Dominicano evadió deportación en 1996 se declara culpable en Boston por robo de identidad y fraude

Dominicano evadió deportación en 1996 se declara culpable en Boston por robo de identidad y fraude

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ El dominicano Freddy Tejada Díaz, quien logró evadir la deportación en 1996, después que no acudió a un tribunal de inmigración, y fue arrestado junto a otros 11 dominicanos en abril de este año por fraude de cientos de miles de dólares al Gobierno de Estados Unidos y el estado de Massachusetts, se declaró culpable el jueves por ese delito y robo de identidad agravado en la corte federal de Boston.

Tejada Díaz, residente en Lawrence y de 50 años de edad, admitió los cargos mediante un acuerdo con los fiscales, dijo un comunicado del fiscal federal Andrew Lelling.

El juez Richard Stearns fijó la sentencia para el 13 de noviembre.

Las autoridades dijeron que Tejada Díaz estará sujeto a un proceso de deportación después que cumpla su condena.

Los fiscales dijeron que el primero de agosto de 2016, Tejada Díaz solicitó una tarjeta de identificación de Massachusetts con el nombre, fecha de nacimiento y número de seguridad social de un ciudadano puertorriqueño de los Estados Unidos puertorriqueño.

En el momento de su detención en abril de 2019, Tejada Díaz tenía una orden de arresto de la Corte Superior de Plymouth para cargos de drogas y una orden de deportación de un juez de inmigración en Nueva York.

Tejada Díaz fue identificado por sus huellas digitales en su expediente de inmigración que tiene su foto, en el que aparece la orden de repatriación emitida el 5 de septiembre de 1996, pero no asistió a la audiencia de inmigración en esa fecha, dice el comunicado.

El 30 de septiembre de 1996, Tejada Díaz obtuvo una tarjeta de identificación de Massachusetts haciéndose pasar por ciudadano de los Estados Unidos y, hasta su reciente detención, estaba usando esa identidad.

La acusación por falsa representación de un número de seguro social se castiga con hasta cinco años de cárcel, tres años de libertad supervisada y una multa de hasta $250.000.

El delito de robo de identidad agravado conlleva una pena de prisión obligatoria de dos años, para ser servido consecutiva a cualquier otra sentencia impuesta, un año de libertad supervisada y una multa de $250.000.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *