado a una sala regular donde permanece aproximadamente los dos o tres primeros días después de la cirugía, si no hay dificultades y por supuesto el seguimiento a largo plazo es clave”.

Para finalizar, la doctora Teresa Diago Uso, reveló “Es importante saber que, en Estados Unidos el donante vivo no tiene que ser miembro de la familia, pues hay donantes anónimos, el paciente puede ser referido y podemos encontrar un donante en Cleveland Clinic y “Preferimos el donante vivo, aunque ambas cirugías sean más laboriosas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *