Escándalo por homofobia en el futbol femenil argentino: jugadora denuncia que la echaron de Rosario Central por besar a una compañera

Escándalo por homofobia en el futbol femenil argentino: jugadora denuncia que la echaron de Rosario Central por besar a una compañera

El club niega la acusación, pero hay reclamos de otras futbolistas.

El futbol femenil argentino quedó envuelto en una polémica luego de que la jugadora Maira Sánchez denunciara que la despidieron del club Rosario Central por haber besado a una compañera, sin ninguna otra justificación sobre su desempeño deportivo.

“Hoy debo despedirme del club Rosario Central. De estos colores que amo desde la cuna, que orgullosa y respetuosamente defendí por 6 años. Me llevo mucho aprendizaje, muchas amigas y recuerdos increíbles porque acá pude cumplir mi sueño. Por motivos extra futbolísticos y de una manera muy injusta no voy a vestir más esta camiseta”, escribió la futbolista en sus redes sociales.

Sánchez agregó que el pasado 9 de noviembre la entrenadora Roxana Vallejos la convocó sola en los vestuarios. “[Me dijo] que me echaba del plantel ‘profesional’ por haberme, supuestamente, besado dentro del club con una compañera”, reveló al reclamar la ausencia de la Secretaría de Género y de las personas que deben defender los derechos de las futbolistas al interior del club.

“¿Por qué no se me valora como deportista? ¿Acaso mi vida personal tiene más peso que mi rendimiento deportivo?”, cuestionó. También denostó algunas de las prácticas poco transparentes que se llevan a cabo en el club.

“Espero que de ahora en adelante no se encierren en un cuartito después de los entrenamientos para ser profesionales, para poder tener contrato, para sentirse importante, para poder gozar de beneficios y privilegios, porque ese no es el fútbol femenino que queremos y menos en Central”, acusó.

La futbolista deseó que en el futuro “ojalá puedan aprender los verdaderos valores que este deporte tan lindo tiene y que además sea un espacio en donde no confundan las cosas personales con la disciplina”.

Apoyo

Sánchez recibió inmediatas muestras de solidaridad, en especial por parte de jugadoras y exjugadoras de la Primera División del futbol femenil que denunciaron al club y a la entrenadora ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), y no solo por este caso.

“Nos organizamos para visibilizar una serie de hechos de hostigamiento que padecimos durante el último año. En reiteradas oportunidades, hemos sufrido maltratos, amenazas, discriminaciones de género y hacia la diversidad sexual, actos que atentaron contra nuestra salud física y mental. También, vulneraron nuestros derechos como trabajadoras y a muchas nos dejaron fuera del club o sin actividades”, explicaron.

Todas estas anomalías se las contaron en su momento al vicepresidente de Rosario Central, Ricardo Carloni, a la representante del fútbol femenino, Carla Facchiano, y a la Secretaría de Género, pero nadie les dio respuesta.

“Es por eso que, agotando todas las instancias administrativas del club, recurrimos al INADI para llevar adelante las acciones pertinentes y resguardar nuestra integridad física, mental y laboral”, dijeron al señalar que quieren luchar por un futbol en el que puedan expresarse libremente y en donde sus derechos sean respetados.

En respuesta, el organismo también emitió un comunicado en el que manifestó su preocupación por los hechos de hostigamiento y discriminación denunciados y ocurridos durante este año sin que las autoridades de Rosario Central los resolviera.

“En ese sentido, la labor de las deportistas argentinas generalmente encuentra obstáculos puestos por dirigentes varones que en muchos casos no se muestran permeables a los avances de la igualdad de género, ya que siguen viendo el deporte como un ámbito exclusivamente masculino. En ese marco ideológico, no sorprende que los reclamos y demandas sean desestimados o contemplados a medias”, señaló.

¿Qué dice el club?

En medio del creciente escándalo, Rosario Central desmintió las acusaciones en un comunicado y aseguró que la salida de la jugadora se debió exclusivamente a motivos deportivos.

“Tanto dirigentes como cuerpo técnico trabajan en la búsqueda del protagonismo en el año 2022, implicando en ese trabajo la toma de decisiones que se realizan siempre buscando lo mejor para la institución”, afirmó.

El club señaló que entiende “el dolor” que pueden ocasionar este tipo de decisiones, “pero lo que no tolerará es la mentira ni las difamaciones sobre trabajadores y directivos/as”.

Además, recordó que Rosario Central ha sido pionero en materia de género a través de una Secretaría, que trabaja para que la institución sea cada día mas igualitaria “y jamás toleraría una situación de tales características en el vestuario de ninguno de sus planteles”.

Aunque se comprometió a aclarar el despido de Sánchez en todas las instancias competentes, el club no hizo ninguna referencia al resto de las denuncias de jugadoras y exjugadoras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *