Los ingresos que genera la industria creativa a la economía

Los ingresos que genera la industria creativa a la economía

Los bienes y servicios culturales representan un 1.5% del PIB

Desde hace años y tras el impulso de algunas leyes debido a la importancia que tiene la economía naranja para la generación de ingresos, República Dominicana ha impulsado actividades para que las ideas se transformen en bienes y servicios culturales.

Algunos países como Argentina, Colombia y México, o continentes como Europa, han sabido fomentar el lado naranja de la economía, fomentando el arte, la cultura y los medios sociales como una expresión de lo que son, pero también como una forma de aportar ingresos al Producto Interno Bruto (PIB).

Según un informe de ProMéxico, este país se ubica en la posición número 14 en la importancia que le da a la industria creativa, lo que representa el 3.5% del PIB nacional. Además, el sector audiovisual mexicano genera actualmente 1.3 millones de empleos.

En el caso de Colombia, se ha dado tanta relevancia a la industria cultural y creativa que se creó un clúster para estos temas. De acuerdo con la Cámara de Comercio de Bogotá, los negocios reportados por 256 empresas naranjas a ProColombia en 2019, dejaron como resultado un récord de exportaciones colombianas de Economía Naranja por US$238.9 millones de dólares.

El organismo, en su portal web, relata que las compañías de 14 departamentos del país establecieron vínculos con 639 compradores de 52 países y los principales productos fueron principalmente del sector software y servicios de las tecnologías de la información, con US$163.4 millones, y el de audiovisuales y contenidos digitales, con ventas al exterior por US$75.2 millones.

Argentina, por ejemplo, exportó US$2,427 millones en productos y servicios culturales y creativos en 2016 y en el 2015, el 2.8% del empleo asalariado privado pertenecía a esta industria.

Un artículo publicado en Red 2030 bajo el título “¿Qué es la economía naranja?”, cita al informe “Reconstruyendo Europa: la economía cultural y creativa antes y después de la COVID-19”, de la Agrupación Europea de Sociedades de Autores y Compositores, elaborado por EY, el cual destaca que en 2019, las industrias creativas y culturales representaban el 4.4% del PIB de la Unión Europea.

Esto, en términos de volumen de negocios, representó unos ingresos anuales de 643,000 millones de euros y un valor añadido total de 253,000 millones de euros.

Según estimaciones de la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD), las exportaciones de los bienes y servicios creativos crecieron un 134% de 2002 a 2013. Si las mismas fueran parte de la clasificación que hace el Centro Internacional de Comercio (ITC por su sigla en inglés), constituirían la quinta mercancía más transada del planeta, de acuerdo con una publicación de la firma económica dominicana Analytica.

Esta empresa de empresa de servicios de inteligencia económica y estrategias de negocios plantea que en 2015 este segmento generó ingresos de US$124,000 millones y creó 1.9 millones de empleo en la región de América Latina y el Caribe.

Los consultores de Analytica consideran que a medida que se implementen políticas públicas y medidas a favor del desarrollo de las industrias creativas y culturales, habrá más líderes creativos, que no se limitarán tan solo a la generación de plazas de empleo y riqueza, sino que construirán sociedades menos vulnerables a factores adversos no predecibles.

República Dominicana

El boletín “Industrias culturales y creativas” del Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes (MICM), revela que durante 2010, el gasto en bienes y servicios culturales realizado en República Dominicana alcanzó el monto de RD$30,655.4 millones, lo que representa un 1.5% del PIB de ese año. Para el año 2014, el monto asciende a RD$41,265.6, manteniendo su participación en el PIB, lo cual evidencia que durante el período 2010-2014, la cultura creció a un ritmo similar al PIB.

El informe del MICM cita los resultados arrojados por la Cuenta Satélite de Cultura (CSC), un sistema de información económica relacionada con los productos, las actividades y las prácticas que pertenecen al ámbito de medición económica del campo cultural, gracias al esfuerzo del Ministerio de Cultura y el Banco Central.

Esta herramienta señala que según la procedencia del gasto, se observa que para el 2010 el gasto privado cultural fue de RD$26,637.8 millones, mientras que el gasto público cultural fue de RD$4,017.5 millones, representando el 86.9% y 13.1% del gasto total, respectivamente.

En tanto, para el 2014, el gasto privado en cultura ascendió a RD$36,434.9 millones, mientras que el gasto público fue RD$4,830.8 millones, representando una participación en el gasto total de 88.3% y 11.7%, respectivamente. El gasto cultural total experimentó un crecimiento de 34.6% entre 2010 y 2014.

En tanto, la “Encuesta Nacional de Consumo Cultural de República Dominicana 2014” (ENCC-RD 2014) del Banco Central revela que el gasto cultural por parte de los hogares dominicanos para el año 2014 fue de RD$11,469.2 millones. El 48.7% de este gasto consistió en compras de productos culturales, el 36.7% fue por concepto de uso de internet, y el 14.6% restante fue de asistencia a lugares y eventos culturales.

Otro de los resultados de la encuesta que se realizó a 12,134 personas fue que del 48.7% de las compras de productos culturales, hay un 43.5% que corresponde a compras en establecimientos formales, y un 5.2% a compras en establecimientos informales.

Consumo cultural

Establecimientos formales vs. Informales

La encuesta del Banco Central evidencia que el principal producto cultural consumido por los dominicanos en establecimientos formales son los libros (64%), seguido por revistas y periódicos (19%), otros productos7 (9%), música (4%), y vídeos y videojuegos (4%).

En cuanto al monto gastado en establecimientos formales, los libros son el producto principal (81%), seguido por otros productos (10%), revistas y periódicos (5%), vídeos y videojuegos (3%) y música (1%).

Respecto a la compra de productos culturales en establecimientos informales, la mayor cantidad de compras son revistas y periódicos (37%), libros (30%) y música (20%). Por otro lado, “libro” es el producto en el que el gasto es mayor (67%), seguido de las revistas y periódicos (14%) y otros productos (12%).

Con respecto a la participación en espectáculos culturales, “unas 63,453 personas de 15 años y más, residentes en las zonas urbanas del país, dijeron haber participado en la organización o desarrollo de algún evento cultural, generando ingresos por RD$1,035.7 millones”, añade la encuesta que ha sido impulso para varios estudios locales y publicaciones sobre la economía naranja y su importancia.

En el documento “Panorama actual de las industrias creativas y culturales en la República Dominicana”, el delegado permanente de la República Dominicana ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), José Antonio Rodríguez, argumenta que el sector de las industrias creativas y culturales en el país muestra un desarrollo creciente, con una participación importante de dicho sector en la economía nacional.

Sin embargo, cita que a pesar de los avances en el fortalecimiento de las industrias creativas y culturales, cabe reconocer la existencia de desafíos por superar, tanto en la promoción de la creatividad y de la producción cultural, como en el consumo de ciertos bienes culturales.

Rodríguez manifiesta que el amplio capital cultural dominicano debe aprovechar y explotar los múltiples nichos de mercado, aún vírgenes o inadecuadamente aprovechados, ya que estos representan una diversidad de oportunidades para promover a la cultura y a la creatividad como vectores esenciales de los procesos de innovación, factores imprescindibles en la consecución de un desarrollo sostenible e inclusivo.

La semana de la economía naranja

Desing Week es un evento que se celebró en el 2019 en República Dominicana, donde toda una semana se dedicó al diseño para promover talentos y proyectos orientados a la arquitectura, el diseño de interiores, la decoración, entre otros.

Esta semana dedicada a la industria cultural es un concepto que se origina en importantes ciudades europeas como Londres, Barcelona, Madrid, Paris, Milán y Suecia. En Latinoamérica, países como México y Colombia han tenido interesantes resultados al implementarla.

Este tipo de evento sirve como plataforma para exponer productos creativos con calidad exportable y abre nuevas oportunidades de inserción en mercados internacionales.

Este 2021, la actividad se realizará del 10 al 17 de octubre bajo el lema “El diseño: herramienta vital para impulsar el cambio y el desarrollo económico de República Dominicana”, en donde se hablará sobre áreas como la arquitectura, la artesanía, el cine, el diseño industrial, el diseño de interiores y la gastronomía.

Ingresos por rodajes internacionales

Este año, el país ha servido como escenario como producciones internacionales filmadas desde aquí. Lantica Media, una em­presa de medios que pro­porciona servicios de produc­ción y de estudios de clase mundial para las industrias de medios, televisión y cine, ha tenido cinco grandes pro­ducciones extranjeras en Re­pública Dominicana.

Estos rodajes han presenta­do un gasto local de US$116 millones, según hizo saber a Listín Diario la empresa que cuenta actualmente con unidades operativas como Pi­newood Dominican Republic Studios.

El gasto en transporte local ha superado los cuatro millo­nes de dólares en un perío­do de seis meses, y durante la pandemia, estas produccio­nes cinematográficas repre­sentaron un aporte a los hote­les de 73,000 noches de hotel (indicador usado en turismo para determinar la cantidad de habitaciones utilizadas por noches ocupadas).

Adicionalmente, en estos filmes internacionales se generaron alrededor de 944 empleos directos especializados en la industria del cine, los cuales van desde productores y di­rectores de arte hasta pinto­res, constructores y electricis­tas.

República Dominicana cuenta con estímulos para impulsar la industria cinematográfica en las regiones de Centroamérica y el Caribe. Estos son un 25% a través de un Crédito Fiscal Transferible y la exención del 18% del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en bienes y servicios aplicables.

En la estimación del Gasto Tributario de 2021 del Ministerio de Hacienda, el sector cinematográfico tendría una exoneración de RD$3.1 millones en ITBIS, en Impuestos Sobre la Renta de RD$827.5 millones y en Patrimonio de RD$4.1 millones, para un total de RD$834.7 millones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *