Facebook acepta pagar la tasa Google si se aprueba en la OCDE

Facebook acepta pagar la tasa Google si se aprueba en la OCDE

Mark Zuckerberg, el director ejecutivo de Facebook, es esperado este lunes en Bruselas, donde mantendrá entrevistas con los principales responsables de la Comisión Europea, a los que piensa anunciar que acepta pagar más impuestos por sus beneficios en el mercado europeo, pero exige que el proceso se lleve a cabo a través de una legislación a través de la OCDE y no a escala individual de los países. Zuckerberg pronuncia hoy un discurso en Múnich en la Conferencia Internacional sobre Seguridad que se celebra en esa ciudad alemana y en el que está previsto que haga pública su posición en este sentido.

En Bruselas, será recibido por la responsable de competencia y del mercado digital, la danesa Margrethe Vestager y por Vera Jurova, comisaria responsable de Justicia, según se describe en el calendario de trabajo de los comisarios. La visita coincide con una reunión del Eurogrupo, donde están los ministros de Economía que batallan por ese impuesto, aunque no está previsto que mantengan ningún contacto con Zuckerberg.

Facebook forma parte junto a Google, Apple y Amazon del grupo de las grandes empresas que dominan el mercado en internet, pero son acusadas en el seno de la Unión Europea de eludir su parte en el pago de los impuestos a cuenta de los beneficios que obtienen en Europa. Según Facebook, este segundo viaje de Zuckerberg a las instituciones europeas —en la legislatura pasada acudió a una audiencia en el Parlamento Europeo— tiene por objeto reunirse con los responsables comunitarios en Bruselas «para debatir un marco para nuevas reglas y regulaciones para internet». Para la Comisión Europea, las nuevas tecnológicas plantean un doble desafío, no solo fiscal, sino también en materia de seguridad. El uso de los datos personales, el desarrollo de la inteligencia artificial por parte de empresas tecnológicas es un aspecto que preocupa enormemente en Bruselas y sobre el que también quieren ponerse de acuerdo con el dueño de Facebook.

Según la publicación «Politico.eu», el borrador del discurso que Zuckerberg tiene previsto pronunciar en Munich incluye una referencia directa a las peticiones de que pague más impuestos en Europa. Uno de los países más interesados en España que, junto a Francia y Austria, está entre los que pretenden implantar un impuesto propio al mercado digital, si la OCDE no logra pronto un acuerdo. De acuerdo con esta versión, Zuckerberg ha incluido en su alocución un párrafo muy claro en este sentido: «Aceptamos que las reformas pueden significar que tengamos que pagar más impuestos y pagarlos en diferentes lugares bajo un nuevo marco». Sobre el modo de hacerlo, afirma ser consciente de que «existe cierta frustración acerca de cómo se grava a las empresas tecnológicas en Europa. Nosotros también queremos una reforma fiscal y me alegra que la OCDE esté analizando esto».

La presión política y social parece haber hecho mella en la mentalidad del responsable de Facebook, una de las empresas con más beneficios del mundo, pero que prácticamente solo cotiza en Estados Unidos. Francia y Austria ya han aprobado normas fiscales para sus mercados digitales nacionales que están prácticamente dirigidas hacia los gigantes tecnológicos norteamericanos, pero el Gobierno francés ha tenido que suspender la aplicación de esta tasa ante la presión de la administración norteamericana. El Reino Unido también ha anunciado medidas similares, pero las va retrasando ante la evidencia de que probablemente desencadenará una reacción violenta por parte de Estados Unidos.

Estados Unidos se niega
Washington se opone ferozmente a cualquier tipo de impuesto global sobre la actividad de las grandes tecnológicas y a diferencia de los demás miembros de la OCDE insiste en que no aceptará una fórmula en este sentido que no sea voluntaria. La cuestión ha provocado una importante fuente de tensiones entre Europa y Estados Unidos que en estos momentos amenaza con agravar las tensiones comerciales.

El año pasado la Unión Europea tuvo que reconocer que todos sus esfuerzos para implantar esta llamada «tasa Google» habían fracasado debido a la oposición de los pequeños países, pero se mantuvo el objetivo de trasladar esa iniciativa a la OCDE que agrupa a los principales países con economía de mercado del mundo —incluidos los Estados Unidos—, lo que por ahora es una perspectiva que contenta a todo el mundo porque haría muy difícil la competencia fiscal. Sin embargo, la Comisión —que también cree que esta podría ser una fuente de ingresos propios para su presupuesto—, mantiene que si a finales de este año no se ha avanzado en la OCDE volverá a plantear un impuesto armonizado para toda la UE.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *