Kamala Harris ataca a China por segunda vez en dos días, instando a presionar ante los reclamos marítimos de Pekín en el Indo-Pacífico

Kamala Harris ataca a China por segunda vez en dos días, instando a presionar ante los reclamos marítimos de Pekín en el Indo-Pacífico

La Casa Blanca también propuso a Vietnam aumentar la colaboración en el ámbito de la Guardia Costera para reforzar la presencia de Hanói en el mar de la China Meridional.

Este miércoles, la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, se reunió con los principales líderes de Vietnam durante su viaje de siete días al Sudeste Asiático. Los políticos discutieron varios temas, incluida la capacidad de Vietnam para contribuir a la seguridad marítima en el mar de la China Meridional, desafiando al mismo tiempo la creciente seguridad e influencia económica de China en la región.

Durante una reunión con el presidente vietnamita, Nguyen Xuan Phuc, la vicepresidenta estadounidense señaló que la presión sobre Pekín por sus reclamos marítimos debería incrementarse. “Necesitamos encontrar formas de presionar, aumentar la presión sobre Pekín para que cumpla con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, y para desafiar su intimidación y sus reclamos marítimos excesivos”, dijo Harris.

Esta fue la segunda vez en dos días que Harris atacó a China. Durante su visita en Singapur el martes, la vicepresidenta acusó a Pekín de coerción e intimidación para respaldar reclamos ilegales en partes del disputado mar de la China Meridional. En un discurso que pronunció en Singapur en el marco de su viaje por el Sudeste Asiático, la alta funcionaria afirmó que busca promover la paz y la estabilidad en el Indo-Pacífico.

Este martes el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Wang Wenbin, respondió a las declaraciones de la vicepresidenta estadounidense y criticó a Washington por su política “egoísta” en Afganistán. “Lo que está ocurriendo en Afganistán revela claramente la definición estadounidense de ‘normas’ y ‘orden’. EE.UU. puede iniciar arbitrariamente una intervención militar en un país sin asumir la responsabilidad por el sufrimiento de la población del país en cuestión”, señaló Wang en una rueda de prensa.

La Casa Blanca también propuso a Vietnam aumentar la colaboración en el ámbito de la Guardia Costera. Durante la reunión del miércoles, los líderes dictaminaron la posible provisión de una tercera embarcación cúter de alta resistencia de la Guardia Costera estadounidense, que complementaría a las otras dos proporcionadas por el país norteamericano, una flota de 24 lanchas patrulleras, instalaciones de base, muelles y otras actividades conjuntas. La decisión final debe ser tomada por el Congreso de EE.UU., según el sitio web de la Casa Blanca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *