‘El limpiador’: Segunda cadena perpetua para el asesino en serie más sanguinario de Rusia

‘El limpiador’: Segunda cadena perpetua para el asesino en serie más sanguinario de Rusia

El Tribunal Regional de Irkutsk (Rusia) ha condenado este lunes a una segunda cadena perpetua al expolicía Mijaíl Popkov, al declararlo culpable de haber cometido 56 asesinatos.  

Conocido como ‘el asesino en serie de Angarsk’ o ‘el limpiador’, Popkov comenzó a violar y matar mujeres en esa ciudad siberiana en 1992 y no fue detenido hasta el año 2012, convirtiéndose en el peor asesino en serie en la historia de Rusia. 

En 2015, ya recibió una cadena perpetua por el asesinato de 22 mujeres. Tras aquel veredicto, Popkov confesó 60 crímenes más: 59 asesinatos y un intento de asesinato. La corte pudo probar su culpabilidad por la muerte de 56 personas (entre ellas un hombre), mientras que tres casos fueron excluidos debido a la insuficiencia de pruebas, y el intento de asesinato no fue considerado ya que el crimen ha prescrito.

Se informa de que el delincuente tiene la intención de recurrir el veredicto, pues no está de acuerdo con la decisión de la corte de privarlo del rango de teniente menor, que lo dejaría sin pensión.

Según los resultados del examen psicológico y psiquiátrico, el motivo de Popkov para cometer los delitos fue la llamada ‘homicidiomanía’: una inclinación patológica a cometer asesinatos. Al mismo tiempo, fue declarado cuerdo.

“Limpiar” la ciudad de “depravadas”
Cuando Popov veía a mujeres en estado de embriaguez haciendo autostop, paraba su coche y se ofrecía a llevarlas hasta casa. Por el camino les proponía “seguir la fiesta en otro sitio”. Si las chicas se negaban, las dejaba en sus casas, pero si aceptaban, las violaba y acababa con sus vidas con crueldad, usando un cuchillo, un hacha o un destornillador, lo que tuviera a mano. Según sus propias declaraciones, se dedicaba a “limpiar” la ciudad de esas “depravadas”.

La búsqueda del ‘loco de Angarsk’ duró casi dos décadas, en gran parte, debido a la negligencia de los investigadores. En 1998, más de veinte episodios similares se combinaron en un solo caso y se formó un grupo de investigación especial. Tras ser cerrado en 2001, el caso se reanudó en 2002 y la investigación tomó otros 10 años.

Finalmente, dos pistas llevaron a los investigadores hasta el asesino: las marcas de neumáticos de su coche en los lugares de los crímenes y el análisis de las muestras de ADN de 3.500 sospechosos, que proporcionó la prueba definitiva. Popkov fue detenido en junio de 2012 en un tren camino a la ciudad rusa de Vladivostok.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *