En EE.UU. acusan a China de no compartir muestras de un mortífero virus

En EE.UU. acusan a China de no compartir muestras de un mortífero virus

Durante más de un año las autoridades chinas no han prestado a EE.UU., ni tampoco a la Organización Mundial de la Salud (OMS), ninguna muestra del peligroso serotipo H7N9 de la gripe aviar, pese a las repetidas solicitudes oficiales, afirma el periódico The New York Times.

Los expertos consultados por el mencionado diario dijeron que estas muestras son necesarias para desarrollar vacunas contra el virus y su tratamiento específico. Recordaron que la nueva cepa apareció en China por vez primera en el año 2013 e infectó tanto a personas como animales.

Un 40% de mortalidad y una propagación veloz

“Poner en peligro el acceso de EE.UU. a los patógenos del exterior, y las terapias para afrontarlos, socava la capacidad de nuestra nación de protegerse de infecciones que pueden propagarse globalmente en cuestión de días”, estimó el médico Michael Callahan, de un centro universitario de Harvard, Massachusetts, EE.UU.

El virus genera preocupaciones porque gran parte de los infectados enfermaron gravemente, según la OMS. Esta forma de gripe aviar tenía una tasa de mortalidad en torno al 40%, según el diario estadounidense. En los años posteriores la cepa no parecía propagarse fácilmente entre personas; la mayor parte de los casos de contagio fue registrada en aquellos que habían estado en contacto con aves de corral o habían visitado gallineros.

Sin embargo, entre los años 2016 y 2017 China vivió un brote de contagios humanos con el H7N9: un total de 766 casos registrados. Después de este reciente brote, epidemiólogos de EE.UU. mostraron interés por estudiar la evolución del virus, pero han encontrado obstáculos en su camino.

“No compartirlo es escandaloso”

“Puesto que este virus es una amenaza potencial para la humanidad, no compartirlo inmediatamente con la red mundial de laboratorios de la OMS, como los centros de control y prevención de desastres, es escandaloso”, opinó Andrew Weber, ex secretario adjunto de Defensa en la administración Obama, donde supervisaba los temas de armas nucleares, químicas y biológicas. “Muchos pueden morir innecesariamente si China rechaza el acceso internacional a las muestras”, agregó.

Si bien las autoridades chinas inicialmente proporcionaban datos sobre el mortífero virus, la comunicación entre los expertos ha empeorado gradualmente con el tiempo, resume el diario neoyorquino. En especial, Pekín se niega a compartir datos sobre los pacientes afectados con la gripe aviar. Los medios que denuncian el caso no ofrecen ningún razonamiento para la actitud de la parte china.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *