Pitaya, la fruta exótica rosa

Pitaya, la fruta exótica rosa

Conocida también con el nombre de “fruta del dragón”, la pitaya es una planta muy valorada para un uso ornamental. Sin embargo, sus frutos comestibles se han convertido en los últimos tiempos en una opción gastronómica de moda.

Pitaya, la fruta exótica rosa

La pitaya es el fruto del cacto Hylocerus cacteus. Procedente del sur de México y América Central, existen distintas variedades de esta fruta tropical. Entre ellas se encuentra la de piel rosa que puede tener la pulpa del mismo color o blanca con unas pequeñas semillas negras en su interior.

Pese a tener una apariencia exótica, presenta un sabor parecido al de otras muchas frutas. Algunas personas la describen con un gusto entre el del kiwi y la pera. Tanto para los que oyen hablar por primera vez de ella como para los que la tienen entre sus frutas de consumo habitual, en el siguiente artículo conocemos más sobre su composición y características.

Propiedades de la pitaya y beneficios para la salud

La fruta del dragón ha despertado el interés de la ciencia en los últimos años debido a su importante presencia de nutrientes. De esta forma, se han ido conociendo algunos de sus efectos más importantes tanto nivel alimentario como incluso para la industria de la cosmética. Entre sus principales beneficios destacan los siguientes.

Antioxidante

Este es uno de los principales impactos positivos de la pitaya. Como se señala desde hace tiempo, contiene distintos compuestos con esta actividad. Los antioxidantes son moléculas que protegen las células del organismo de la acción de los radicales libres.

Existe evidencia científica suficiente que relaciona estos últimos con algunas enfermedades crónicas como la artritis, el cáncer, la diabetes o las patologías del corazón. Aunque los radicales libres no son los únicos causantes, una dieta rica en antioxidantes puede ser preventiva.

Pitaya en primer plano.

La pitaya es el fruto de un cactus. Característica de América Central, se encuentra en otros mercados mundiales.

Conoce: Las mejores frutas para tu corazón

Oligosacáridos con efecto prebiótico

Una parte del contenido nutricional de las pitayas está formado por carbohidratos. Aparte de glucosa y fructosa, presenta cantidades notables de oligosacáridos. Estos son cadenas de azúcares más o menos largas.

Se ha observado que este tipo de fibra no puede ser degradada por los jugos y enzimas gástricos. De esta manera, llega sin digerir al colon donde sirve de alimento a las bacterias intestinales. Es por esto que se puede afirmar que el consumo de pitaya es capaz de estimular el crecimiento de algunas cepas, como bifidobacterias y Lactobacillus.

La relación que existe entre una microbiota sana y un buen estado de salud tiene mucho terreno por avanzar. A día de hoy se sabe que ejerce una influencia en algunas situaciones, como enfermedades inflamatorias del intestino, síndrome de colon irritable, obesidad, síndrome metabólico e hígado graso no alcohólico.

Fortalece el sistema inmune

La capacidad que tiene el organismo para hacer frente a los agentes patógenos depende de algunos factores dietéticos. De esta forma, las células, incluidas las del aparato de defensa, tienen todos los nutrientes necesarios para funcionar de forma óptima.

Como señalan los expertos, destaca el papel de la vitamina C y el zinc, ambos presentes en la fruta de la pitaya. También de la vitamina A (en este caso betacaroteno, uno de sus precursores).

Este nutriente tiene la capacidad de prevenir infecciones, mientras que el ácido ascórbico ofrece soporte a distintas funciones celulares del sistema inmune innato y adquirido. Además, una buena parte de estas células se encuentran en el tejido linfoide asociado al intestino.

La microbiota intestinal interacciona con estas, por lo que todos los alimentos con un efecto prebiótico la mantienen en buen estado y facilitan este efecto positivo para las defensas.

Aumentar el aporte de hierro

La fruta del dragón es de las pocas frutas frescas que aportan una cantidad considerable de hierro. Como se observará más adelante, en su composición nutricional, los 1,9 mg por 100 gramos de alimento representan alrededor del 10 % de los valores diarios necesarios de dicho mineral. La existencia de vitamina C facilita su absorción.

Hacer presencia de frutas en la dieta

Es significativo destacar el valor que tiene la pitaya como parte del grupo alimentario de las frutas. La mayoría de ellas presenta características nutricionales positivas. Incluirlas en la alimentación diaria tiene, en general, efectos positivos para la salud y el bienestar.

Comer entre 3 y 5 raciones de frutas y verduras al día se relaciona con una menor incidencia de obesidad, de algunos tipos de cáncer y de los factores de riesgo asociados a problemas cardiovasculares, como la presión arterial. También mejora el estado de la microbiota intestinal.

Todas las propiedades que posee la pitaya para la salud las debe a algunos de sus componentes. Su valor nutricional es parecido al de la mayoría de frutas con un gran contenido de agua, fibra y vitaminas. La composición detallada por 100 gramos de fruta es la siguiente:

  • Agua: 87 gramos.
  • Proteína: 1,1 gramos.
  • Grasas: 0,4 gramos.
  • Hidratos de carbono: 11 gramos.
  • Fibra: 3 gramos.

Además, en su composición destacan algunas vitaminas del grupo B, como la B1, B2 y B3. También posee una notable cantidad de vitamina C y de minerales como calcio, hierro, fósforo y zinc. Finalmente, cabe destacar la presencia de fitonutrientes como licopenos (en las variedades de pulpa roja), carotenos y fenoles. 

Lee más: La fruta del dragón y sus beneficios nutricionales

Cómo elegir y comer la pitaya

Pitaya en gastronomía.
La pitaya, en gastronomía, se puede emplear en ensaladas o como jugo.

A la hora de seleccionar las pitayas, tienen que ser de color rojo brillante. De lo contrario, si son verdes, no están en su punto justo de madurez. Es normal que presenten algunas manchas en la piel, pero si hay muchas, es señal de que ya está muy madura. 

Con un cuchillo afilado se corta por la mitad a lo largo. La pulpa se puede separar con una cuchara, igual que cuando se prepara un aguacate. Es importante vigilar que no queda ningún trozo de piel, pues esta no es comestible. Una vez pelada y cortada existen diferentes maneras de degustarla. Podemos hacer lo siguiente:

  • Cortarla en cubos y comerla sola o acompañada de otras frutas.
  • Incorporarla como un ingrediente más de las ensaladas.
  • Beberla en zumos o batidos junto con otras frutas. Se les puede añadir yogur o leche.

La pitaya es una fruta exótica con un gran interés nutricional

La importancia de introducir frutas en la dieta diaria está avalada por sus numerosos beneficios en el organismo. Una de ellas puede ser la pitaya; sin duda alguna, de las más llamativas del mercado.

Es ligera, aporta fibra y un gran numero de vitaminas y minerales. Su presencia es positiva para prevenir enfermedades crónicas, mejorar el estado de la microbiota intestinal y reforzar el sistema inmune.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *