Presidente de Microsoft: La IA puede convertirse en un arma si no está sujeta al control humano

Presidente de Microsoft: La IA puede convertirse en un arma si no está sujeta al control humano

Hemos abogado no solo por que las empresas hagan lo correcto, sino por nuevas leyes que garanticen la existencia de frenos de seguridad”, declaró Brad Smith.

El presidente de Microsoft, Brad Smith, ha advertido que la inteligencia artificial (IA) debe ser controlada por los seres humanos para evitar que se convierta en un arma.

“Creo que toda tecnología inventada tiene el potencial de convertirse tanto en una herramienta como en un arma”, dijo Smith en una entrevista exclusiva con CNBC emitida este lunes.

En este contexto, el empresario recalcó que es sumamente importante que la IA siga estando sujeta al control humano.

“Sea un Gobierno, el Ejército o cualquier tipo de organización que esté pensando en utilizar la IA para automatizar, digamos, infraestructuras críticas, tenemos que asegurarnos de que tenemos humanos en el control, que podemos ralentizar las cosas o apagarlas”, declaró el empresario.

Si bien el uso de esta tecnología no es nuevo, la repentina popularidad del chatbot ChatGPT despertó este año preocupaciones ante su rápido avance y alertó a los líderes tecnológicos en todo el mundo, haciéndoles proponer varias iniciativas para minimizar los riesgos de esta herramienta capaz de producir respuestas similares a las humanas y generar contenido como texto, imágenes, código y más.

“Hemos abogado no solo por que las empresas hagan lo correcto, sino por nuevas leyes y normativas que garanticen la existencia de frenos de seguridad”, declaró Smith.

“Hemos visto la necesidad de ellos en otros lugares […] Usted sube a sus hijos a un autobús escolar sabiendo que hay un freno de emergencia.

Ya lo hemos hecho con otras tecnologías. Ahora tenemos que hacerlo también con la IA”, afirma Smith.

En cuanto a las preocupaciones acerca de los cambios en el mercado laboral, el alto ejecutivo de Microsoft señaló que la IA debería complementar los esfuerzos humanos y no robarles a los empleados sus puestos de trabajo.

“Es una herramienta que puede ayudar a la gente a pensar de forma más inteligente y rápida.

El mayor error que podría cometer la gente es pensar que se trata de una herramienta que permitirá a las personas dejar de pensar”, afirmó Smith.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *