LE CAEN LOS PALITOS  AL TOCA NIÑOS : A  Fiscales de Nueva Jersey advierten autoridades de RD sobre ex sacerdote dominicano condenado por crimen sexual

LE CAEN LOS PALITOS  AL TOCA NIÑOS : A  Fiscales de Nueva Jersey advierten autoridades de RD sobre ex sacerdote dominicano condenado por crimen sexual

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ Los fiscales de Nueva Jersey advirtieron el sábado a las autoridades de la República Dominicana y a los padres de niños que estudian en colegios y escuelas, sobre la presencia y el trabajo que como maestro, ejerce el ex sacerdote dominicano Hadmels de Frías, de 47 años de edad condenado en ese estado por conducta sexual criminal contra a dos hermanos, ambos de 14, cuando el ex cura, ejercía su ministerio en la iglesia Santa María de la Asunción (Saint Mary of the Assumption Church) en la ciudad de Elizabeth, Nueva Jersey, y fue acusado de conducta sexual criminal después de denuncias de que acarició a los hermanos, de 14 años, en 2001 y 2002, mientras los muchachos trabajaban en la rectoría de la parroquia.

La directora del colegio del Caribe, Deyaneira Saviñón dijo el viernes que de Frías, fue cancelado como maestro de inglés, al tiempo que lo calificó como de buena familia, y que la información sorprendió a todos en la región Este del país.

“Es muy preocupante escuchar que un acusado procesado, convicto y sentenciado aquí por contacto sexual criminal con niños ha resurgido en el extranjero, aparentemente con capacidad de supervisar niños”, respondió la oficina del fiscal del condado Union en Nueva Jersey, luego que la cadena NBC News, divulgara una entrevista con de Frías, en la que el ex cura, asegura que lleva años, sin tocar a otros niños, pero que no garantiza que en un futuro no lo volvería a hacer.

“Instaríamos a cualquier persona en cualquier jurisdicción a estar atenta e informar inmediatamente las denuncias de tal conducta a las autoridades locales”, dijeron los fiscales.

Por su parte, la arquidiócesis católica de Nueva Jersey con sede en Newark, dijo que desde que de Frías, fue condenado lo expulsó de la iglesia católica y se le prohibió volver a ejercer el sacerdocio de por vida.

La fiscalía añadió en un comunicado enviado a medios locales, que la sentencia, también le prohíbe estar cerca de niños, insistiendo en que las autoridades de la República Dominicana y los tutores de los estudiantes en el colegio de Punta Cana, deben mantenerse alertas y denunciar cualquier asomo de manoseo o caricia a otros niños en esa entidad y cualquier otro lugar, donde de Frías, pudiera volver a cometer agresiones sexuales de cualquier índole.

En la entrevista con NBC News, de Frías, dijo que él cometió el hecho en Estados Unidos y no en la República Dominicana, por lo que debería tener problemas en el país caribeño.

Fue registrado como un ofensor sexual de segundo nivel, que lo expone como una amenaza latente, sufriendo de una enfermedad que la iglesia católica describe como “Efebofilia”, que es una atracción sexual sin control hacia los niños.

El ex sacerdote le dijo a la cadena que su crimen “no tan grave”, tomando en cuenta que solo manoseó a los menores.

Él asegura que ya no es una amenaza para los niños, “quienes vienen y me abrazan y yo los aparto de mí, pero quizá lo vuelva a hacer en un futuro”.

El manoseo a los menores ocurrieron en 2001 y 2002.

Se declaró culpable en agosto de 2004 y fue sentenciado a tres años de libertad condicional. Como parte de su acuerdo de sentencia, se le prohibió indefinidamente cualquier contacto futuro con niños menores

NBC News dijo que se comunicó con funcionarios del Ministerio de Educación de la República Dominicana y el colegio donde trabaja de Frías para saber si conocen el récord judicial del ex cura, pero nadie ha respondido hasta ahora.

Sugirió que está arrepentido de haber manoseado a los menores en Nueva Jersey, diciendo que lo lamenta.

“Cuando presenté mis antecedentes penales aquí, estaban limpios, por lo que ni siquiera tienen que estar al tanto de lo que sucedió en Estados Unidos”, dijo de Frías.

Señaló que hay un maestro asistente que lo ayuda con las clases, por lo que los niños nunca están solos y el aula no tiene puertas de salida.

“Nunca quise que sucediera”, añadió en referencia al caso de Nueva Jersey.

“Es algo que siempre está presente y siempre estará presente en mi vida”, dijo.

Su nombre figura en una lista de 220 sacerdotes implicados en abusos sexuales a niños en Nueva Jersey, liberada en febrero por la arquidiócesis de Newark.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *