Mookie Betts da grandes dividendos en Dodgers en todos los aspectos

Mookie Betts se barrió de cabeza sobre el plato, se levantó de un brinco y festejó con el puño derecho. Una entrada después, trotó por todas las almohadillas después de depositar la esférica del otro lado de la barda.

La adquisición de Betts está dando grandes resultados para los Dodgers de Los Ángeles en esta postemporada.

Después de evitar carreras con grandes atrapadas en tres juegos de eliminación consecutivos para llevar a los Dodgers hasta la Serie Mundial, Betts puso en despliegue su velocidad, instinto y poder en el primer juego del “Clásico de Otoño”. Una actuación comparable a la de Babe Ruth en las almohadillas lo llevó a anotar — y eso fue antes de su jonrón solitario en la victoria de 8-3 sobre los Rays de Tampa Bay la noche del martes.

“Mookie es especial”, dijo su compañero de equipo Clayton Kershaw, quien lanzó seis dominantes entradas para llevarse la victoria. ‘Hace cosas en el terreno que no muchos pueden hacer, y lo hace de manera constante, lo que lo separa de muchos otros.

Betts abrió el turno de los Dodgers en el quinto inning con una base por bolas y luego se estafó la intermedia. Después de que Corey Seager negoció boleto, consiguieron un doble robo.

“Es otro elemento que tiene Mookie. Estudia mucho y es capaz de crear situaciones”, dijo el manager de los Dodgers, Dave Roberts.

El único otro jugador con una base por bolas y múltiples robos en una entrada de Serie Mundial fue Ruth en 1921.

Cuando Betts abrió el sexto capítulo con un cuadrangular a jardín derecho para colocar la pizarra 7-1, sonó apenas su segundo jonrón de postemporada — el otro fue en la Serie Mundial de 2018 con Boston en un triunfo en el quinto juego sobre los Dodgers.

Eso convirtió a Betts en el primer pelotero con un vuelacercas, dos bases robadas y dos carreras anotadas en un duelo de Serie Mundial.

“Hice un buen trabajo, pero mi responsabilidad es ganar una Serie Mundial”, dijo Betts. “Es todo lo que intento hacer”.

Los Ángeles, que ganó su última Serie Mundial en 1988, adquirió al cuatro veces miembro del Juego de Estrellas y ganador de cuatro Guantes de Oro en un canje con los Medias Rojas en febrero pasado, en el que incluso accedieron a pagarle a Boston 48 millones en tres años como parte del acuerdo. En el movimiento también llegó a los Dodgers el zurdo David Price, quien eligió no jugar la campaña debido a la pandemia del coronavirus.

Ya con un contrato por un año y 27 millones que lo habría vuelto elegible a la agencia libre, Betts, de 29 años, acordó en julio un pacto por 12 campañas y 365 millones de dólares que incluye un bono garantizado contra paros laborales y campañas reducidas, como la actual, por 65 millones de dólares.

“Es muy divertido verlo jugar y tenemos suerte de tenerlo en nuestro equipo”, dijo el toletero de los Dodgers Cody Bellinger. “Todo lo hace bien. Realmente puedes aprender de él”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *