Toshiba planea dividirse en tres empresas para esquivar la presión de los accionistas díscolos

Toshiba planea dividirse en tres empresas para esquivar la presión de los accionistas díscolos

TOKIO, 12 nov (Reuters) – El conglomerado industrial japonés Toshiba Corp esbozó el viernes planes para dividirse en tres empresas independientes mediante la escisión de dos negocios principales: su negocio de energía e infraestructuras y su negocio de dispositivos y almacenamiento.

Tras la escisión de las dos empresas, Toshiba seguirá teniendo su participación del 40,6% en el fabricante de chips de memoria Kioxia, así como otros activos.

El plan, fruto de una revisión estratégica de cinco meses realizada tras un dañino escándalo de gobierno corporativo, tiene como objetivo, en parte, animar a los accionistas activistas a abandonar la empresa, según fuentes conocedoras del asunto.

El anuncio de Toshiba se produce pocos días después de que General Electric Co desvelara sus planes de dividirse en tres partes, lo que también marca el fin de otro conglomerado pionero con más de 100 años de historia.

El viernes, Toshiba publicó un informe encargado por separado en el que se concluía que los ejecutivos, incluido su antiguo director general, se habían comportado de forma poco ética pero no ilegal.

El informe concluía que Toshiba dependía excesivamente del Ministerio de Comercio, y añadía que los problemas también se debían a su “excesiva cautela hacia los fondos de inversión extranjeros” y a “su falta de voluntad para desarrollar una relación sólida con ellos”.

Las acciones de Toshiba han bajado un 1,3% desde el 8 de noviembre, cuando señaló por primera vez que podría estar considerando una escisión. Sus acciones cotizadas en Fráncfort caían un 4% en la apertura del viernes y han bajado un 5,8% desde el 8 de noviembre.

El histórico conglomerado de 146 años ha ido dando tumbos de crisis en crisis desde un escándalo contable en 2015. Dos años más tarde, se aseguró una inyección de efectivo de 5.400 millones de dólares de más de 30 inversores extranjeros que ayudó a evitar la exclusión de la bolsa, pero trajo accionistas activistas como Elliott Management, Third Point y Farallon.

(Reporte de Makiko Yamazaki; edición de Edwina Gibbs; traducción de Flora Gómez)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *