Espaillat encabeza vigilia en el Alto Manhattan por víctimas de Nueva Zelandia, contra odio y racismo

Espaillat encabeza vigilia en el Alto Manhattan por víctimas de Nueva Zelandia, contra odio y racismo

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ El congresista dominicano Adriano Espaillat, encabezó ayer domingo una masiva vigilia en el parque Bennet de la avenida Fort Washington y la calle 184 del Alto Manhattan, en memoria de las 50 víctimas fatales de la matanza en dos mezquitas musulmanas de Nueva Zelandia, contra el odio y el racismo.

En la vigilia, que se inició a las 4:00 de la tarde, participaron docenas de comunitarios en representación de diferentes etnias y sectores y hablaron, además de Espaillat, oficiales electos, líderes religiosos y activistas de organizaciones de derechos civiles y que enfrentan el racismo y los crímenes de odio.

También se reclamó que el presidente Donald Trump, someta al congreso para el control de las armas automáticas, usadas con frecuencia en las masacres perpetradas en Estados Unidos y otros países, especialmente de Europa.

Entre los oradores estuvieron la presidenta del condado de Manhattan, Gale Brewer, la asambleísta Carmen de la Rosa, el senador estatal Robert Jackson, el concejal Mark Levine, la líder distrital demócrata María Luna, el activista por los derechos de la comunidad LGTBQ, Juan Rosa y representantes del Club Demócrata Barack Obama, el club Audubon por la Reforma Democrática, el club Tabernáculo Hebreo, la organización Gentes del Proyecto Teatro, la Compañía de Teatro Arriba, la asociación de vecinos de Riverside Edgecombe, Demócratas de la Parte Alta y Acción Progresiva de la Parte Alta.

La ceremonia invocó el lema de “El Alto Manhattan de Pie con Nueva Zelandia”, para repudiar la masacre en el templo Iglesia de Cristo en esa ciudad, donde el supremacista blanco australiano y abanderado de Trump, Brenton Trant de 28 años de edad, quien en un manifiesto de 74 páginas, dijo que hay que aplastar a los inmigrantes en todo el mundo, y que se declaraba como un supremacista blanco, fanático adorador de Trump y sus discursos.

Espaillat, quien abrió la vigilia, dijo que la actividad tuvo el objeto de mostrar la solidaridad de los residentes del Alto Manhattan con Nueva Zelandia, en un momento de crisis por la tragedia en la que murieron 50 personas.

“Estamos aquí, para decirles a los supremacistas que no creemos en la violencia y que rechazamos con todas las fuerzas del corazón, las armas de fuego automáticas que deben ser eliminadas de las calles nuestras, al igual que las que poseen personas que terminan en la muerte de otro ser humano”, dijo Espaillat.

“Nuestras diferencias con nuestra fuerza, y por eso, estamos aquí para mostrar nuestra solidaridad con nuestros hermanos musulmanes, quienes han visto un aumento de un 17% en contra de ellos en los Estados Unidos, en este último año”, agregó el congresista.

La asambleísta de la Rosa, dijo que ella ha venido apoyando las iniciativas legislativas en la Asamblea Estatal a favor de que se ponga control al uso de las armas de fuego.

Criticó la masacre, advirtiendo que en las comunidades del Alto Manhattan, el odio y el racismo no tienen cabida.

El concejal Levine, que representa el distrito 7, dijo que en la matanza de Nueva Zelandia, se mostró el mismo odio y racismo que en otras masacres que han ejecutado supremacistas blancos, como las de la iglesia en Carolina del Sur, las calles Charlottesville en Virginia.

“Estamos unidos para condenar y rechazar por completo ese odio, y como latinos, judíos y afroamericanos, nos unimos para decir que ya basta”, agregó.

“Aquí, en Washington Heights rechazamos ese odio”, dijo Levine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *