“Las elecciones son un reto para las mujeres y los partidos”

“Las elecciones son un reto para las mujeres y los partidos”

Advierte que si la cuota no se asigna por demarcación habrán menos mujeres electas en el 2020

SANTO DOMINGO, RD.- La presidente de la comisión de género de la Cámara de Diputados, Magda Rodríguez, considera que la sociedad tiene temas pendientes que se traducen en deudas sociales con las mujeres como la despenalización del aborto en las causales, la erradicación de la violencia de género y la disminución de la tasa de mortalidad materna.La diputada peledeísta representante de Santiago, tiene 11 años al frente de esta comisión por lo que es un referente en materia de equidad de género. Magda advierte que de no aplicarse la cuota de género por demarcación como establece la Ley de Partidos, habrá un retroceso en la representación femenina.

¿De acuerdo al espíritu de la comisión cuáles proyectos llegan?

La comisión de género trata de evaluar todos los temas que tienen que ver con equidad de género y que los proyectos de leyes impacten equitativamente a mujeres y hombres. Trabaja haciendo visible los temas de desigualdad e inequidad que tenemos las mujeres históricamente.  Nuestro reto es lograr que en la Cámara de Diputados las leyes que se conozcan no tengan desigualdad por asunto de género.

¿Cuáles proyectos están ahora de estudio en la comisión?

Actualmente está la ley de erradicación de violencia hacia las mujeres, el proyecto de salud sexual y reproductiva. La comisión de género introdujo una modificación a la Ley Electoral para pedir que el porcentaje de la participación de mujeres y hombres sea por circunscripción o demarcación. Que en la ley electoral diga que sea de manera nacional desvirtúa el espíritu de la representación por demarcación que es como debe ser.

¿El proyecto de erradicación de la violencia es el mismo que ha sometido el senador Félix Bautista?

El proyecto del senador Bautista nosotros lo conocíamos pero perimió. Y aunque tengo entendido que se reintrodujo en el senado a la comisión de género no le ha llegado. El que estamos conociendo ahora es un proyecto de ley que un grupo presentamos que tiene mayor integralidad porque pasa más allá de evaluar la parte punitiva de la ley 24-97 a evaluar los diferentes aspectos que tienen que ver con la educación y define que siendo la violencia un problema multisectorial y multifactorial  tiene que ser abordado de diferentes instancias. Define que le toca a cada quien, define al Ministerio de la Mujer como organismo rector.

¿Este deja la rectoría de las políticas al Ministerio de la Mujer?

Sí, sin quitarle el rol de persecutor a la Procuraduría. Yo creo que se necesita hacer un pacto de Estado en contra de la violencia, que vaya más allá de los partidos, la sociedad civil, las instancias privadas, porque la violencia es un flagelo que nos desborda, la violencia no es un fenómeno particular de un país, en países desarrollados también hay violencia de genero porque está ligado a las sociedades patriarcales que ven a las mujeres como objetos. En una sociedad que las mujeres estamos en un franco proceso de emancipación entendiendo los derechos que nos corresponden como ciudadanos, evidentemente que esos cambios no son percibidos al mismo ritmo con la sociedad y entonces responden de manera no sana a un proceso. Entendiendo que es un mal de la sociedad, entendiendo que hay que desconstruir una sociedad machista, es un proceso.

¿Cuáles son esas deudas pendientes que tiene el Estado en materia de género?

Hay deudas que tiene la sociedad con las mujeres, digo esto porque a veces el Poder Ejecutivo ha tomado medidas que no han sido reciprocadas en los otros poderes, ejemplo el Código Penal con la despenalización del aborto en las causales es un tema que ha sido observado tres  veces por dos presidentes diferentes y en el Congreso no hemos sido capaces de dar una legislación que incluya derechos porque independientemente que es un tema polémico que genera susceptibilidades que hay que respetar, pero el Estado tiene que ser laico y tiene que garantizarle derechos a los que creen y a los que no creen.  Con el tema de la violencia, hay que seguir invirtiendo recursos económicos para que los índices disminuyan. Igual hay que seguir invirtiendo para que bajen las cifras de mortalidad y morbilidad materna.

Estos temas que usted señala están ligados a la pobreza…

Siempre se ha dicho que la pobreza tiene rostro de mujer, pero debemos reconocer que en los gobiernos del presidente Medina se han desarrollado muchos programas que buscan sacar las mujeres de esos ambientes de vulnerabilidad y marginalidad. Evidentemente las poblaciones más vulnerables son esas que están en ese quintil más bajo.

¿A qué se debió que las mujeres no votaran por las modificaciones que planteó la comisión a la Ley Electoral?

Hay muchos elementos, yo quiero ver el vaso medio lleno. Las mujeres en ese tema siguieron líneas partidarias entendiendo la importancia que era para los partidos tener la ley. Los partidos, todos, instaron a sus miembros a que votaran por la ley en el entendido de que no se debía ir a este certamen electoral sin un nuevo marco. Pero se podía tener eso sin lesionar derechos adquiridos de la antigua norma que ya consignaba que esa participación era por demarcación, eso influyó aunque ellas eran conscientes de que estaban votando un poco en contra de derechos. Esperemos que sea resarcido. Más de 35 mujeres sometimos la modificación a la ley donde pedimos que eso se modifique y el presidente de la JCE dijo que con el reglamento ese asunto se iba a resarcir.

¿Cuál es el riesgo para las mujeres de que esto no sea así?

Si no se cumple a manera de circunscripción habrá retroceso sobre todo porque el voto preferencial también es para los regidores. Las mujeres estamos en desventaja en términos de financiación, en término de movilización y las cargas que tenemos normalmente. Es un reto las próximas elecciones, los partidos tienen que esforzarse y hay que hacer campañas de sensibilización para que las mujeres voten por mujeres, tomando en cuenta que votamos más y militamos más.

¿Por qué a las mujeres las financian menos?

Porque las mujeres no tenemos acceso a los puestos de poder donde se toman las decisiones y precisamente los que financian quieren irse a lo seguro, y las mujeres somos más transparentes y muchas veces hay menos garantía de retorno de esa inversión.

Un tema que ustedes han estado trabajando es la emancipación a través del matrimonio en el Código Civil, ¿cómo van esos aprestos?

Desde que una muchacha se mete  con una pareja, sale embarazada, abandona los estudios y eso es repetir el círculo de vulnerabilidad, marginalidad, pobreza. En el 2017 logramos que se eliminara del Código, pero perimió y otra vez estamos con ese tema que se está discutiendo en la comisión de Justicia, desde la comisión de género seguimos luchando para prohibirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *