ATENCIÓN: Ven reforma reeleccionista sería duro golpe a sistema de partidos

ATENCIÓN: Ven reforma reeleccionista sería duro golpe a sistema de partidos

El PLD quedará dividido; y la imagen del PRM en entredicho

SANTO DOMINGO, RD.- Una reforma constitucional que no cuente con el consenso de los diversos sectores políticos sería un duro golpe al sistema de partidos políticos y la democracia, porque afectaría con la imagen del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y dividiría al Partido de la Liberación Dominicana (PLD), los más importantes del sistema.

El hecho de que quienes promueven una reforma a la Carta Magna para la repostulación del presidente Danilo Medina no cuenten con los votos que necesitan, de 148 les faltarían alrededor de 30, significa que tendría que “conquistarlos” de quienes se oponen de manera radical, que son el PRM y el sector de Leonel Fernández en el PLD. En el caso del PRM, principal partido de oposición, los reeleccionistas tendrían que reclutar al menos el 50% de su matrícula congresual.

De ocurrir eso, es poco probable que ese partido logre recuperarse de un golpe de imagen de esa magnitud de cara a las elecciones del 2020. Esa organización ha advertido que los legisladores que voten contrario a la línea partidaria serían expulsados. Si el PRM no toma medidas disciplinarias contra quienes desafíen la línea partidaria, su autoridad como organización quedaría muy cuestionada ante la opinión pública, lo que afectaría la construcción de un mensaje que genere confianza de cara al electorado.

En el caso del PLD, ese partido en la práctica está dividido y se da como un hecho que si se aprueba la reforma por imposición, habría un cisma inminente. El PLD es el principal partido del sistema pues, a pesar de las diferencias, se ha mantenido unido por la cohabitación de sus líderes en base acuerdos que les han permitido administrar cuotas de poder en los años de gobierno del partido morado.

Sistema quedaría vulnerable

El sistema de partidos políticos del país cuenta con 26 organizaciones, pero el soporte fundamental son el PLD y el PRM. En el caso del partido opositor surgió en el 2014, luego de la división del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) que inició en el 2012 y se concretó en ese año. Es decir, el PRM tiene solo cinco años gravitando como fuerza política y las elecciones del 2020 serán su segunda participación en un certamen electoral.

El PRM está todavía lejos de tener la base de apoyo social y electoral que tuvo el PRD, que antes de la división siempre tuvo una aceptación de alrededor 40% en la población. Según la encuesta Gallup el porcentaje de la población que se identifica con esa organización ha estado entre el 21% y 29% del electorado. En las elecciones pasadas ese partido obtuvo un 35% de sufragio. La votación histórica del PRD siempre fue superior al 40%, con la excepción del 2004 que, a pesar de estar en el gobierno, sacó 33%.

Es decir, el PRM es un partido en construcción que todavía necesita fortalecerse ante el electorado y en el camino tendrá que superar con éxito pruebas como la de mantener cohesionada su votación ante la posibilidad de que se presente un proyecto de reforma a la Constitución.

División PLD dejaría sistema sin partidos fuertes

El PLD es el único partido fuerte que le queda al sistema y, por tanto, es el principal soporte del sistema democrático. Si se divide, el sistema quedará sin organizaciones políticas fuertes.

De los cuatro partidos mayoritarios, el PRD y el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) no son organizaciones en crecimiento, sino en decadencia. El PRD es aliado del gobierno del PLD y recientemente su presidente, Miguel Vargas, anunció su apoyo a la reforma para la reelección. El PRD logró una votación 5.88% en las pasadas elecciones y según las encuestas, su posicionamiento electoral no ha mejorado ni tampoco en la práctica tienen una estrategia política enfocada en fortalecerse como organización.

El PRSC en las pasadas elecciones logró una votación de poco más de 5% y en las encuetas su valoración electoral no supera el 2%. En el debate sobre la reforma, su presidente, Federico (Quique) Antún ha dicho que se mantiene al margen con el argumento de que es un problema interno del PLD. Su secretario general, Ramón Rogelio Genao, ha promovido la reelección de Medina en actos públicos, mientras uno de sus diputados, Pedro Botello, se ha opuesto de manera radical a la reforma reeleccionista.

Papel de minoritarios

Varios partidos minoritarios mantienen un discurso duro en contra de la reforma a la Constitución, especialmente la Fuerza Nacional Progresista (FNP) que en materia de opinión pública han sido los más vehementes en contra del cambio a la Carta Magna. De hecho, seis organizaciones minoritarias, Partido Socialista Verde, de Voluntad Ciudadana, Partido Quisqueyano Demócrata Cristiano (PQDC), el Bloque Institucional Socialdemócrata (BIS) y la FNP, han hecho la alianza Juntos Podemos para llevar candidaturas congresuales y municipales conjuntas. Esos partidos también han dado apoyo a la candidatura presidencial de Leonel Fernández.

Otros partidos minoritarios de oposición se oponen a la reforma en alianza con el PRM como son Alianza por la Democracia (APD), el Partido Revolucionario Socialdemócrata (PRSC), Dominicanos por el Cambio (DXC), Partido Humanista Dominicano (PHD) y el Frente Amplio. También se oponen a la reforma los partidos Alianza País, de Guillermo Moreno y Opción Democrática de Minou Tavares Mirabal, pero no lo hacen en bloque.

DxC dice la democracia está en juego

Dominicanos por el Cambio (DXC) culpó al gobierno de Danilo Medina de poner en juego la frágil democracia dominicana, al insistir contra viento y marea. Manuel Oviedo Estrada, presidente del partido, afirmó que la sociedad dominicana está hastiada por los desmedidos aprestos de las actuales autoridades en tratar de lograr los votos para modificar la Constitución, al extremo de maltratar a los sectores que se han opuesto a este despropósito.

Opinión de experto

Nathanel Concepción.

El director del Observatorio Político Dominicano (OPD), Nathanael Concepción, consideró que promover una reforma que no cuente con el consenso de las fuerzas políticas y de la ciudadanía afectaría sensiblemente el sistema de partidos. “Una reforma impuesta traería consecuencias nefastas para el sistema porque si le extraen votos al PRM estaríamos hablando de la ruptura del principal partido de oposición y sin dudas que eso debilitaría la democracia y debilitaría al sistema de partidos y podría abrir las puertas a la inestabilidad política o que surja un aventurero”, advirtió.

Señaló las circunstancias podrían dar pie a un periodo de crisis en la democracia dominicana porque rompería un sistema político que ha sido muy estable en el país. “La preocupación abarca a todos los ciudadanos porque no es un problema de un partido o de los partidos, sino que afecta a todos los sectores sociales porque la crisis de los partidos políticos sería una crisis del sistema democrático”, aseguró Concepción.

Abogó por reglas democráticas estables y en el sistema de elección presidencial. “Lo más conveniente es que cuando se produzca una reforma constitucional sea lo suficientemente pactada y que garantice la estabilidad del sistema”, expresó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *