La Policía de la Moral insiste en que el fallecimiento de Mahsa Amini ha sido un incidente desafortunado

La Policía de la Moral insiste en que el fallecimiento de Mahsa Amini ha sido un incidente desafortunado

Al menos cinco personas han muerto y 75 más han resultado heridas por disparos con munición real de las fuerzas de seguridad iranís durante los disturbios y protestas desatados por la muerte de una mujer kurda, Mahsa Amini, fallecida poco después de ser detenida en Teherán por no llevar bien puesto el velo islámico o hiyab.

Los incidentes se han concentrado en la región del Kurdistán iraní, en el oeste del país, según ha informado la organización de Derechos Humanos Hengaw. Dos de los fallecidos corresponden a la ciudad de Saghez, de donde era originaria Amini. En esa localidad se han contabilizado al menos 17 heridos más. En Divandarré habría otros dos fallecidos y 15 heridos. En esta localidad se han producido graves incidentes. Entre los heridos hay una niña de 10 años que estaría hospitalizada con pronóstico crítico tras recibir un disparo en la cabeza en la localidad de Bukan, según informa Hengaw y recoge la televisión kurdo-iraquí Rudaw.

En Saghez, donde fue enterrada Amini el sábado, “la atmósfera es la de una ley marcial no declarada”, ha explicado Bajtian Joshnam, director de la agencia de noticias Mokrian, con sede en Saghez, en declaraciones a Radio Farda. “Hay fuerzas de seguridad por todas partes. Hay policías. Las tiendas están completamente cerradas e incluso los organismos oficiales están cerrados desde mediodía”, ha apuntado.

Los partidos kurdos iranís convocaron para el lunes una huelga general en Rojhelat, el Kurdistán oriental o iraní, en protesta por la muerte de Amini.

También hay noticias de protestas en la capital iraní, Teherán, donde según los vídeos difundidos se han coreado consignas como “¡Muerte al dictador!” o “¡Mujer, vida y libertad!”. Ha habido concentraciones en la Universidad de Teherán, en la Universidad de Beheshti y en la Universidad de Alamé, según ha informado la emisora Radio Farda, filial en persa de la emisora estadounidense Radio Liberty.

Human Rights Watch ha criticado el uso de “fuerza letal” contra los manifestantes. “Reprimir con gas lacrimógeno y fuerza letal a los manifestantes que exigen esclarecer la muerte de una mujer bajo custodia policial refuerza la naturaleza sistémica de los abusos de las autoridades contra los Derechos Humanos”, ha apuntado la investigadora para Irán de HRW, Tara Sepehri Far.

“No hubo negligencia” policial
La policía de Teherán ha salido este lunes al paso de la polémica y ha asegurado que la muerte de Amini ha sido un “incidente desafortunado que deseamos que no se repita”, en palabras del comandante de la policía en Gran Teherán, Sardar Hosein Rahimi, según recoge la agencia de noticias iraní FARS. Así, ha destacado que la Policía de la Moral “lleva a cabo un trabajo positivo” y ha lamentado que “se hayan vertido acusaciones deshonestas contra la Policía” tras la muerte de Amini, que ha desencadenado protestas contra las autoridades en varios puntos del país.

Rahimi ha recalcado que la mujer fue detenida por su vestimenta, si bien ha matizado que “no hubo disputas o resistencia durante su traslado”. “Según otras personas, hizo bromas dentro de la furgoneta” policial, ha apuntado en rueda de prensa. En este sentido, ha hecho hincapié en que “no hubo negligencia por parte de la Policía, ni siquiera un pequeño desliz”. “Las declaraciones publicadas en el ciberespacio sobre la causa de la muerte son mentiras”, ha dicho, antes de pedir a la población “no prestar atención a los rumores”.

Sin embargo, el padre de Amini, Amyad Amini, ha asegurado en declaraciones a la televisión kurdo-iraquí Rudaw que los vídeos en los que aparece supuestamente su hija desmayada son “mentiras” y “censura”, ya que Amini fue golpeada por los agentes. “No estaba enferma, como dice la televisión iraní”, ha afirmado Amyad Amini, quien asegura que las autoridades se han negado a entregarle la autopsia de su hija. “Fue golpeada dentro del vehículo policial y en la comisaría, pero no quieren publicar la grabación de las cámaras de seguridad”, ha añadido. “No está claro cómo la golpearon. Las mujeres que estaban en la ambulancia dicen que tenía un golpe en la cabeza”, ha explicado. Además la familia ha pedido que un perito examine el cuerpo de la chica, sin que les dieran respuesta alguna, ha explicado.

El presidente iraní, Ebrahim Raisi, habló el domingo por teléfono con la familia y les trasladó sus condolencias y les prometió una investigación minuciosa para esclarecer lo ocurrido. “Le dije al presidente Ebrahim Raisi que la grabación mostrada en la televisión nacional no eran más que mentiras, que estaba censurado”, ha apuntado Amyad Amini.

Detenida en Teherán
Amini fue detenida en Teherán cuando estaba con su hermano por llevar de forma “inadecuada” el hiyab. La intervención se atribuye a agentes de la Patrulla de Orientación o Policía de la Moral, encargada de velar por el respeto a las normas de vestimenta, lo que se traduce habitualmente en la detención de mujeres, aunque también han sido arrestados algunos hombres. La Policía de la Moral ha mostrado imágenes de cámaras de seguridad del momento en el que la mujer entró en la comisaría, según IRNA. Además, ha asegurado que según una primera investigación “no hubo contacto físico con ella ni en el coche ni en el lugar”.

Noticias relacionadas
Este es el arsenal nuclear de Rusia
Los 27 acuerdan incrementar las sanciones a Rusia tras las amenazas de Putin
La familia fue informada de que la mujer fue trasladada a una sede de la Policía de la Moral para “una clase de educación y orientación”. Tras dos horas de espera frente a la comisaría de la Policía de la Moral, su hermano descubrió que la mujer había sido trasladada en ambulancia a un hospital. En ese tiempo él y otros testigos pudieron escuchar gritos y varias mujeres que salieron del lugar dijeron que “han matado a alguien”. “Mahsa Aminis jamás tendría que haber sido detenida. Los abusos de la Policía de la Moral deben ser abolidos y las leyes sobre el uso obligatorio del hiyab y otras contrarias a los derechos de las mujeres deben ser derogadas de inmediato”, ha remachado Tara Sepehri Far, de HRW.

La Unión Europea, por su parte, ha calificado de “inaceptable” la muerte de Amini. “Lo que le sucedió es inaceptable y los autores de este asesinato deben rendir cuentas”, ha señalado en un comunicado el portavoz de Exteriores de la UE, Peter Stano. “Es imperativo” que las autoridades iraníes “respeten los derechos fundamentales de sus ciudadanos”, ha añadido Stano. También se debe vigilar que “aquellos que se encuentran bajo cualquier forma de detención no sean objeto de ningún tipo de maltrato”, ha apuntado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *