Juristas analizan concurso MP y hacen sus cuestionamientos

Juristas analizan concurso MP y hacen sus cuestionamientos

Los cuestionamientos al concurso para evaluar a los procuradores fiscales, de Corte y de órganos especializados del Ministerio Público deben ser aprovechados para dotar de la mayor transparencia posible ese proceso y mejorar su reglamentación, opinaron ayer tres juristas durante un panel organizado por la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus).

Fabiola Medina, Ramón Núñez y Eric Raful coincidieron en resaltar la importancia de los sistemas de evaluación para el fortalecimiento institucional y para tener fiscales más competentes, pero difieren en cuanto a la obligatoriedad de concursar impuesta a los titulares.

Aprensión por experiencia. Medina atribuyó los recelos en torno al concurso convocado por el Consejo Superior del Ministerio Público (CSMP), a que la ciudadanía ha asistido muchas veces a procesos de selección “que son armados”, no solamente del MP sino también del Poder Judicial, donde los que van a resultar ganadores se escogen por adelantado. Llamó a la ciudadanía a estar vigilante para rechazar eso, si ocurre.

Afirmó que desde el punto de vista estrictamente de la interpretación legal, los titulares que estaban designados al momento de entrar en vigencia el reglamento interno del MP, no tenían que someterse a concurso porque estaban regidos por el artículo 41 de la ley.

Ni liderazgo ni mesianismo. Para Núñez, muchas de las “incertidumbres, dudas, especulaciones” manifiestas a propósito del concurso, quizás obedezcan a la falta de implementación del escalafón en el Ministerio Público, que es lo que dijo, da “certidumbre” de quienes podrían ser los que están en ruta para ser titulares.

Indicó que muchos de los concursantes que legítimamente quieren ser miembros titulares, son personas que estaban sentados en el mismo cuartito donde están sentados los actuales titulares, y que al igual que éstos tienen méritos.

“Yo escucho muchas discusiones, de que como que viene un diluvio. Si creemos y queremos el fortalecimiento de la democracia y la institucionalidad, esto no puede ser basado en liderazgos personales, en una especie de mesianismo; son gentes todas, ya grandes, que van a seguir contribuyendo al desarrollo de la comunidad jurídica, tanto desde la función de Ministerio Público como de otras funciones, y han hecho su contribución”, expresó.

Afirmó que si algo se le puede criticar al concurso es que no son contínuos, y que el tiempo de la convocatoria fue corto.

“A mí no me parece razonable, pero como yo creo en la presunción de inocencia, en la especial deferencia al legislador, creo también que al que administra procesos uno no puede juzgarlo y condenarlo por adelantado”, puntualizó el jurista.

No hay vulneración. En opinión de Raful, desde el punto de vista de la norma “se está actuando y organizando esta evaluación, exactamente, puntualmente, y conforme a los criterios que están establecidos”.

Al igual que Núñez y Medina, dijo que nadie puede cuestionar la importancia y brillantez del desempeño de los actuales fiscales titulares, pero entiende que si se está propendiendo por un sistema de carrera y se toman en cuenta los precedentes y las normas, “es claro que nadie es imprescindible ni nadie es eterno”.
“Pienso que el hecho de que esté sucediendo este movimiento en la sociedad, que sé que hay periodistas a quien yo respeto muchísimo, de quien somos amigos, que han hecho una serie de denuncias, posiblemente hay uno de los principales componentes del resquemor, es precisamente por el buen desempeño que han tenido por lo menos las fiscalías más relevantes en el quehacer público actual”, manifestó el conocido profesional del derecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *