Nueva ley podría crear más conflictos en los partidos

SANTO DOMINGO.- El padrón y quién decide el método se prevé que serán temas de contradicciones en el PLD y en el PRM

El impacto de la Ley 33-18 a lo interno de los partidos políticos adelanta un panorama conflictivo en la lucha por las candidaturas para las elecciones del 2020, no solo porque la legislación pone en manos de la cúpula el destino de los proyectos políticos de los dirigentes que aspiran a ocupar cargos de elección popular, sino también desde el punto de vista estratégico por la incertidumbre de que no se sabe si se trabaja para primarias abiertas o cerradas; asambleas de delegados o incluso encuestas.

Aunque hasta ahora los mayores conflictos se prevén que puedan ocurrir en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), el Partido Revolucionario Moderno (PRM) no estaría exento de un pulso interno entre los seguidores de Hipólito Mejía y Luis Abinader.

En el PLD, por el momento, el debate se centra en si sería necesaria una reforma estatutaria para realizar primarias abiertas, en el entendido de que el artículo 43 de los estatutos de la organización establecen que los candidatos a cargos públicos se escogen mediante primarias internas. Para ello el PLD tendría que convocar el Congreso, que es el organismo facultado por esa entidad para tratar los estatutos.

Dirigentes como Alejandrina Germán, Radhamés Jiménez y Miriam Cabral, han dicho que es necesaria una reforma estatutaria.

A pesar de que el sector del presidente Danilo Medina es abanderado de primarias abiertas para la elección de los candidatos, en esa organización no hay nada claro sobre el método de elección y la última palabra la tiene el Comité Central, un organismo superior a los 630 miembros dominado ampliamente por Medina.

Lo cierto es que en el PLD, Leonel Fernández y sus seguidores tienen pocas probabilidades de éxito en una medición de fuerza contra Medina en el marco de los organismos. En los últimos meses, la situación de ese sector se complicó aún más con la sustitución de Félix Bautista, seguidor de Fernández, de la secretaría nacional de organización por Miriam Cabral, fiel de Medina.

Esa instancia del PLD es la que maneja el padrón interno y la organización tiene un mandato del VIII Congreso Norge Botello de revisar su registro de militantes, pero eso se ha quedado sobre la mesa. Fernández, por su lado, está en un proceso de recolección de dos millones de firmas para su candidatura presidencial y de esa meta, sus coordinadores afirman que tienen un millón 250 mil que presentarán en un acto en el Palacio de los Deportes el domingo.

Hipólito la tiene difícil en el PRM

En el PRM al expresidente Mejía le espera una larga batalla contra Luis Abinader por la candidatura presidencial, pues el expresidente está en desventaja en los organismos y en intención de votos. En el sector de Mejía, que prefieren las primarias abiertas, han advertido que el organismo que debe decidir el método y padrón no es la Comisión Ejecutiva, ni la Comisión Política, sino el Comité Nacional, un órgano de mil miembros que sería el equivalente al Comité Central del PLD. Todos esos organismos están ampliamente dominados por Abinader, que además aparece como favorito para candidato en las encuestas dentro y fuera del Partido Moderno.

La Comisión Ejecutiva del PRM ha reiterado en varias ocasiones que su partido hará primarias cerradas. El sector de Mejía también ha dicho que el padrón de miembros “hay que abrirlo de par en par” para inscribir nuevos militantes de cara a la selección del candidato presidencial. El propio expresidente advirtió que hay que “partirme el pescuezo para ganarme la convención”.

El secretario nacional de organización de ese partido, Deligne Ascensión, informó que en los próximos meses el registro de miembros del PRM se abrirá de nuevo para la inscripción de militantes en un proceso que está previsto para culminar en mayo del 2019.

La Junta Central Electoral (JCE) advirtió a los partidos políticos que a más tardar en octubre de este año, poco más de un mes, tendrán que definir la metodología de elección de sus candidatos para garantizar el éxito de las elecciones primarias en aquellas organizaciones que lo decidan.

El organismo electoral también tendrá que elaborar los reglamentos de aplicación de la Ley 33-18 sobre temas como el reconocimiento de nuevos partidos y la propaganda en el periodo de la precampaña electoral.

Contradicción de la ley

El artículo 40 de la ley 33-18 define la precampaña: “La precampaña es un período durante el cual los partidos, agrupaciones y movimientos políticos, realizan las actividades y el proselitismo interno de los precandidatos, con el propósito de definir las candidaturas a cargos de elección popular”.

El artículo 43 de la ley señala que “la precampaña política es un proceso limitado a lo interno de los partidos, agrupaciones y movimientos políticos” y por eso establece una serie de prohibiciones de tipo propagandístico como los spots en medios de comunicación masiva.

Para algunos especialistas sería una contradicción que un partido político decida hacer las elecciones internas con un padrón abierto, es decir, donde tendrían derecho a participar todos los electores registrados en el padrón nacional electoral, si la misma ley limita las actividades de promoción a lo interno de los partidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *