Asesinatos de tres mujeres en cinco días revela debilidad en lucha contra violencia doméstica en Nueva York

Asesinatos de tres mujeres en cinco días revela debilidad en lucha contra violencia doméstica en Nueva York

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ Los asesinatos en cinco días de tres mujeres y los suicidios de los matadores, la primera, miembro del Cuerpo de Paz de Estados Unidos, la segunda, camarera en un bar de Queens y la tercera, una madre residente en Brooklyn y a cuyo nuevo marido, el matador dejó grave, revelan nuevamente la debilidad del sistema judicial y los programas de prevención contra la violencia doméstica o de género, de la cual, también muchos hombres son víctimas de sus mujeres, aunque por machismo y otros patrones culturales, cuando la víctima es el hombre, casi nunca se denuncian a la policía.

Como parte de la infructuosa política del estado y la ciudad para enfrentar el flagelo, existen numerosos programas como casas de acogida, viviendas, asistencia social, salud, orientación sicológica, condenas drásticas de cárcel, protección a las víctimas y sus hijos, el circuito de las cortes de familias y muchos otros, que hasta ahora no han dado los resultados proyectados.

Esos programas, están incluso fortalecidos por agresivas campañas mediáticas en redes sociales, medios de comunicación, carteles, afiches, volantes, folletos, conferencias, talleres y organizaciones sin fines de lucro como el Centro de Desarrollo de la Mujer Dominicana en el Alto Manhattan, así como la inclusión en la batalla de docenas de salones de belleza, donde las víctimas pueden ir a descargar sus sufrimientos y las propietarias tienen el compromiso de conectarlas con la policía.

Pero nada de ello es suficiente, especialmente en una sociedad como de la de Nueva York, se le achaca al sistema sobreproteger a las mujeres y desoír las quejas de los hombres que son maltratados en un esquema de desigualdad judicial y falta de equidad para equilibrar la aplicación de las leyes.

Esas y otras inflexiones, están siendo expuestas nuevamente por reconocidos activistas, profesionales y entidades que bregan con el tema, después de los tres asesinatos con los respectivos suicidios de los homicidas ocurridos el miércoles y viernes de la semana pasada y el domingo último en el Este de Harlem en Manhattan, Queens y Brooklyn.

LOS CASOS

En el primer caso, el ex empleado del Departamento de Informática de la Universidad de Columbia y nativo de Kenia en África, Yonathan Tedla, de 46 años de edad, decapitó el miércoles de la semana pasada a su esposa Jennifer Schlecht, de 42, miembro del Cuerpo de Paz de los Estados Unidos, degolló a su hija Abaynesh Schlecht Tedla de 5 y luego se ahorcó en la habitación de la menor en el apartamento donde vivía la familia en la calle 121 Este en Harlem.

Versiones de familiares y relacionados, sostienen que Tedla, intentaba detener el divorcio que le había interpuesto la mujer, y el jueves tenían una cita en la corte para comenzar a ventilar la separación legal.

Por celos con el famoso actor Hrithik Roshan, estrella del cine de Bombay en La India, denominado Bollywood, el hindú Dineshwar Budhidat de 33 años de edad, asesinó brutalmente de múltiples puñaladas a su esposa Donne Dovoj, de 27, luego envió un texto a una hermana de la víctima y se ahorcó en un árbol de un bosque cercano a la playa de Howard Beach en Ozone Park, Queens, el viernes después de las 7:30 de la noche.

La mujer, era una admiradora consuetudinaria de las películas y actuaciones del actor, al que seguía en la televisión, el cine y las redes sociales, provocando los enfermizos celos de su esposo.

La víctima, que trabajaba como camarera en un bar lounge en Queens, les dijo a familiares que cuando ella estaba en la casa viendo películas o escuchando la música del galán, su esposo siempre le exigía que apagara los dispositivos porque no soportaba que ella estuviera “enamorada” del actor.

El domingo, un despreciado marido mató a tiros a su ex novia, hirió gravemente a su nuevo novio y luego se suicidó el domingo en un apartamento de Brooklyn.

Darnell Solomon, de 30 años, abrió fuego en un apartamento en la avenida Utica, cerca de la avenida M en el vecindario Flatlands, matando primero vez a su ex novia Jened Duncan, de 24.

Después disparó al nuevo amor de la mujer, de 33 años de edad, en el torso, antes de suicidarse de un balazo en la cabeza.

Duncan y Solomon fueron encontrados agonizando, pero murieron en los hospitales Mount Sinai y el NYC Health +, respectivamente.

El novio actual fue trasladado de urgencia al hospital Brookdale, donde se encuentra en condición crítica pero estable, dijeron las autoridades.

Con estos tres asesinatos suicidios, van seis casos de tragedias en el entorno de la violencia doméstica, y uno de los más brutales, implicó a la estilista dominicana Carmen Iris Rodríguez González, cuando su esposo, el dominicano William Rivas, a quien ella nunca quiso denunciar, entró armado de un cuchillo al salón donde trabajaba en Queens, la apuñaló en presencia de todos y luego se acostó sobre el cadáver, llorando y susurrándole a la muerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *