Países Bajos declara confinamiento estricto y cierra actividad no esencial por avance de la variante Ómicron

Países Bajos declara confinamiento estricto y cierra actividad no esencial por avance de la variante Ómicron

El Gobierno neerlandés declaró este sábado, tras una reunión de emergencia por el avance de la variante Ómicron, un confinamiento estricto en Países Bajos, que entrará en vigor este domingo y se mantendrá hasta el 14 de enero, por el que cerrará toda la actividad no esencial, pero también los colegios y universidades.

En una rueda de prensa en La Haya, el primer ministro en funciones, Mark Rutte, lamentó que Países Bajos “tendrá que volver una vez más al confinamiento” y subrayó que esto es “inevitable porque Ómicron se extiende incluso más rápido de lo que se temía”. Se calcula que será la dominante antes de finales de este año.

Rutte explicó que solo permanecerán abiertas las tiendas imprescindibles como supermercados, farmacias, gasolineras y los servicios mínimos, pero todo lo demás, incluidos comercios (se podrán recoger pedidos), restaurantes, cines, teatros o gimnasios, deberán cerrar sus puertas casi un mes.

Asimismo, sólo se permitirán grupos de máximo dos personas en exteriores y un límite de dos invitados por hogar al día. Sin embargo, habrá una excepción de cuatro visitantes por casa durante Nochebuena, Navidad y San Esteban (26 de diciembre) y Nochevieja. En tanto, la educación y la atención extraescolar estarán cerradas hasta al menos el 9 de enero, con algunas excepciones.

Ahora bien, los cierres afectarán a las profesiones de contacto, como las peluquerías y los centros de estética, así como las ubicaciones de deportes de interior, pero podrán abrir las instalaciones deportivas al aire libre en horario limitado.

Aunque el gobierno neerlandés hable de “confinamiento estricto” e inste a no salir de casa, cabe señalar que los ciudadanos podrán seguir saliendo a la calle a pasear o hacer la compra de productos básicos sin controles policiales.

Rutte reconoce haber “cometido errores”

Rutte, que ha enfrentado fuertes críticas por los retrasos en la campaña de vacunación de refuerzo y porque hace cuatro días optó por no reforzar las restricciones que se aplicaban hasta ahora, reconoció haber “cometido errores” durante los dos años de pandemia, pero negó haber “perdido el control” de la situación.

A esta rueda de prensa, se sumó de forma inusual el virólogo Jaap van Dissel, director del centro de control de enfermedades infecciosas, que subrayó que, a pesar de la incertidumbre sobre Ómicron, se sabe que los anticuerpos acumulados hasta ahora no protegen de forma suficiente.

Con lo anterior, instó a vacunarse los que no lo hayan hecho aún, pidió al resto concertar cita para la dosis de refuerzo y recordó que todos los adultos tendrán oportunidad de recibir la inyección a partir del 7 de enero, con el objetivo de finalizar la campaña de refuerzo en la segunda mitad de enero.

“Sabemos que las vacunas de refuerzo refrescan el sistema inmunológico. Esto significa que la protección contra Ómicron aumenta, no solo contra los contagios sino también contra la enfermedad grave”, agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *