Desarrollan una nueva estrategia de vacunación que podría prevenir futuros brotes de coronavirus

Desarrollan una nueva estrategia de vacunación que podría prevenir futuros brotes de coronavirus

Científicos de la Universidad de Osaka probaron en ratones la producción de anticuerpos neutralizantes de una amplia gama de la familia del SARS-CoV. En qué consiste.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Osaka, Japón, puso en práctica en laboratorio una estrategia de vacunación que, asegura, podría prevenir eventuales pandemias por nuevos coronavirus.

El estudio se llevó a cabo en ratones y está orientado a estimular la producción de anticuerpos que puedan neutralizar, además de al SARS-CoV-2 una amplia gama de otros coronavirus.

Si se traduce con éxito a los humanos, el enfoque podría conducir al desarrollo de una vacuna de próxima generación capaz de prevenir futuras pandemias de coronavirus, según el estudio publicado el 8 de octubre en el Journal of Experimental Medicine.

El virus SARS-CoV-2 responsable de COVID-19 ingresa a las células humanas mediante el uso de su proteína de punta para unirse a un receptor de la superficie celular llamado ACE2. El dominio de unión al receptor de la proteína de pico consta de dos partes, una región “central” que es muy similar en todos los coronavirus, y una región “cabeza” más especializada que media la unión a ACE2.

Los anticuerpos que reconocen la región de la cabeza del dominio de unión al receptor de pico pueden bloquear la entrada de SARS-CoV-2 en las células, pero ofrecen poca protección contra otros coronavirus, como el virus SARS-CoV-1 responsable del brote de síndrome respiratorio agudo severo que se detectó en 2002.

"Es poco probable que la infección por SARS-CoV-2 y las vacunas actuales brinden protección contra la aparición de nuevos virus relacionados con el SARS”, dijo uno de los autores del estudio (EFE/ Bienvenido Velasco)
“Es poco probable que la infección por SARS-CoV-2 y las vacunas actuales brinden protección contra la aparición de nuevos virus relacionados con el SARS”, dijo uno de los autores del estudio (EFE/ Bienvenido Velasco)

Los anticuerpos que reconocen la región central del dominio de unión al receptor de pico, en contraste, pueden prevenir la entrada de varios coronavirus en las células humanas. Sin embargo, desafortunadamente, las personas expuestas a la proteína de pico viral tienden a producir muchos anticuerpos contra la región de la cabeza, pero pocos anticuerpos que reconozcan la región del núcleo, si es que los hay.

“Esto sugiere que, aunque es posible la generación de anticuerpos ampliamente neutralizantes, es poco probable que la infección por SARS-CoV-2 y las vacunas actuales brinden protección contra la aparición de nuevos virus relacionados con el SARS”, precisó el profesor Tomohiro Kurosaki de WPI Immunology Frontier Research. Center de la Universidad de Osaka en Japón.

“Dado que las epidemias de coronavirus anteriores, como el SARS-CoV-1 y el MERS-CoV, se han producido debido a que los coronavirus zoonóticos cruzan la barrera de las especies, la posibilidad de que aparezcan virus similares en el futuro representa una amenaza significativa para la salud pública mundial, incluso en el rostro de las vacunas eficaces para los virus actuales “.

Kurosaki y su equipo decidieron probar una nueva estrategia de vacunación que podría permitir al sistema inmunológico producir anticuerpos neutralizantes más ampliamente. Los investigadores diseñaron genéticamente el dominio de unión al receptor de la proteína pico SARS-CoV-2, cubriendo su región de la cabeza con moléculas de azúcar adicionales. Estas moléculas de azúcar podrían proteger la región de la cabeza del sistema inmunológico y estimular la producción de anticuerpos contra la región central no protegida del dominio de unión al receptor.

Los anticuerpos estudiados pudieron neutralizar la entrada celular no sólo del SARS-CoV-2 sino también del SARS-CoV-1 y tres coronavirus similares al SARS de murciélagos y pangolines (Garvan Institute of Medical Research)Los anticuerpos estudiados pudieron neutralizar la entrada celular no sólo del SARS-CoV-2 sino también del SARS-CoV-1 y tres coronavirus similares al SARS de murciélagos y pangolines (Garvan Institute of Medical Research)

De hecho, los ratones inmunizados con estas proteínas manipuladas produjeron una proporción mucho mayor de anticuerpos que reconocen la región central del dominio de unión al receptor de la proteína espiga. Estos anticuerpos pudieron neutralizar la entrada celular no sólo del SARS-CoV-2 sino también del SARS-CoV-1 y tres coronavirus similares al SARS de murciélagos y pangolines.

Kurosaki reconoció que será necesario mucho trabajo aún para traducir esta estrategia a los humanos. “Nuestros datos sugieren que las versiones diseñadas del dominio de unión al receptor de pico podrían ser un componente útil para el desarrollo de vacunas de próxima generación ampliamente protectoras para prevenir futuras pandemias de coronavirus“.

Las vacunas que se han desarrollado para la actual pandemia provocada por el SARS-CoV-2 están demostrando una gran capacidad de neutralizar al virus, si bien no impidiendo el contagio completamente, sí descartando casi por completo la posibilidad de que una persona vacunada tenga un cuadro grave. Esto también es así para las nuevas variantes, aún para la supercontagiosa Delta.

También se ha demostrado que las vacunas le dan al sistema inmunológico de las personas que fueron infectadas previamente un refuerzo adicional de protección para combatir el coronavirus. Y debido a que la variante Delta, identificada por primera vez en India, puede extenderse entre las personas vacunadas, esa capa adicional de protección para los pacientes recuperados probablemente sea muy útil. Así, la evidencia de que incluso las personas recuperadas se benefician de las inyecciones está aumentando.

Partículas del virus SARS-CoV-2, coloreadas en azul, en una imagen de microscopio de electrones (CDC)
Partículas del virus SARS-CoV-2, coloreadas en azul, en una imagen de microscopio de electrones (CDC)

En julio pasado, el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, Anthony Fauci, pidió a las autoridades de EEUU que liberen fondos por varios miles de millones de dólares para que en los próximos 5 años sea posible prepararse para afrontar una nueva pandemia a través de la creación de “vacunas prototipo” para enfrentar la posible aparición de otros virus.

La iniciativa tiene una gran amplitud ya que consistirá en fabricar “vacunas prototipo” contra unas 20 familias de virus con capacidad potencial de generar una nueva pandemia. Las herramientas científicas que se utilizarían serían las mismas que resultaron exitosas para elaborar los inoculantes contra el COVID-19. Los investigadores deberán descubrir la estructura molecular de cada virus y aprenderían como generar en el organismo humano los anticuerpos exactos para combatir esos virus.

Otros estudios desde diferentes enfoques se vienen llevando a cabo para prevenir nuevas pandemias: “Si actuamos hoy para prevenir la propagación de enfermedades que pueden transmitirse desde los animales a los seres humanos, también podemos ayudar a estabilizar el clima del planeta: es clave que se adopten medidas para una mejor conservación de los bosques”, afirmó en diálogo con Infobae Aaron Bernstein, especialista de la Universidad de Harvard. El año pasado, Bernstein y sus colegas habían estimado que los costos para prevenir la próxima pandemia a través de la reducción de la deforestación y la regulación del comercio de especies silvestres ascienden a tan sólo 22.000 millones de dólares al año, el 2% del costo económico de la respuesta a la pandemia por el COVID-19.

Hay diferentes situaciones impulsadas por actividades humanas que influyen tanto en la emergencia de nuevas enfermedades como en la crisis climática: las prácticas ganaderas no sustentables; la caza y el comercio de animales salvajes; el cambio de uso del suelo, y en particular la destrucción de los bosques tropicales, la expansión de las tierras agrícolas, especialmente cerca de los asentamientos humanos; y la urbanización rápida y no planificada. La agricultura está asociada a más del 50% de las enfermedades infecciosas zoonóticas que han afectado a los seres humanos desde 1940.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *