La misión Dragonfly revela sus grandes objetivos de exploración de Titán, uno de los lugares más parecidos a la Tierra en el Sistema Solar

La misión Dragonfly revela sus grandes objetivos de exploración de Titán, uno de los lugares más parecidos a la Tierra en el Sistema Solar

Esta será la primera misión que explore de cerca la superficie de este asombroso mundo, que está cubierta de compuestos orgánicos.

El equipo científico de la primera misión de la NASA para estudiar de cerca Titán, la luna más intrigante de Saturno, ha revelado sus principales objetivos en un artículo en The Planetary Science Journal. La misión, denominada Dragonfly (‘Libélula’), será la primera que explore de cerca esa luna e identifique la composición detallada de su superficie rica en materia orgánica.

Según la NASA, la superficie de Titán es uno de los lugares más parecidos a la Tierra de todo el Sistema Solar, aunque sus temperaturas son mucho más frías y tiene una química diferente.

En el marco de la nueva misión se prevé enviar a la superficie de Titán un módulo de aterrizaje reubicable en forma de helicóptero, cuyo lanzamiento está programado para mediados de la década de 2030. 

Ilustración de Dragonfly en la superficie de Titán.NASA / Johns Hopkins / APL

“Titán representa la utopía de un explorador. Las preguntas científicas que tenemos para Titán son muy amplias porque aún no sabemos mucho sobre lo que realmente ocurre en su superficie. Por cada pregunta que respondimos durante la exploración de Titán desde la órbita de Saturno por parte de la misión Cassini, surgieron 10 nuevas”, dijo Alex Hayes, director del Centro de Astrofísica y Ciencia Planetaria de la Universidad de Cornell, en EE.UU.

La misión se centrará en la búsqueda de biofirmas químicas, la investigación del ciclo del metano y el análisis de la química prebiótica que ocurre tanto en la superficie como en la atmósfera de Titán. 

Misiones anteriores

Gracias a los datos de radar y señales infrarrojas recabados por la misión Cassini de la NASA, que concluyó en septiembre de 2017, se logró identificar decenas de unidades geológicas en la superficie del satélite, como llanuras, lagos, cráteres, dunas, áreas de terreno ondulado y unos enigmáticos ‘laberintos’. No obstante, la espesa atmósfera de Titán impidió observar con detalle su superficie. 

Al mismo tiempo, la sonda Huygens aterrizó en Titán en 2005 cerca de la región de Xanadu tras separarse del orbitador Cassini y también aportó datos importantes sobre la luna. Ahora la baja gravedad de Titán y su atmósfera cuatro veces más densa que la de la Tierra facilitarán a un vehículo aéreo la exploración de ese satélite natural.

“Lo más emocionante para mí es que hemos hecho predicciones sobre lo que ocurre a escala local en la superficie y sobre cómo funciona Titán como sistema, y las imágenes y mediciones de Dragonfly nos dirán hasta qué punto son correctas o incorrectas”, dijo Hayes.

Se prevé que durante su misión Dragonfly pase un día completo en Titán (equivalente a 16 días terrestres) en una sola ubicación realizando experimentos y observaciones científicas, para luego volar hacia otro emplazamiento. El equipo científico tendrá que tomar decisiones sobre lo que la nave espacial hará a continuación basándose en las lecciones aprendidas en la ubicación anterior.

Ilustración del concepto de la misión Dragonfly de descenso, aterrizaje, operaciones de superficie y vuelo en Titán.NASA / Johns Hopkins / APL

Mundo único

Los científicos aseguran que la mayor luna de Saturno es un mundo asombroso que puede dar claves para ayudarnos a comprender el origen de la vida en nuestro planeta. Titán está cubierto de compuestos orgánicos protegidos por una atmósfera espesa de nitrógeno.

En la superficie de la luna hay grandes mares de gas natural líquido, mientras que por debajo de su corteza se extiende un mundo oceánico. Además, tiene un sistema meteorológico como el de la Tierra, aunque llueve metano en lugar de agua.

Se sugiere que los compuestos orgánicos de la superficie y la atmósfera de Titán pueden ser algunos de los componentes básicos del Sistema Solar que podrían ayudarnos a comprender el origen de la vida en nuestro propio planeta.

Ilustración de Dragonfly en la superficie de Titán.NASA / Johns Hopkins / APL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *