Trabajadores temporales en ERTE, los más expuestos a riesgo de despido antes de seis meses

Trabajadores temporales en ERTE, los más expuestos a riesgo de despido antes de seis meses

El Acuerdo en defensa del empleo que se aprueba hoy en el Consejo de Ministros abre la puerta a despidos antes de concluir el periodo de garantía de seis meses incluido en los ERTE. Los contratos temporales son los más expuestos.

Sólo un mes antes de que estallara la mayor crisis que ha vivido la economía española desde la posguerra del siglo XX, nueve de cada nuevos contratos firmados eran temporales. Son este tipo de empleos los más vulnerables a pesar de las salvaguardas firmadas en el Acuerdo social por la que se encarecen los despidos durante seis meses.

El pacto que será trasladado hoy al Consejo de ministros incluye una cláusula que ya era legal desde el 31 de marzo, la de “valorar” los despidos de trabajadores acogidos a expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) cuando las empresas en las que trabajen estén sujetas a una alta variabilidad o estacionalidad en el empleo”.

“Parece que está pensado para sectores como el turismo o la automoción donde hay más estacionalidad y temporalidad”, explica el socio laboral de BakerMakenzie, David Díaz. ” De todas maneras lo que se recoge es solo un compromiso, por lo que debería esperarse a la mesa de seguimiento de este acuerdo para ver si se puede obtener una regulación específica que flexibilice la obligación de salvaguarda del empleo”, aclara.

La estacionalidad y los contratos temporales son dos elementos que definen el mercado laboral español y que los sindicatos señalan como el motivo por el que es precario de manera casi estructural. La prueba, señalan, es el hecho de que en el plazo de 15 días del último mes de marzo se destruyeron casi 900.000 empleos, un ritmo de 60.000 diarios. “Es algo que no se ve en ningún país de Europa”, subrayan en UGT.

La temporalidad afecta tanto al turismo, donde las empresas plantean este año casi a ciegas su temporada alta, o a la automoción. Pero también a la construcción, al campo, al sector sanitario, a la educación o, ante las quejas de los funcionarios a la Administración.

“La alta rotación laboral del empleo temporal está en máximos”, decía el último análisis sobre el mercado laboral previo al coronavirus de CCOO. “Además de la alta temporalidad de la contratación importa mucho más su baja duración media: se firman muchos contratos de corta duración que apenas crean empleo. En 2019 el 39% de los nuevos contratos tenía una duración igual o inferior a un mes”.

Con esta situación, los pactos para extender los ERTE hasta el 30 de junio tendrán en los trabajadores temporales la pieza más vulnerable de cara a un despido. Será la Inspección de Trabajo la que establezca si, por ejemplo, con una facturación muy baja un empresario tendrá motivos objetivos para despedir.

En una segunda línea quedarían los trabajadores con contratos indefinidos, más protegidos por ese plazo que da seis meses de tregua a los despidos.

Los textos acordados por los agentes sociales reflejan el estado de ánimo de las cuatro organizaciones firmantes:CEOE, Cepyme, UGT y CCOO son todo lo deliberadamente ambigüos que pueden ser para poder formalizar la firma de un pacto que después resulta complejo de aplicar. El plazo de seis meses comienza a contar desde que termina el ERTE. ¿Pero en qué momento termina?

«Parece que se abre la posibilidad de que esos seis meses bien cuenten desde que el primer trabajador se reincorpora a la actividad o, si no, desde que cada trabajador se reincorpora y por lo tanto en lugar de un plazo general que empezaría con la vuelta al trabajo del primer empleado habría múltiples plazos individuales», explica Díaz. «Lo lógico sería pensar que es único un único plazo desde que se reincorpora el primer trabajador a la actividad», señala.

En ámbitos empresariales se da por hecho que el plazo contará para toda una plantilla, sea del tamaño que sea, desde que el primer trabajador en una empresa sometida a un ERTE vea anulada su suspensión «aunque sea por una hora». Estas fuentes indicaron que no se llegará a este extremo de forma generalizada pero que esperan que muchas empresas inicien la cuenta atrás sobre el blindaje a los despidos mañana mismo, cuando entre en vigor la traducción legal de los acuerdos firmados por Antonio Garamendi, Gerardo Cuerva, Pepe Álvarez y Unai Sordo con Pedro Sánchez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *