La rabia y el gol de Melamed

La rabia y el gol de Melamed

La jugada es la característica de Nico Melamed. Acostado en la izquierda del ataque, recibe por dentro, bien perfilado, traza una diagonal hacia la portería en busca de un espacio para golpear a puerta. Y siempre lo encuentra el menudo canterano, cuyo tren inferior le ayuda a sortear contrarios y hallar rendijas. Esta vez, su lanzamiento fue certero. Violento, a la escuadra del palo corto navarro. 1-1. Rabia en la celebración. “No acababa de encontrar ese gol”, declaró Melamed después del partido, en el césped del RCDE Stadium.

No le falta razón al de Castelldefels en la que está siendo su primera temporada en la máxima categoría después de la irrupción volcánica del curso anterior en Segunda. Melamed empezó como el jugador número 12 del equipo de Vicente Moreno. Un recurso en ataque que llegó a jugar hasta cinco partidos de titular en la primera vuelta, pero que en esta segunda, coincidiendo con la caída del equipo, apenas había participado 190 minutos. Hasta el domingo ante Osasuna, cuando en los 27 minutos que disfrutó marcó un gol, creó peligro constantemente y su electricidad encendió al Espanyol.

“Veníamos de unas semanas complicadas porque no encontrábamos buenos resultados, creo que recuperamos las sensaciones pero nos faltó un gol para materializar y ganar”, explicó el canterano. “Sabíamos que Osasuna apretaba arriba, es exigente e iba provocar estar finos con balón. En la segunda parte mejoramos”, subrayó. El empate deja a los blanquiazules con 40 puntos y evita un mayor calentamiento en el ambiente que rodea la entidad, después de este insulso tramo final de curso.

Melamed.
© Gorka Leiza
Melamed.
El más rentable y el paso adelante esperado
Melamed, dorsal 21, es ahora mismo el extremo que promedia mejor efectividad en los remates certeros por tiempo jugado. Javi Puado es quien más partidos ha disputado, en total acumula un gol cada 505 minutos, Adrián Embarba no ha podido aún estrenarse en el campeonato como artillero y Aleix Vidal, que ha alternado el extremo con al lateral, suma dos tantos como Melamed pero con una media de 885 minutos. El de Castelldefels, en cambio, suma un tanto cada 455 minutos de juego, la mayoría de ellos entrando en el segundo tiempo.

Después de esta primera campaña en la máxima categoría, y a la espera de las decisiones que se tomen en la dirección deportiva y en el cuerpo técnico, el futbolista está llamado a ganar protagonismo la próxima campaña. Con la renovación de Óscar Melendo cada vez más complicada, su presencia se antoja prioritaria para mantener las raíces canteranas de un Espanyol que afrontará una (otra) renovación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *