ATENCIÓN: La diabetes infantil

ATENCIÓN: La diabetes infantil

La diabetes infantil puede ser de dos tipos, la más frecuente es la diabetes tipo 1, que es insulinodependiente porque requiere aporte externo de insulina. Se presenta en más del 90 % de los casos de diabetes diagnosticados en niños por debajo de los catorce años.

Es un trastorno del sistema endocrino caracterizado por una baja producción de insulina por parte del páncreas que provoca el acúmulo de altos niveles de azúcar (glucosa) en sangre. Suele ser de origen autoinmune, ya que el mismo cuerpo provoca la destrucción de las células del páncreas que dejan de ser funcionales.

En otras ocasiones, la producción de insulina es normal y las células no pueden utilizarla correctamente por algún defecto. Esto suele ocurrir principalmente en la diabetes tipo 2.

Criterios diagnósticos de la diabetes infantil

El diagnóstico de la diabetes infantil se realiza midiendo los niveles de glucosa en sangre (glucemia) en ayunas que no debe ser superior a 126 mg/dl, siguiendo los criterios de la Asociación Internacional de Diabetes Pediátrica y Adolescente ADA-ISPAD 2014.

Si, en ayunas, la glucemia está alta, se realizan otras pruebas para confirmar la diabetes infantil, averiguar su tipo y descartar otras enfermedades que también cursan con hiperglucemia ya que, el tratamiento de estas enfermedades es diferente y el pronóstico será peor cuanto más tarden en detectarse.

Se debe comenzar con el tratamiento de inmediato para controlar la glucemia y evitar la aparición de cetoacidosis, que puede complicar el pronóstico y dejar secuelas en los pacientes.

medir la glucemia o glucosa en diabetes infantil

Frecuencia y edad de aparición de la diabetes infantil

La diabetes mellitus infantil tipo 1 es cada vez más frecuente entre los 0 y los 14 años. Se diagnostican de 10 a 25 casos por cada 100.000 niños hasta los 14 años, apreciándose un aumento significativo en niños menores de 5 años.

Las cifras más elevadas se han encontrado en Castilla La Mancha y las más bajas en Asturias, aunque el aumento se ha experimentado en todas las Comunidades Autónomas.

Te puede interesar: Diabetes

Signos y síntomas de la diabetes infantil tipo 1

Para evitar errores de diagnóstico, se realizan mediciones de los niveles de glucemia dos días diferentes. Se considerarán positivos para la diabetes infantil de tipo 1 los siguientes:

  • Azúcar en sangre, superior a 200 mg/dl.
  • Glucemia tras ocho horas de ayuno, superior a 126 mg/dl.
  • Glucemia tras dos horas desde haber ingerido carbohidratos, superior a 200 mg/dl

Los pacientes con diabetes infantil suelen presentar el cuadro de las 3 P:

  • Poliuria: orinar mucho.
  • Polidipsia: beber mucho.
  • Pérdida de peso.

Basándonos en eso, el cuadro típico de diabetes infantil que llega al servicio de urgencias suele presentar:

  • Poliuria que, en ocasiones, es responsable de cuadros de enuresis (orinarse en la cama).
  • Polidipsia.
  • Pérdida de peso, debida en parte a la cetonemia (acumulación de radicales ácidos producto del incorrecto metabolismo del azúcar), que provoca anorexia.
  • Algunas veces hay dolor abdominal inespecífico e incluso vómitos.
  • No suele presentar fiebre.
  • Gran afectación del estado general, somnolencia, delgadez y los ojos hundidos.
  • Respiración rápida y superficial a través de la boca abierta, lo que provoca sequedad de la lengua.
  • El aliento huele a «manzanas verdes», debido a la cetonemia.
  • Suele mantener dentro de la normalidad la presión arterial y los pulsos centrales.Enuresis

Diagnóstico diferencial de la diabetes infantil

Aunque la causa más frecuente de la hiperglucemia es la diabetes mellitus, debemos considerar también la posibilidad de otras patologías como:

  • Cuadros que presentan hiperglucemia y glucosuria (presencia de glucosa en la orina).
  • Accidente cerebrovascular.
  • Sueroterapia intravenosa.
  • Deshidratación con altos niveles de sodio en sangre.

Quizá te interese: Efectos que la deshidratación provoca en tu cuerpo

Cuadros que presentan cetoacidosis:

  • Abdomen agudo.
  • Intoxicación por ácido acetilsalicílico (aspirina).
  • Hipoglucemia cetósica recurrente.

Cuadros que presentan cetoacidosis grave:

  • Intoxicación salicílica (aspirina).
  • Coma hipoglucémico.
  • Coma hiperosmolar.
  • Accidente vascular cerebral.
  • Acidosis láctica.

Tratamiento de la diabetes infantil

El tratamiento de esta enfermedad tiene por objeto controlar los niveles metabólicos y evitar complicaciones, tanto agudas como crónicas, que puedan afectar al desarrollo del niño con diabetes infantil.

Dietas saludables

En el tratamiento de la diabetes infantil es muy importante la educación y formación del niño y la familia para conseguir unos buenos niveles de control de la enfermedad que eviten las complicaciones.

Existen tres pilares fundamentales en el tratamiento de la diabetes:

  • Insulina: para aportar las dosis adecuadas de esta hormona que el cuerpo no puede producir o utilizar correctamente.
  • Dieta: para evitar la sobrecarga del sistema insulínico regulando el aporte de hidratos de carbono que se aportan con la ingestión.
  • Ejercicio: para aumentar el gasto de glucosa por parte del músculo y lograr un equilibrio entre lo ingerido y lo gastado.

El tratamiento de la diabetes infantil ha evolucionado mucho en los últimos años. La industria farmacéutica dispone de insulinas de varios tipos, con acciones rápidas y lentas, que permiten un correcto control de la enfermedad.

Avances y expectativas del tratamiento de la diabetes infantil

Se ha hecho un gran esfuerzo, también, en la formación y educación de los niños. Algunos de los retos conseguidos han sido:

  • Simplificar los dispositivos de aplicación de la insulina.
  • Editar materiales didácticos amenos para los niños.
  • Convocar cursos de formación, talleres y escuelas de verano que ayuden a los niños a conocer y a normalizar la enfermedad.

Los avances que se esperan en un futuro próximo harán más fácil la vida del niño diabético, con sistemas y procedimientos, tanto diagnósticos como terapéuticos, que requieran menos pinchazos y menor frecuencia en el aporte de insulina.

Todo nos hace pensar que las nuevas terapias génicas y los avances en la síntesis de compuestos insulínicos mejorarán la vida de los pacientes y el pronóstico de la diabetes infantil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *