Estados Unidos expulsa a Alemania a un ex guardia de un campo nazi

Estados Unidos expulsa a Alemania a un ex guardia de un campo nazi

BERLÍN.- El ex miembro de las SS Jakiv Palij, acusado por Estados Unidos de complicidad en el asesinato de siete mil judíos cuando ejercía de guardia “voluntario”en el campo de concentración nazi de Trawniki, en territorio polaco, llegó hoy a Alemania tras ser expulsado por las autoridades estadounidenses, confirmó la Casa Blanca. Después de la II Guerra Mundial, Palij, nacido en Polonia, emigró a Estados Unidos y a su llegada al país en 1949 ocultó su reciente pasado e indicó como única actividad la de campesino. En 1957 le fue concedida la ciudadanía estadounidense, pero cuando décadas más tarde salió a la luz su pertenencia a las SS nazis, se la retiraron.

Estados Unidos lleva desde 2005 intentando expulsarlo del país, donde vivía de ayudas sociales en el barrio neoyorquino de Queens, ya que los tribunales estadounidenses no le pueden juzgar por crímenes cometidos durante la II Guerra Mundial que no hayan tenido lugar en su territorio. No obstante, Alemania había rechazado hasta ahora hacerse cargo de Palij al no haber poseído nunca la ciudadanía alemana y con el argumento, además, de que no existía ninguna orden de detención en su contra por asesinato o complicidad en asesinato. Según el “Bild”, el hecho de que fuera reclutado por oficiales de las SS como “guardia voluntario”, recibiera formación en campos alemanes y fuera incorporado en la maquinaria de exterminio nazi no habían sido hasta el momento puntos tenidos en cuenta por el Gobierno alemán.

Tampoco Polonia y Ucrania -país al que pertenece actualmente la ciudad en la que nació Palij- querían acoger al exnazi. Con el fin de avanzar en el genocidio de los judíos en el este de Europa, las SS reclutaron más de 5.000 civiles y prisioneros de guerra “particularmente leales” -principalmente ucranianos y personas de origen alemán- a los que llamaban “voluntarios”. Palij ha negado siempre haber participado activamente en crímenes de guerra y asegura que su cometido, al que dice le habían obligado, era el de vigilar “puentes y ríos”, según declaró en 2003 en una entrevista con el “New York Times”. Sin embargo, el responsable de la investigación abierta en Estados Unidos contra Palij le considera “un elemento esencial en la maquinaria de exterminio” de los campos nazis. Queda en el aire si se abrirá un proceso en Alemania en su contra, pues “la mera pertenencia a las SS o la formación recibida en Trawniki no son punibles según el derecho alemán”, señaló en mayo pasado el fiscal Jens Rommel en declaraciones al diario alemán “Bild”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *