Un hombre descubre que su amigo es el amante de su esposa y lo mata tendiéndole una trampa

Un hombre descubre que su amigo es el amante de su esposa y lo mata tendiéndole una trampa

Andrew Jones, de 53 años, fue condenado por su crimen esta semana y deberá pasar al menos 30 años en prisión.

Un hombre de Gales (Reino Unido) fue sentenciado este 19 de octubre a cadena perpetua luego de matar a un amigo suyo que resultó ser el amante de su mujer. Andrew Jones, de 53 años, fue declarado culpable del asesinato de Michael O’Leary, amigo suyo por cerca de 20 años, a principios de mes y deberá pasar al menos 30 años en prisión para considerarse su libertad condicional, informó en un comunicado el Servicio de Enjuiciamiento de la Corona (CPS, por su siglas en inglés).

El crimen ocurrió el pasado 27 de enero en una granja aislada en el pueblo de Cwmffrwd, en el sur de Gales, donde Jones le disparó a O’Leary con un rifle Colt .22. El acusado envolvió el cuerpo de la víctima en un plástico, lo guardó en el maletero de su camioneta, lo mantuvo oculto y al día siguiente lo incineró. Para no levantar sospechas, hundió el vehículo de Michael en un río, junto con sus llaves y el celular, pero antes le escribió un mensaje a la esposa de su víctima desde ese teléfono haciéndose pasar por él para que pensara que se había suicidado, recogen medios locales.

En un principio, las autoridades abordaron el caso como una desaparición y comenzaron la búsqueda del coche de Michael, que fue hallado poco después del crimen. No obstante, en el transcurso de la investigación los agentes descubrieron la relación entre O’Leary y la esposa de Jones, Rhiannon. Jones confesó que conocía el romance y que le había descubierto un segundo teléfono a su mujer, desde el que se comunicaba con su amante.

Andrew afirmó que el día del homicidio había utilizado ese dispositivo para concertar una cita con Michael y que había llevado un arma para “asustarlo”, la cual en medio de una discusión se había disparado y había herido de muerte a su amigo. Desde el CPS aseguraron que lo que hasta ese momento parecía un trágico accidente resultó ser en realidad un crimen “organizado cuidadosamente”. Fue “claramente una emboscada planeada”, aseguró la jueza del caso.

“Una emboscada planeada”
Jones sabía de la relación clandestina y había pasado meses monitoreando las comunicaciones de los amantes. A pesar de conocer el asunto durante meses, nunca se lo reprochó a su amigo y, en cambio, ideó un plan para matarlo. Usando el teléfono secreto de Rhiannon se hizo pasar por ella y convenció a Michael para que acudiera a un lugar de encuentro, donde lo emboscó y le disparó premeditadamente. Posteriormente, llevó el cuerpo hasta el patio de su residencia y lo quemó con combustible hasta dejar las cenizas. Con una excavadora las recogió, las guardó en un contenedor con los escombros e hizo arreglos para que uno de sus empleados se deshiciera de ellas.

En la escena del asesinato fueron encontrados cuatro casquillos de bala que provenían de un rifle hallado en la casa del asesino, además de manchas de sangre en un montacargas y restos del cadáver en el fondo de un barril en el patio de Jones. Después de extensas excavaciones y tamizados se descubrieron pequeños fragmentos de hueso quemado.

“Después del tiroteo, Jones hizo todo lo posible para encubrir su crimen, incluyendo mover el auto de O’Leary y comenzar a fingir que la víctima se había quitado la vida. Se construyó un caso sólido utilizando el análisis de localización de los teléfonos de ambos hombres, videos de cámaras de seguridad y evidencia de ADN para demostrar que Jones se había movido y desechado el cuerpo”, concluye Leighton Mawer, del CPS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *